ES ARTISTAY BUEN MO­ZO

ES­TE JO­VEN CAN­TAN­TE BO­LI­VIANO CE­LE­BRA OTRO PRE­MIO POR SU TA­LEN­TO. EN BOS­TON VI­VE CON EMO­CIÓN EN­TRE SUS ES­TU­DIOS MU­SI­CA­LES Y SU TRA­BA­JO CO­MO MESERO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

El día em­pe­zó co­mo cual­quier otro an­tes de ‘ves­tir­se’ de ga­la y ‘sal­pi­car­se’ de jú­bi­lo. De­trás de un de­lan­tal, Luis Ga­ma­rra May­ser co­men­zó a las 9 de la ma­ña­na aco­mo­dan­do me­sas y aten­dien­do el pe­di­do de los co­men­sa­les que iban lle­gan­do al res­tau­ran­te don­de tra­ba­ja en Bos­ton, la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se en la que vi­ve des­de ha­ce cin­co años.

Nor­mal­men­te la­bu­ra de no­che pe­ro ese sá­ba­do, 12 de no­viem­bre, op­tó por el turno diurno y es que te­nía un asun­to pen­dien­te y muy emo­cio­nan­te que aten­der.

Ya en ho­ras de la tar­de se apre­su­ró en sa­lir pa­ra ir a su de­par­ta­men­to, dar­se un ba­ño, po­ner­se su me­jor atuen­do y lle­gar a tiem­po al ac­to de 'al­fom­bra ro­ja' pro­gra­ma­do pa­ra las 17: 30 don­de es­te jo­ven bo­li­viano era uno de los pro­ta­go­nis­tas-es­tre­lla.

Un ele­gan­te tra­je gris que re­sal­ta­ba so­bre su ca­mi­sa ne­gra de­jó atrás el uni­for­me blan­co de mesero, ofi­cio al que le de­di­ca unas 8 a 10 ho­ras al día de lu­nes a sá­ba­do pa­ra sol­ven­tar par­te de sus gas­tos per­so­na­les.

Así se abrió pa­so su otra fa­ce­ta: la del ta­len­to­so ar­tis­ta que es­tá po­nien­do to­do su es­fuer­zo pa­ra lle­gar ca­da vez más le­jos en la ca­rre­ra mu­si­cal que lo apa­sio­na.

Ga­ma­rra es uno de los 30 jó­ve­nes que re­ci­bió ese día el pre­mio

La­tino 30 un­der 30 otor­ga­do por el pe­rió­di­co El Mun­do Bos­ton en EEUU, el cual des­ta­ca el im­pac­to po­si­ti­vo que to­dos ellos es­tán lo­gran­do en la co­mu­ni­dad la­ti­na de ese país des­de di­ver­sas áreas.

Es­te úni­co bo­li­viano ga­lar­do­na­do fue ele­gi­do co­mo “uno de los más in­flu­yen­tes en el cam­po de las ar­tes”. Des­ta­ca­ron sus lo­gros y el apor­te des­de la fun­da­ción So­ni­dos Bo­li­via­nos, que él en­ca­be­za y a tra­vés de la cual se ges­tio­na be­cas de es­tu­dio pa­ra bo­li­via­nos en la uni­ver­si­dad Ber­klee Co­lle­ge of Mu­sic de Bos­ton.

"Fue una no­che in­creí­ble. Se vi­vió to­da una fies­ta en el Ro­ya­le Bos­ton, un club ex­clu­si­vo que reunió a más de 700 per­so­nas. Es­te pre­mio sig­ni­fi­ca pa­ra mí un nue­vo de­sa­fío pa­ra se­guir lu­chan­do y tra­ba­jan­do du­ro por mis sue­ños”, afir­mó emo­cio­na­do.

Un ofi­cio que en­se­ña mu­cho

Luis Ga­ma­rra tra­ba­ja des­de ha­ce dos años en el res­tau­ran­te Bar­ce­lo­na, ubi­ca­do en una zo­na re­si­den­cial de la ca­pi­tal de Mas­sa­chu­setts. Allí se sir­ven ta­pas, pae­lla y otros pla­tos, ade­más de una am­plia va­rie­dad de vi­nos.

Ya te­nía ex­pe­rien­cia en ese ofi­cio en­ton­ces; tras pos­tu­lar al pues­to fue acep­ta­do sin com­pli­ca­cio­nes. En reali­dad él se ha desem­pe­ña­do co­mo mesero des­de que lle­gó a Es­ta­dos Unidos a los18 años. Hoy tie­ne 23.

