PA­SAR NA­VI­DAD SIN EL DO­BLE AGUI­NAL­DO

SE PUE­DE COM­PAR­TIR GAS­TOS PA­RA LA CE­NA DE NO­CHE­BUE­NA Y JU­GAR ‘AMIGO SE­CRE­TO’ PA­RA NO TE­NER QUE COM­PRAR RE­GA­LOS PA­RA TO­DA LA FA­MI­LIA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Es­te­ban y Ma­rie­la es­pe­ra­ban has­ta ha­ce po­co que la me­di­da de no dar el do­ble agui­nal­do es­te año sea re­ver­ti­da. El pa­sa­do mes se con­ven­cie­ron de que no ten­drán di­cho be­ne­fi­cio pa­ra es­te fin de año, ra­zón por la que de­ci­die­ron dis­mi­nuir sus gas­tos y co­men­zar a com­prar re­ga­los con tiem­po por­que son más ba­ra­tos.

De otro la­do, Leo­nar­do y su es­po­sa Car­la es­tán preo­cu­pa­dos por­que ya ha­bían ad­qui­ri­do un pa­que­te pa­ra via­jar al ex­tran­je­ro con ese se­gun­do be­ne­fi­cio. Aho­ra ten­drán que des­ti­nar su úni­co agui­nal­do pa­ra cu­brir ese gas­to y de­jar sin re­ga­los a su fa­mi­lia.

Pa­ra el ca­te­drá­ti­co en fi­nan­zas, Sam­duck Lee, pro­ba­ble­men­te en di­ciem­bre es un tan­to com­pli­ca­do aho­rrar, y es­te año qui­zá sea to­da­vía más di­fí­cil que en las ges­tio­nes an­te­rio­res por­que la cri­sis ya se es­tá sin­tien­do en el país.

“Lo que to­dos de­be­mos ha­cer es me­dir­nos en nues­tros gas­tos ha­cien­do la lis­ta de las prio­ri­da­des que tí­pi­ca­men­te son: ali­men­ta­ción, ves­ti­men­ta, trans­por­te, vi­vien­da, edu­ca­ción y sa­lud, es de­cir, ha­cer un buen pre­su­pues­to de ca­da uno de los gas­tos im­por­tan­tes. Si des­pués de es­to, nos que­da di­ne­ro, de­ci­dir có­mo y en qué dis­po­ner­lo du­ran­te es­tas fies­tas”, de­ta­lla.

Tam­bién sub­ra­ya que el aho­rro es una prác­ti­ca que re­quie­re dis­ci­pli­na y cons­tan­cia. “En to­da fa­mi­lia de­be ser una prio­ri­dad ela­bo­rar un pre­su­pues­to per­so­nal o fa­mi­liar”.

Pa­ra el ana­lis­ta, el se­gun­do agui­nal­do que se dio en los dos años an­te­rio­res fue uti­li­za­do en dos di­fe­ren­tes for­mas: aho­rro y pa­go de deu­das o gas­to en re­ga­los. Los que aho­rra­ron es­tán bien pa­ra­dos y los que des­pil­fa­rra­ron no.

“Es­te año, no po­drán gas­tar co­mo lo hi­cie­ron en las dos úl­ti­mas ges­tio­nes y afec­ta­rá, en es­pe­cial, a los sec­to­res más hu­mil­des”, fi­na­li­za.

Una fies­ta en fa­mi­lia

Es po­si­ble, in­sis­te Lee, pa­sar una bue­na Na­vi­dad sin ese se­gun­do be­ne­fi­cio por­que es­ta fies­ta se tra­ta más de com­par­tir en fa­mi­lia, ha­ya mu­cho o po­co di­ne­ro, con o sin abun­dan­cia de re­ga­los. Es un tiem­po de re­fle­xión y re­con­ci­lia­ción y pa­ra es­to, no se ne­ce­si­ta mu­cho efec­ti­vo.

El ex­per­to en fi­nan­zas per­so­na­les, Ro­ber­to Del Río, cree que es bo­ni­to re­ci­bir ob­se­quios en Na­vi­dad, pe­ro que, sin du­da, hay as­pec­tos más im­por­tan­tes que ce­le­brar en las fies­tas de fin de año, por lo que no re­ci­bir el do­ble agui­nal­do no tie­ne que ser con­si- de­ra­do co­mo una ca­tás­tro­fe.

Los tra­ba­ja­do­res de es­te país, pro­si­gue Del Río, han pa­sa­do mu­chos años sin el do­ble agui­nal­do. De he­cho so­lo fue­ron dos ges­tio­nes con es­te pa­go ex­tra. Con­si­de­ra, con ab­so­lu­ta se­gu­ri­dad, que has­ta los más in­ge­nuos te­nían con­cien­cia de que es­te no po­día du­rar mu­cho tiem­po. “Su au­sen­cia no cam­bia lo que tie­nen y han te­ni­do siem­pre, por lo tan­to su há­bi­to de con­su­mo o de aho­rro, se de­be reaco­mo­dar al es­ta­do ini­cial, an­tes de es­te so­por­te ex­tra”.

To­dos sa­bían, ex­pre­sa Lee, que el se­gun­do agui­nal­do era al­go even­tual, que po­día es­tar un año, y al si­guien­te no. Las per­so­nas que eran cons­cien­tes de ello, se­gu­ra­men­te en su mo­men­to cuan­do re­ci­bie­ron ese di­ne­ro ex­tra, su­pie­ron aho­rrar o uti­li­zar­lo en gas­tos o pa­gos ne­ce­sa­rios.

