LAS 10 CO­SAS QUE DE­BÉS SA­BER DE MA­RIA­NE­LA APA­RI­CIO

El Deber - Extra (Bolivia) - - TELEVISIÓN Y FARÁNDULA - POR GI­NA JUS­TI­NIANO. FO­TO EN­RI­QUE ME­NA­CHO

El pri­mer ins­tru­men­to mu­si­cal que apren­dí a to­car fue…

Cuan­do era ni­ña le pe­dí a Pa­pa Noel que me tra­je­ra un piano y en efec­to, tu­ve un piano de co­la pe­que­ño en el que mi pa­pá me en­se­ña­ba can­cio­nes co­mo el Pá­ja­ro­cho­güí y otras can­cio­nes po­pu­la­res al oí­do.

La can­ción que me re­cuer­da a mi in­fan­cia es…

Es una can­ción que nos en­se­ña­ba mi pa­pá que se lla­ma Dul­ce­bri­sa y la can­tá­ba­mos mis tres her­ma­nos ma­yo­res y yo, mien­tras mi pa­dre nos acom­pa­ña­ba con la gui­ta­rra.

Mi pri­mer vals...

Lo bai­lé con mi pa­pá en mis 15 años, pe­ro de­bo de­cir que el que más re­cuer­do ha si­do el de mi ma­tri­mo­nio por­que pre­pa­ra­mos un vals con un maes­tro de bai­le y lo bai­la­mos ca­si pro­fe­sio­nal­men­te.

Su­pe que mi vi­da se­ría al la­do del piano cuan­do…

Des­de que ten­go uso de ra­zón siem­pre he sen­ti­do que la mú­si­ca ha si­do par­te de mi vi­da, en mi fa­mi­lia he­mos es­ta­do ro­dea­dos de la mú­si­ca, pa­pá can­ta­ba, ma­má to­ca­ba piano y acor­deón, en Na­vi­dad can­tá­ba­mos vi­llan­ci­cos y des­de que en­tré al ins­ti­tu­to La­re­do a mis 9 años es­co­gí al piano co­mo ins­tru­men­to de es­tu­dio y me que­dó cla­ro que es­ta­ría para siem­pre en mi vi­da.

Si me pi­die­ran que les re­co­mien­de una para enamo­rar a al­guien yo les di­ría…

El se­gun­do mo­vi­mien­to del con­cier­to II de Rach­ma­ni­noff, o las can­cio­nes de Rod Ste­wart co­moI’ v ego tac rus­hon yo uoFlym et ot­he­mo­on deF­ran­kSi­na­tra.

Cuan­do es­toy es­tre­sa­da me gus­ta es­cu­char a …

El so­lo he­cho de to­car piano me tran­qui­li­za el es­pí­ri­tu y aun­que es­té pa­san­do por mo­men­tos di­fí­ci­les eso me lle­va a un es­ta­do de tran­qui­li­dad ple­na.

Creo que la mú­si­ca en la vi­da de las per­so­nas es…

Vi­tal, por­que te co­nec­ta a una di­men­sión es­pi­ri­tual úni­ca, a la esen­cia pri­ma­ria de los se­res hu­ma­nos, en la que se di­cen co­sas sin ne­ce­si­dad de pa­la­bras.

Un rit­mo mu­si­cal que ja­más me gus­tó y que nun­ca voy a en­ten­der es…

El reg­gae­ton, no sien­to que ten­gas que ser can­tan­te para ha­cer reg­gae­ton, el rit­mo ni la me­lo­día son ri­cos. Aun­que res­pe­to to­do ti­po de mú­si­ca.

Cuan­do no es­toy con las ma­nos pues­tas so­bre el piano me gus­ta…

Pa­sar tiem­po con mis hi­jos, dis­fru­tar de ellos, ju­gar, ha­cer re­pos­te­ría y pi­la­tes.

La mú­si­ca en la vi­da de los ni­ños es…

Que los ni­ños ten­gan con­tac­to con la mú­si­ca clá­si­ca, que es muy in­te­lec­tual y más ela­bo­ra­da, lo­gra un desa­rro­llo ce­re­bral su­pe­rior, los ayu­da con la crea­ti­vi­dad, la con­cen­tra­ción y con el te­ma ma­te­má­ti­co ló­gi­co.

Ta­len­to­sa in­tér­pre­te Ma­ria­ne­la Apa­ri­cio Yu­ja es­tá ca­sa­da con Ser­gio Mau­ri­cio As­bún y tie­ne dos hi­jos, Isa­be­lla Ale­jan­dra de 10 años y Lu­ciano Andrés, de seis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.