La ley del si­len­cio

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Cuan­do ten­go ac­tos pú­bli­cos en el ex­tran­je­ro, a me­nu­do sa­le a re­lu­cir en el co­lo­quio el “ho­rri­ble mal­tra­to que los es­pa­ño­les da­mos a las mu­je­res” y las mu­chas víc­ti­mas mor­ta­les que hay en nues­tro país. Cier­to es que son mu­chas, pe­ro tal co­mo se plan­tea siem­pre, el te­ma es co­mo si los es­pa­ño­les fué­ra­mos los ma­yo­res ase­si­nos de mu­je­res del pla­ne­ta, cuan­do la reali­dad es muy otra. Es­pa­ña es una so­cie­dad que es­tá en la me­dia ba­ja en cuan­to a víc­ti­mas mor­ta­les por vio­len­cia de gé­ne­ro. En Eu­ro­pa, por ejem­plo, los paí­ses nór­di­cos nos du­pli­can y has­ta tri­pli­can el por­cen­ta­je de víc­ti­mas. Si el mun­do sa­be tan­to de las muer­tes de mu­je­res en Es­pa­ña, es pre­ci­sa­men­te por­que nos im­por­tan, por­que el te­ma se ha con­ver­ti­do en una cues­tión de Es­ta­do, por­que la so­cie­dad es­tá sen­si­bi­li­za­da y he­mos co­lo­ca­do el pro­ble­ma en el más al­to pun­to de vi­si­bi­li­dad pú­bli­ca. Es­ta­mos lu­chan­do con­tra ello con ma­yor o me­nor acier­to, pe­ro de lo que no ca­be du­da es que nos lo to­ma­mos muy en se­rio.

Di­go to­do es­to co­mo ejem­plo de lo que de­be ha­cer­se con un te­ma tan gra­ve, y es­can­da­li­za­da an­te la tre­men­da de­ja­ción de res­pon­sa­bi­li­dad que ma­ni­fes­ta­mos an­te un pro­ble­ma igual de te­rri­ble que es­tá em­peo­ran­do ca­da día: el aco­so es­co­lar. De cuan­do en cuan­do vuel­ve a agi­tar­nos la con­cien­cia al­gu­na no­ti­cia es­pe­cial­men­te bru­tal, co­mo si fue­ra una ba­lle­na que emer­ge de las pro­fun­di­da­des con su cho­rro fu­rio­so. Ni­ños que se ti­ran por los acan­ti­la­dos o vi­deos con ate­rra­do­ras mues­tras de vio­len­cia que han gra­ba­do los pro­pios ver­du­gos con sus mó­vi­les. Pe­ro lue­go siem­pre su­ce­de, no sé có­mo, que los po­de­res fác­ti­cos se apre­su­ran a mi­ni­mi­zar los he­chos, a des­di­bu­jar res­pon­sa­bi­li­da­des y des­ac­ti­var las in­ves­ti­ga­cio­nes, e in­clu­so lle­gan a cul­pa­bi­li­zar y mar­gi­nar a las fa­mi­lias de las víc­ti­mas que se atre­ven a pre­sen­tar de­nun­cia. A me­nu­do otros pa­dres de alum­nos se api­ñan jun­to a la di­rec­ción del cen­tro con­tra la víc­ti­ma, qui­zá por­que re­sul­ta muy di­fí­cil asu­mir que tus pro­pios hi­jos pue­den ser unos mal­tra­ta­do­res o cuan­do me­nos cóm­pli­ces, es­to es, asu­mir tu par­te de res­pon­sa­bi­li­dad co­mo pa­dre en ello, y por con­si­guien­te pre­fie­ren mi­ni­mi­zar los he­chos, de­cir que son co­sas de chi­qui­llos. Pe­ro no. No son co­sas de chi­qui­llos. Son au­tén­ti­cas tor­tu­ras y el ni­ño o la ni­ña que las su­fre no so­lo pa­sa por un cal­va­rio atroz du­ran­te años y co­rre el ries­go de sui­ci­dar­se, sino que, ade­más, es pro­ba­ble que que­de mar­ca­do de por vi­da. Es­toy har­ta de es­cri­bir ar­tícu­los so­bre es­te te­ma: me de­ses­pe­ra ver que nun­ca cam­bia na­da. Re­cien­te­men­te han sa­li­do a la luz otros dos ca­sos en Es­pa­ña; la ni­ña de 8 años de un co­le­gio de Pal­ma de Ma­llor­ca a la que una do­ce­na de ni­ños, en­tre 12 y 14 años, pro­pi­nó tan bru­tal pa­li­za que tu­vo que ser in­gre­sa­da en el hos­pi­tal con trau­ma­tis­mo cra­neal, en­tre otras le­sio­nes. Los pro­fe­so­res di­cen que fue un jue­go in­fan­til que se des­ma­dró, el fis­cal ar­chi­vó el asun­to, la Con­se­lle­ria de Edu­ca­ción apo­yó al co­le­gio. La ve­lo­ci­dad con que se es­tá in­ten­tan­do en­te­rrar to­do es tre­men­da­men­te sos­pe­cho­sa y por des­gra­cia muy ha­bi­tual. Lo mis­mo su­ce­de con Ale­jan­dro, de 12 años, en Olu­la del Río (Al­me­ría). Ale­jan­dro lle­va des­de los 8 años su­frien­do una per­se­cu­ción de tal ca­li­bre que es­tá des­tro­za­do. No quie­re vi­vir, no duer­me, ape­nas co­me y es­tá me­di­ca­do. Otras dos fa­mi­lias han de­nun­cia­do aco­so en el mis­mo cen­tro es­co­lar; una de las víc­ti­mas in­clu­so fue gra­ba­da du­ran­te una sal­va­je agre­sión se­xual co­me­ti­da por dos com­pa­ñe­ros fue­ra del ins­ti­tu­to, pe­ro pe­se a to­do es­to na­die ha­ce na­da. Ni la Jun­ta, ni Edu­ca­ción ni el cen­tro es­co­lar. Y, na­tu­ral­men­te, la de­nun­cia que in­ter­pu­sie­ron fue ar­chi­va­da. En el mal­tra­to es­co­lar im­pe­ra la ley del si­len­cio. Y to­do es­to no es más que la pun­ta del ice­berg del tor­men­to que vi­ven co­ti­dia­na­men­te mu­chos de nues­tros ni­ños. ¡Bas­ta ya! Ne­ce­si­ta­mos un plan na­cio­nal; cam­pa­ñas de edu­ca­ción de pa­dres y ni­ños con anun­cios pu­bli­ci­ta­rios, có­mics, jor­na­das de in­for­ma­ción; ne­ce­si­ta­mos juz­ga­dos e ins­pec­to­res es­co­la­res es­pe­cia­li­za­dos, pro­to­co­los de ac­tua­ción, cen­tros de apo­yo. Ne­ce­si­ta­mos vi­si­bi­li­zar y prio­ri­zar el pro­ble­ma, co­mo se hi­zo con la vio­len­cia de gé­ne­ro. Se­guir ig­no­ran­do la exis­ten­cia de es­te in­fierno nos con­vier­te a to­dos en re­pug­nan­tes cóm­pli­ces

En el mal­tra­to es­co­lar im­pe­ra la ley del si­len­cio. Se­guir ig­no­rán­do­lo nos con­vier­te a to­dos en re­pug­nan­tes cóm­pli­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.