“Mi pri­mer tra­ba­jo fue en un res­tau­ran­te me­xi­cano. Tam­bién en­tré a ven­der ro­pa en una tien­da, a la par brin­dé mis ser­vi­cios en otro res­tau­ran­te. En un mo­men­to lle­gué a te­ner tres tra­ba­jos al mis­mo tiem­po. Siem­pre es­tu­ve tra­ba­jan­do, por­que es la úni­ca ma­ne­ra de se­guir aquí. No pue­do dar­me el lu­jo de que mis pa­dres se en­car­guen de to­do. La ma­yo­ría de mis gas­tos aho­ra los pa­go yo", re­ve­la con fran­que­za.

Gra­cias a ese em­pleo ha po­di­do in­ter­ac­tuar con per­so­nas de di­ver­sas cul­tu­ras que tie­nen ideas e his­to­rias in­creí­bles.

“Mu­chos vie­nen a es­te país (EEUU) pa­ra lu­char por un me­jor fu­tu­ro pa­ra ellos y sus fa­mi­lias. Va­lo­ro a las per­so­nas que no ven el éxi­to so­lo en fun­ción al di­ne­ro. Éxi­to tam­bién sig­ni­fi­ca ayu­dar a los de­más”, re­mar­ca.

Ser mesero, en su opi­nión, exi­ge mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad por­que uno de­be ase­gu­rar­se de que las per­so­nas que van a un res­tau­ran­te se sien­tan a gus­to y dis­fru­ten lo que se les ofre­ce.

“Voy a se­guir tra­ba­jan­do en es­to por un tiem­po, pe­ro ob­via­men­te cuan­do lo­gre ga­nar lo su­fi­cien­te en el ám­bi­to ar­tís­ti­co me de­di­ca­ré de lleno a es­ta ac­ti­vi­dad que me apa­sio­na", di­ce.

Ac­tual­men­te, Luis Ga­ma­rra es­tu­dia en el Ber­klee Co­lle­ge of Mu­sic, una de las uni­ver­si­da­des pri­va­das de mú­si­ca más gran­des del mun­do lo­ca­li­za­da en Bos­ton. Si bien se be­ne­fi­cia de una be­ca en esa pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción y re­ci­be cier­to apo­yo eco­nó­mi­co de sus pa­dres, él se ha da­do mo­dos pa­ra cu­brir la ma­yor par­te de sus gas­tos con su es­fuer­zo pro­pio.

Es­te año con­clu­ye sus es­tu­dios y tie­ne pla­nes de mu­dar­se a Mia­mi pa­ra con­cen­trar­se de lleno a su ca­rre­ra mu­si­cal.

Su sim­pa­tía por la mú­si­ca

Ga­ma­rra es cru­ce­ño y se fue a vi­vir a EEUU en 2011 tras ga­nar la lotería de re­si­den­cias en ese país. Lo en­tu­sias­ma la idea de es­tar en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se por­que allí se con­cen­tra una gran in­dus­tria mu­si­cal y su sue­ño siem­pre ha si­do con­ver­tir­se en un ar­tis­ta re­co­no­ci­do.

Des­de su ni­ñez mos­tró gran ta­len­to pa­ra el can­to y se lan­zó pro­fe­sio­nal­men­te a la ac­ti­vi­dad mu­si­cal a los 18.

Tras gra­duar­se del co­le­gio La Sa­lle de San­ta Cruz pen­só que no iba a po­der cum­plir su de­seo de ser ar­tis­ta y en­ton­ces cur­só por un se­mes­tre la ca­rre­ra de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en una uni­ver­si­dad. Des­pués, tras la opor­tu­ni­dad de ir­se a vi­vir a EEUU vio un fu­tu­ro pro­me­te­dor pa­ra su an­he­lo mu­si­cal.

“Des­de muy pe­que­ño siem­pre me en­can­tó es­tar en es­ce­na­rios can­tan­do, pe­ro pen­sé que nun­ca iba a de­di­car­me pro­fe­sio­nal­men­te a es­to que tan­to me gus­ta. Mi fa­mi­lia me apo­ya mu­chí­si­mo. Re­cuer­do que cuan­do ini­cié la ca­rre­ra de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas me pre­gun­ta­ron: ¿ Es­tás se­gu­ro de que no quie­res es­tu­diar mú­si-

ca? Y es que era lo que yo más dis­fru­ta­ba ha­cer en to­da mi épo­ca co­le­gial”, re­la­ta.

