Ma­las ma­dres

El Deber - Extra (Bolivia) - - Enfoco -

Ha­ce po­co es­tu­ve en un ma­ra­vi­llo­so en­cuen­tro de clu­bes de lec­tu­ra en Pam­plo­na. Acu­die­ron 460 per­so­nas y par­ti­ci­pé en una fas­ci­nan­te me­sa re­don­da con cua­tro mu­je­res cien­tí­fi­cas de pri­me­ra ca­te­go­ría, in­ves­ti­ga­do­ras en di­ver­sos cam­pos: Pa­lo­ma Vir­se­da y Be­go­ña Her­nán­dez en tec­no­lo­gía y co­lor de los ali­men­tos, San­dra Her­vás y Mar­ta Alon­so en dos tra­ta­mien­tos on­co­ló­gi­cos pio­ne­ros. Las cua­tro tie­nen hi­jos y to­das ellas ha­bla­ron de la di­fi­cul­tad de com­pa­gi­nar el he­cho de ser ma­dres con un al­to ni­vel pro­fe­sio­nal, y de có­mo sen­tían que de al­gún mo­do fa­lla­ban tan­to en su tra­ba­jo co­mo an­te sus ni­ños. Pe­ro fue San­dra Her­vás, doc­to­ra en Bio­lo­gía e in­ves­ti­ga­do­ra de la in­mu­no­te­ra­pia del cán­cer en el CI­MA de la Uni­ver­si­dad de Navarra, quien hi­zo la in­ter­ven­ción más va­lien­te y lu­mi­no­sa en es­te te­ma. Con­tó las di­fi­cul­ta­des aña­di­das que afron­tó cuan­do fue a ha­cer una es­tan­cia pos­doc­to­ral en el Instituto Pas­teur de Pa­rís y tu­vo que lle­var con ella a su hi­jo pe­que­ño. Y, con un sen­ti­do del hu­mor sa­bio y li­be­ra­dor, di­jo co­sas co­mo: “El pri­mer día que de­jé a mi hi­jo en la guar­de­ría me mar­ché llo­ran­do, pe­ro de ale­gría. Y eso te pro­du­ce un sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad tremendo”.

Yo no ten­go des­cen­den­cia, y ya he ha­bla­do en más de una oca­sión de la pre­sión que su­fres al res­pec­to. De có­mo en cual­quier reunión so­cial y en el trans­cur­so de una con­ver­sa­ción ba­nal y agra­da­ble al­guien pue­de pre­gun­tar­te: “¿ Tie­nes hi­jos?”, y an­te tu res­pues­ta ne­ga­ti­va to­das las con­ver­sa­cio­nes se de­tie­nen y el gru­po en­te­ro se te que­da mi­ran­do a la es­pe­ra de que ex­pli­ques por qué no. Pe­ro ese apre­mio pa­ra adap­tar­te al pa­pel tra­di­cio­nal es una fil­fa com­pa­ra­do con la au­tén­ti­ca coac­ción que me pa­re­ce que su­fren las ma­dres pa­ra ser en to­do mo­men­to unas ma­dres per­fec­tas. Pa­ra re­pre­sen­tar siem­pre y sin la me­nor som­bra de du­da la glo­ria de la ma­ter­ni­dad.

La so­ció­lo­ga is­rae­lí Or­na Do­nath aca­ba de pu­bli­car un mag­ní­fi­co li­bro ti­tu­la­do Ma­dres arre­pen­ti­das (Re­ser­voir Books) en don­de ex­po­ne el ca­so de 23 mu­je­res que, aun aman­do a sus hi­jos, di­cen que si pu­die­ran vol­ver atrás no los hu­bie­ran te­ni­do. El tra­ba­jo ha le­van­ta­do am­po­llas y Do­nath ha re­ci­bi­do ata­ques vi­ru­len­tos, aun­que tan so­lo es­tá re­fle­jan­do una par­te de la reali­dad has­ta aho­ra se­pul­ta­da por el pe­so mar­mó­reo del de­ber ser. Por un man­da­to se­xis­ta que si­gue hin­ca­do en lo más pro­fun­do de nues­tras ca­be­zas y que dic­ta que la ma­ter­ni­dad es el pa­pel es­te­lar en la vi­da de una mu­jer, cuan­do no el úni­co. Sin du­da el mi­to de la ma­ter­ni­dad per­fec­ta es uno de los ma­yo­res ta­búes que aún si­guen en pie en las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas. Una men­ti­ra ca­si in­to­ca­ble que aho­ra al­gu­nas va­lien­tes em­pie­zan a atre­ver­se a de­nun­ciar.

Co­mo hi­zo en Pam­plo­na la in­tré­pi­da San­dra Her­vás. Y que cons­te que ni ella ni las otras tres cien­tí­fi­cas de la me­sa en­tra­ban den­tro de la de­fi­ni­ción de “ma­dres arre­pen­ti­das”. Al con­tra­rio que las 23 mu­je­res ob­je­to de es­tu­dio de Do­nath, en el hi­po­té­ti­co ca­so de po­der dar mar­cha atrás nues­tras in­ves­ti­ga­do­ras hu­bie­ran se­gui­do es­co­gien­do te­ner des­cen­den­cia. Pe­ro lo que evi­den­ció la char­la de Pam­plo­na y so­bre to­do la in­ter­ven­ción de la doc­to­ra Her­vás es la in­men­sa com­ple­ji­dad del te­ma y las mu­chas som­bras de la ma­ter­ni­dad.

Co­mo no po­día ser me­nos, por otra par­te, a po­co que lo ana­li­ce uno fue­ra de la ce­gue­ra del pre­jui­cio. Las re­la­cio­nes hu­ma­nas son muy com­pli­ca­das; in­clu­so con la pa­re­ja más que­ri­da hay ins­tan­tes en los que desea­rías vo­la­ti­li­zar­la; to­da re­la­ción pro­fun­da emo­cio­nal tie­ne su pre­cio, con­flic­tos de de­seos y de prio­ri­da­des, ce­sio­nes de li­ber­tad que uno de­be ha­cer. Y si es­to es así has­ta con los ami­gos, ¿có­mo no va a su­ce­der en la re­la­ción ma­dre- hi­jo, tan im­por­tan­tí­si­ma, tan in­ter­de­pen­dien­te, tan de­vo­ra­do­ra? Es evi­den­te que ser ma­dre no pue­de ser un con­ti­nuo em­be­le­so y que qui­zá ha­ya mo­men­tos de de­ses­pe­ra­ción en los que te gus­ta­ría que ese ni­ño no exis­tie­ra, aun­que sea un desaho­go mo­men­tá­neo y en reali­dad no te arre­pien­tas. Lo ma­lo es que esos sen­ti­mien­tos tan na­tu­ra­les es­tán aplas­ta­dos ba­jo la lo­sa del mi­to ma­ter­nal, de mo­do que mu­chas mu­je­res se creen ma­las ma­dres por pen­sar así y lle­gan a en­fer­mar de cul­pa­bi­li­dad. Se me ocu­rre que es la ho­ra de em­pe­zar a sa­car de la clan­des­ti­ni­dad to­das esas emo­cio­nes y esos ma­ti­ces

Ser ma­dre no pue­de ser un con­ti­nuo em­be­le­so y qui­zá ha­ya mo­men­tos de de­ses­pe­ra­ción en que te gus­ta­ría que ese ni­ño no exis­tie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.