De vuel­ta a la reali­dad

Hu­go Bar­bery aña­de que es­ta me­di­da pue­de ser con­si­de­ra­da per­ju­di­cial si las per­so­nas des­ti­na­ron los re­cur­sos de un pro­ba­ble do­ble agui­nal­do sin te­ner la con­fir­ma­ción de que se­ría una reali­dad. Ello sí le de­be es­tar ge­ne­ran­do pro­ble­mas a quie­nes así lo hi­cie­ron. Por eso, na­die

de­be­ría al­mor­zar­se la ce­na.

Quie­nes ya ha­bían com­pro­me­ti­do el do­ble agui­nal­do co­mo Leo­nar­do y Car­la que com­pra­ron un pa­que­te pa­ra via­jar, y aho­ra no lo re­ci­bi­rán, con se­gu­ri­dad de­be­rán reaco­mo­dar con ma­yor di­fi­cul­tad sus fi­nan­zas fa­mi­lia­res e in­du­da­ble­men­te ello im­pli­ca­rá asu­mir una deu­da. Su ac­ti­tud no fue res­pon­sa­ble, ya que na­die de­be­ría en­deu­dar­se pa­ra gas­tos su­per­fluos. Se­gu­ra­men­te ha­brá quie­nes por irres­pon­sa­bles no pa­sa­rán una bue­na Na­vi­dad.

La re­gla bá­si­ca, se­gún Bar­bery, es que na­die de­be pro­gra­mar gas­tos por en­ci­ma de los in­gre­sos se­gu­ros o fi­jos que tie­nen y, en es­te ca­so, el se­gun­do agui­nal­do no era un in­gre­so se­gu­ro en tan­to no se ofi­cia­li­za­ra con los da­tos del Instituto Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE). Ya es mo­men­to pa­ra em­pe­zar a pen­sar có­mo se va a ce­le­brar las fies­tas de fin de año. ¿Via­jan­do? ¿ Vi­si­tan­do ami­gos? ¿ Se­re­mos an­fi­trio­nes de las reunio­nes so­cia­les en la ca­sa? Lo pri­me­ro que se de­be ha­cer es dar res­pues­ta a es­tas pre­gun­tas e in­me­dia­ta­men­te dar pa­so a su or­ga­ni­za­ción de la mano de un plan pa­ra cu­brir los gas­tos en los que se va a in­cu­rrir.

Des­de el blog Aho­rran­do dó­la­res, la ad­mi­nis­tra­do­ra y con­ta- do­ra Jua­ni­ta Muñoz re­co­no­ce que du­ran­te las fies­tas de fin de año es inevi­ta­ble no gas­tar di­ne­ro. Sin em­bar­go, es po­si­ble con­tro­lar cuán­to se va a ir gas­tan­do y có­mo ad­mi­nis­trar to­do es­to.

En el con­tex­to ac­tual lo más re­co­men­da­ble es em­pe­zar con un fon­do de aho­rro. Co­mo se pen­sa­ba con­tar con el do­ble agui­nal­do pa­ra ello, aho­ra que es­te se eva­po­ró, es bue­na op­ción unir fuer­zas y or­ga­ni­zar­se de ma­ne­ra que to­dos los par­ti­ci­pan­tes de la ce­na o de la fies­ta apor­ten a la rea­li­za­ción de la mis­ma en lo que to­ca a lo que se va a ser­vir en la me­sa, e in­clu­so, ape­lan­do a ju­gar ‘amigo se­cre­to’ y así, no te­ner que gas­tar en com­prar re­ga­lo pa­ra ca­da uno de los miem­bros de la fa­mi­lia”.

Los eco­no­mis­tas en ge­ne­ral siem­pre re­co­mien­dan que no se de­be gas­tar más de lo que se tie­ne, por lo que ca­da mes, es res­pon­sa­ble aho­rrar el 10% del sa­la­rio o los in­gre­sos que lle­guen al bol­si­llo pa­ra emer­gen­cias o gas­tos ex­tra.

Si se aho­rró así to­do es­te año, se­gu­ra­men­te ha­bría di­ne­ro pa­ra las fies­tas de fin de año y si no se lo hi­zo, pues que val­ga es­ta ex­pe­rien­cia pa­ra em­pe­zar a ha­cer­lo en el fu­tu­ro.

Otro con­se­jo es que por na­da del mun­do se va­ya a caer en la ten­ta­ción de en­deu­dar­se con tal de sos­te­ner los gas­tos de fin de año a los que se es­ta­ba acos­tum­bra­do. Si el do­ble agui­nal­do se es­fu­mó, tam­bién se de­ben es­fu­mar las in­ten­cio­nes de des­pil­fa­rro

Crear ma­nua­li­da­des pa­ra re­ga­los y arre­glos na­vi­de­ños pue­de ser una ex­ce­len­te op­ción no so­lo pa­ra aho­rrar, sino tam­bién pa­ra pa­sar tiem­po jun­tos. Com­par­tir en fa­mi­lia

Pa­ra Ro­ber­to Del Río el sig­ni­fi­ca­do de la Na­vi­dad es Je­sús en la vi­da de las per­so­nas, no son los re­ga­los y el con­su­mis­mo al que las per­so­nas es­tán mal acos­tum­bra­das. Más que re­ga­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.