LA BE­LLE­ZA Y LA SAL DE SAN PE­DRO DE ATA­CA­MA

EN SAN PE­DRO DE ATA­CA­MA SIE­TE LA­GU­NAS SA­LI­NAS, CON AGUAS CRIS­TA­LI­NAS, CAUTIVAN A TU­RIS­TAS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada - POR: FER­NAN­DO RO­JAS M. /IN­TER­NET

Un ca­mino pol­vo­rien­to y una vis­ta de la ca­de­na de mon­ta­ñas ro­co­sas de la cor­di­lle­ra de los An­des tra­zan el re­co­rri­do. Tras una ho­ra y me­dia de via­je des­de el ae­ro­puer­to El Loa de Ca­la­ma, an­cla­mos en Bal­ti­na­che, un atrac­ti­vo que for­ma par­te de las La­gu­nas Es­con­di­das -con­jun­to de sie­te cuer­pos de aguas sa­la­das-, que se en­cuen­tran a po­cos ki­ló­me­tros de San Pe­dro de Ata­ca­ma, una co­mu­na chi­le­na de la pro­vin­cia El Loa, en la re­gión de An­to­fa­gas­ta.

En Bal­ti­na­che, las aguas son sa­li­nas y cris­ta­li­nas, y dos de las sie­te la­gu­nas son ap­tas pa­ra el ba­ño, con­vir­tien­do es­te lu­gar en uno de los más atrac­ti­vos de la re­gión. La ex­pe­rien­cia de aden­trar­se en la la­gu­na y com­pro­bar có­mo el cuer­po flo­ta por la sa­li­ni­dad es el ma­yor pla­cer de los tu­ris­tas que lle­gan a es­te atrac­ti­vo chi­leno.

Los pai­sa­jes que ro­dean a Bal­ti­na­che y a las otras seis la­gu­nas son sor­pren­den­tes. El cua­dro ro­ji­zo que ofre­ce el atar­de­cer es otra fas­ci­na­ción de los ex­cur­sio­nis­tas.

Otros atrac­ti­vos

San Pe­dro de Ata­ca­ma se ha con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les polos tu­rís­ti­cos de Chi­le, sien­do el pun­to de par­ti­da pa­ra los di­ver­sos re­co­rri­dos por el al­ti­plano ata­ca­me­ño. En sus al­re­de­do­res se en­cuen­tran im­por­tan­tes atrac­ti­vos, co­mo la igle­sia de San Pe­dro (da­ta de 1745), los géi­se­res del Ta­tio ( va­po­res que ema­nan de la tie­rra), el Va­lle de la Lu­na (lla­ma­do así por su as­pec­to de­sér­ti­co y ex­tra­ño) y la Re­ser­va Na­cio­nal Los Flamencos (con sie­te sec­to­res con con­di­cio­nes cli­má­ti­cas par­ti­cu­la­res que dan co­mo re­sul­ta­do di­fe­ren­te po­bla­ción ani­mal y ve­ge­tal), ade­más de rui­nas ar­queo­ló­gi­cas y otros mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos, co­mo el Pu­ka­rá de Qui­tor ( enor­me for­ta­le­za mon­ta­da so­bre el ce­rro).

En sus ini­cios, San Pe­dro de Ata­ca­ma fue des­tino so­lo de mo­chi­le­ros, pe­ro hoy lle­gan tu­ris­tas de to­dos los rin­co­nes del mun­do, en es­pe­cial eu­ro­peos, atraí­dos por las be­lle­zas na­tu­ra­les de la zo­na y el en­can­to de las ca­sas del pue­blo, cons­trui­do con ado­be. Es­te par­ti­cu­lar des­tino es­tá a ape­nas unos 60 km de nues­tro al­ti­plano bo­li­viano

FO­TOS : FER­NAN­DO RO­JAS MO­RENO

Hos­pe­da­jes El sis­te­ma for­mal ho­te­le­ro es va­ria­do, con pre­cios des­de $us 15 por no­che. Hay ca­pa­ci­dad pa­ra alo­jar a 3.000 tu­ris­tas por día. En la fo­to, el Ho­tel & Spa Cum­bres San Pe­dro de Ata­ca­ma

Al­ta afluen­cia de via­je­ros San Pe­dro de Ata­ca­ma se ha con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les polos tu­rís­ti­cos de Chi­le, sien­do el pun­to de par­ti­da pa­ra los di­ver­sos re­co­rri­dos por el al­ti­plano ata­ca­me­ño. Ca­sas de ado­be y ca­lles de tie­rra son el en­can­to par­ti­cu­lar del pue­blo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.