TE­MAS PA­RA LA RE­FLE­XIÓN

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja - Juan Do­min­go Fab­bri (si­có­lo­go or­ga­ni­za­cio­nal)

Re­sis­ten­cia.

¿Por qué nos re­sis­ti­mos a las crí­ti­cas? Por­que sen­ti­mos que van en con­tra de nues­tra au­to­es­ti­ma. Fren­te a ellas op­ta­mos por es­ca­bu­llir­nos o ata­ca­mos en nues­tra de­fen­sa re­fu­tan­do las ob­ser­va­cio­nes de la otra per­so­na. An­te esas reac­cio­nes hay quie­nes pre­fie­ren que­dar­se ca­lla­dos y no ha­cer nin­gu­na crí­ti­ca pa­ra no pro­vo­car mo­les­tias a otros. De ese mo­do, se de­jan las co­sas co­mo es­tán, sin op­ción de me­jo­ras.

Opor­tu­ni­dad.

To­da crí­ti­ca hay que to­mar­la co­mo un re­ga­lo y una opor­tu­ni­dad pa­ra lo­grar un cam­bio de ac­ti­tud. Se pue­de apro­ve­char una crí­ti­ca cuan­do uno la asi­mi­la así, co­mo al­go po­si­ti­vo, pe­ro si se lo con­si­de­ra co­mo una he­ri­da o una ame­na­za al ego o a la au­to­es­ti­ma, ten­drá un efec­to ne­ga­ti­vo.

Pro­ce­so.

Tras re­ci­bir una crí­ti­ca, uno de­be dar­se tiem­po y de­jar­la asen­tar pa­ra po­der asi­mi­lar­la me­jor y to­mar una de­ci­sión ade­cua­da. Se pue­de acu­dir a ter­ce­ras per­so­nas pa­ra con­sul­tar so­bre la ve­ra­ci­dad de la apre­cia­ción que le han he­cho. En ese ca­so es me­jor bus­car a per­so­nas sin­ce­ras por­que hay otras que por ser gen­ti­les o cau­tas no da­rán su opi­nión real.

Ex­pec­ta­ti­va.

Es me­jor ser proac­ti­vos fren­te a las crí­ti­cas. En el ám­bi­to la­bo­ral si no re­ci­bi­mos di­ver­sas apre­cia­cio­nes so­bre nues­tro tra­ba­jo co­rre­mos el ries­go de ca­mi­nar a cie­gas, sin rum­bo, le­jos de las ex­pec­ta­ti­vas que los je­fes tie­nen de no­so­tros. Qui­zá uno no es­tá en­ten­dien­do bien qué se es­pe­ra de nues­tra la­bor. A tra­vés de las crí­ti­cas cons­truc­ti­vas se pue­de es­tar más cons­cien­te de ello y ha­cer los ajus­tes opor­tu­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.