La pa­sión por la mú­si­ca ha ido pa­san­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción en su fa­mi­lia.

Su pa­dre, Luis Al­ber­to Ga­ma­rra, re­co­no­ce la afi­ción que él te­nía des­de jo­ven por la gui­ta­rra y el can­to, la que sa­ca­ba a re­lu­cir en fes­ti­va­les de mú­si­ca de su gru­po de ami­gos. “Mi pa­pá tie­ne una voz muy lin­da. Mis abue­las me can­ta­ban y mi her­ma­na tam­bién me mo­ti­vó a dis­fru­tar más de la mú­si­ca. To­do eso me ins­pi­ró”, ase­gu­ra.

Una ru­ti­na bien ocu­pa­da

Su vi­da en Bos­ton trans­cu­rre en­tre sus es­tu­dios de mú­si­ca y can­to, su tra­ba­jo en el res­tau­ran­te, el gim­na­sio, sus pro­duc­cio­nes mu­si­ca­les y las ac­ti­vi­da­des que im­pul­sa des­de la fun­da­ción So­ni­dos Bo­li­via­nos.

Vi­ve en un de­par­ta­men­to con dos ami­gos uni­ver­si­ta­rios. El po­co tiem­po li­bre que le que­da lo apro­ve­cha ge­ne­ral­men­te pa­ra po­ner­se al día con las ta­reas pen­dien­tes de la se­ma­na. Re­co­no­ce que tu­vo que apren­der a co­ci­nar, por lo que en oca­sio­nes apro­ve­cha el do­min­go pa­ra pre­pa­rar al­gu­nos pla­tos que le du­ren to­da la se­ma­na.

Su rit­mo de vi­da agi­ta­do le ha obli­ga­do a ajus­tar sus ho­ra­rios.

“El es­tar es­tu­dian­do y tra­ba­jan­do al mis­mo tiem­po exi­ge ser dis­ci­pli­na­do. Ten­go un ho­ra­rio fi­jo pa­ra to­do”, ex­pli­ca.

Al­go que sí cui­da muy bien son sus ho­ras de dor­mir (de 7 a 8 ho­ras) y una ade­cua­da ali­men­ta­ción (que no sea abun­dan­te en gra­sas).

Su hobby es ir al gim­na­sio, y cuan­do el cli­ma lo per­mi­te le gus­ta sa­lir a tro­tar. Ese pa­re­ce ser el se­cre­to de la atlé­ti­ca fi­gu­ra que siem­pre lu­ce. Es sol­te­ro y se com­pla­ce de te­ner ami­gos de va­rias na­cio­na­li­da­des.

Lo­gros y desafíos

Y ¿qué eta­pa de su vi­da es­tá vi­vien­do hoy en día Luis Ga­ma­rra?

“Es­toy em­pe­zan­do mi ca­rre­ra mu­si­cal, aún me fal­ta mu­cho por re­co­rrer”, se apre­su­ra en res­pon­der. Se­gún ex­pli­ca, to­do lo que ha he­cho has­ta aho­ra ha si­do en el tiem­po li­bre que le que­da en­tre la uni­ver­si­dad y el tra­ba­jo.

“Es­te año ter­mino mis es­tu­dios y me voy a en­fo­car en mi ca­rre­ra mu­si­cal. Quie­ro com­po­ner más can­cio­nes, dar con­cier­tos y abrir­me opor­tu­ni­da­des. Mi an­he­lo es con­ver­tir­me en el ar­tis­ta bo­li­viano más re­co­no­ci­do a es­ca­la in­ter­na­cio­nal. Sé que es di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble. Quie­ro in­fluir po­si­ti­va­men­te en la so­cie­dad y en es­pe­cial en los jó­ve­nes”, se­ña­la.

To­do lo que ha vi­vi­do has­ta el mo­men­to le ha de­ja­do gran­des lec­cio­nes de vi­da. "Ca­da ex­pe­rien­cia, sea bue­na o ma­la, es un apren­di­za­je. Hoy me sien­to más fuer­te y ca­paz de se­guir ade­lan­te ha­cien­do fren­te a cual­quier caí­da u obs­tácu­lo. Lo im­por­tan­te es lu­char ca­da día con lo que uno tie­ne en sus ma­nos”, re­fle­xio­na.

Es­tá con­ven­ci­do de que con pa­cien­cia y per­se­ve­ran­cia se pue­de lle­gar muy le­jos. "No exis­te un ca­mino ya tra­za­do. Ca­da per­so­na tie­ne que abrir­se un sen­de­ro de la me­jor for­ma que le sea po­si­ble cul­ti­van­do su ta­len­to. Me sien­to men­tal­men­te pre­pa­ra­do pa­ra apun­tar a re­tos ma­yo­res”, en­fa­ti­za

Sien­te una pro­fun­da ad­mi­ra­ción por sus pa­dres. "Mi pa­pá siem­pre ha lu­cha­do por sue­ños gran­des y por man­te­ner uni­da a la fa­mi­lia. Ade­más, me hi­zo una per­so­na muy fuer­te fren­te a un mun­do muy com­pe­ti­ti­vo. Con él com­pren­dí de que si uno quie­re ser exi­to­so hay que es­for­zar­se y tra­ba­jar du­ro. Y mi ma­má me ha da­do un gran ejem­plo de amor in­con­di­cio­nal y pa­cien­cia. Ella de­di­ca su vi­da a ayu­dar a otros sin pe­dir na­da a cam­bio”, in­di­ca.

Su ac­ti­tud fren­te a la fa­ma

Con el tiem­po, Luis se ha vuel­to más po­pu­lar en el ám­bi­to mu­si­cal lo­gran­do atraer a va­rios fans. Ase­gu­ra nun­ca ha­ber­se ne­ga­do a dar au­tó­gra­fos o ac­ce­der a que le to­men fotos por­que se sien­te muy agra­de­ci­do con sus se­gui­do­res.

“Sin esos fans no exis­ti­mos co­mo ar­tis­tas. Una ma­ne­ra de agra­de­cer­les es dar­les mues­tras de ca­ri­ño. Si uno de­ci­de usar esa fa­ma pa­ra in­fluir y ge­ne­rar en ellos cam­bios po­si­ti­vos, es me­jor. Y es que la gen­te ob­ser­va a los ar­tis­tas y si­gue su ejem­plo. No obs­tan­te por la fa­ma tam­bién hay gen­te que bus­ca en­trar en la vi­da del ar­tis­ta so­lo por in­te­rés”, aler­ta.

Vuel­ve a Bo­li­via ge­ne­ral­men­te una vez al año, cer­ca de las fies­tas de fin de año. Si hay al­go que ex­tra­ña del país es ade­más de su fa­mi­lia, el rit­mo de vi­da apa­ci­ble del que aún se dis­fru­ta por es­tos la­res . "Tu­ve que adap­tar­me al rit­mo ace­le­ra­do de Mia­mi y Bos­ton. Sin em­bar­go, al­go que res­ca­to de es­tas gran­des ciu­da­des es su di­ver­si­dad cul­tu­ral”, en­fa­ti­za.

Es do­min­go y aún con la emo­ción a flor de piel por el pre­mio re­ci­bi­do el día an­te­rior Luis se ani­ma a dar un men­sa­je a quie­nes co­mo él tie­nen un sue­ño pen­dien­te por cum­plir: "Es po­si­ble ha­cer de nues­tros sue­ños reali­dad, pe­ro es ne­ce­sa­rio creer en no­so­tros mis­mos y es­tar dis­pues­tos a tra­ba­jar por ellos sin des­can­so. Hay que ha­cer­lo por Bo­li­via, que ne­ce­si­ta más lí­de­res exi­to­sos en to­dos los ám­bi­tos"

TIE­NE 23 AÑOS, VA­RIOS LO­GROS Y NUE­VOS RE­TOS Se mu­da­rá a Mia­mi con más desafíos Ga­ma­rra ter­mi­na sus es­tu­dios es­te año y su pró­xi­mo des­tino se­rá Mia­mi, don­de pre­vé im­pul­sar con más fuer­za su ca­rre­ra mu­si­cal.

Luis Ga­ma­rra, en­tre los ‘lí­de­res la­ti­nos más in­flu­yen­tes’ pre­mia­dos por el pe­rió­di­co El Mun­do Bos­ton Se eli­gió a jó­ve­nes me­no­res de 30 años que es­tán lo­gran­do gran im­pac­to en la co­mu­ni­dad la­ti­na de esa re­gión es­ta­dou­ni­den­se.

Una gran emo­ción que com­par­tió con al­gu­nos ami­gos cer­ca­nos De­di­có ese pre­mio a los jó­ve­nes bo­li­via­nos con gran­des sue­ños. “To­do es po­si­ble. Crean en us­te­des mis­mos y no de­jen que na­die les di­ga lo con­tra­rio”, afir­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.