CA­PI­TAL CUL­TU­RAL TO­RON­TO

CON 2,7 MI­LLO­NES DE HA­BI­TAN­TES, ES EL HO­GAR DE 200 GRU­POS ÉT­NI­COS. UNA CIU­DAD COS­MO­PO­LI­TA Y EN PAZ

El Deber - Extra (Bolivia) - - Viajes -

El vien­to so­pla una bri­sa fría y le­van­ta ho­jas de co­lor ma­rrón, ama­ri­llo, na­ran­ja y ver­de que caen de los ár­bo­les de ma­ple (sím­bo­lo pa­trio) que se al­zan en las ca­lles de To­ron­to. Es oto­ño y el pa­no­ra­ma de la ciu­dad se pin­ta gris pe­ro a la vez se di­bu­ja un ar­coí­ris co­mo la na­tu­ra­le­za de su gen­te, pues en ca­da es­qui­na que uno cru­za se to­pa con ros­tros afri­ca­nos, asiá­ti­cos, hin­dúes, ame­ri­ca­nos y la­ti­nos, en­tre otros.

En los jar­di­nes y par­ques de la ciu­dad que pa­re­cen postales de re­vis­tas, las ar­di­llas se cuen­tan por cien­tos y, de vez en cuan­do, in­clu­so po­de­mos en­con­trar­nos con al­gún zo­rri­llo (mo­fe­ta) re­co­lec­tan­do ali­men­tos pa­ra in­ver­nar.

Las ca­sas pa­re­cen ma­que­tas de ma­de­ra, es­tán cons­ti­tui­das de dos o tres pi­sos más su só­tano y tie­nen for­ma rec­tan­gu­lar con te­chos bien in­cli­na­dos pa­ra que res­ba­le la nie­ve con ma­yor fa­ci­li­dad du­ran­te el in­vierno.

El am­bien­te de paz y tran­qui­li­dad se sien­te con el si­len­cio ca­si se­pul­cral de sus ca­lles que a cual­quier fo­ras­te­ro le pue­de pa­re­cer ex­tra­ño pe­ro en reali­dad for­ma par­te de su vi­da co­ti­dia­na. Los bue­nos ve­ci­nos tie­nen ade­más la fa­ma de ser li­bres de ro­bos, hur­tos, atra­cos y ase­si­na­tos, tal vez eso ex­pli­ca en cier­ta for­ma el por­qué de sus ca­sas sin bar­das, ni guar­dias de se­gu­ri­dad.

Mul­ti­cul­tu­ral y mo­der­na

To­ron­to es una ciu­dad mo­der­na, lim­pia y ex­tre­ma­da­men­te or­de­na­da, se en­cuen­tra an­cla­da a ori­llas del La­go Ontario, lo que le da cier­ta im­pre­sión de ciu­dad vol­ca­da al agua, aun es­tan­do a cien­tos de ki­ló­me­tros del mar. Es una me­tró­po­lis cos­mo­po­li­ta, mul­ti­cul­tu­ral, lle­na de vi­da y cer­ca de un lu­gar tan mí­ti­co co­mo las Ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra, apro­xi­ma­da­men­te a una ho­ra y me­dia de dis­tan­cia en au­to­bús.

Sus con­cu­rri­das ave­ni­das, por don­de cir­cu­lan bu­ses, street­cars ( tran­vías), sub­way ( me­tro) y to­do ti­po de vehícu­los, po­drían ser co­mo las de cual­quier ciu­dad gran­de del mun­do; sin em­bar­go, exis­te una ca­rac­te­rís­ti­ca que na­die pue­de de­jar de no­tar: la to­le­ran­cia, un va­lor que se ex­pre­sa al mo­men­to de usar el trans­por­te pú­bli­co, al cru­zar una ca­lle a pie o en bi­ci­cle­ta. Sorry (lo sien­to) y thanks (gra­cias), son las dos pa­la­bras más pro­nun­cia­das que re­fle­jan el

ES UNA ME­TRÓ­PO­LI COS­MO­PO­LI­TA Y MUL­TI­CUL­TU­RAL CER­CA­NA A LAS FA­MO­SAS CA­TA­RA­TAS

SORRY (LO SIEN­TO) Y THANKS (GRA­CIAS) SON LAS DOS PA­LA­BRAS MÁS PRO­NUN­CIA­DAS

al­to ni­vel de res­pe­to que se tie­nen en­tre sí en me­dio de la gran di­ver­si­dad cul­tu­ral.

Ade­más, es ley del con­duc­tor de­te­ner su vehícu­lo pa­ra ce­der el pa­so al pea­tón o al ci­clis­ta, si lle­ga pri­me­ro al se­má­fo­ro en ver­de cru­za, sino es­pe­ra su turno pa­ra pa­sar con la pa­cien­cia que so­lo un ca­na­dien­se pue­de te­ner.

Al pa­re­cer el há­bi­to de la lec­tu­ra es­tá en con­cor­dan­cia con el ni­vel de vi­da de sus ha­bi­tan­tes. En los bu­ses, me­tros y par­ques es co­mún ver a un ciu­da­dano con un li­bro en la mano, un ebook, o un pe­rió­di­co, es­te último en su gran ma­yo­ría es gra­tui­to y se lo pue­de to­mar de cual­quier es­tan­te.

En el co­ra­zón de To­ron­to pal­pi­tan los ai­res de la mo­der­ni­dad con enor­mes ras­ca­cie­los que con­tras­tan con el ros­tro de la otra ciu­dad que cir­cu­la por las ar­te­rias de una red de tú­ne­les que se lla­ma Path. En él tra­ba­jan más de 5.000 per­so­nas en al me­nos 1.200 tien­das, res­tau­ran­tes, edi­fi­cios de ofi­ci­nas, ho­te­les, es­ta­cio­nes de me­tro y de tren que lo con­vier­ten, de acuer­do al li­bro de Guin­ness World Re­cords, en el ma­yor cen­tro co­mer­cial sub­te­rrá­neo del mun­do.

Es­tas son so­lo al­gu­nas de las tan­tas cua­li­da­des que tie­ne To­ron­to, la ca­pi­tal de la pro­vin­cia Ontario en Ca­na­dá, que a me­nu­do es nom­bra­da co­mo la ciu­dad más mul­ti­cul­tu­ral del pla­ne­ta. Se­gún da­tos ofi­cia­les, To­ron­to, que cuen­ta con 2,7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, es el ho­gar de 200 gru­pos ét­ni­cos, y se ha­blan en ella más de 140 idio­mas di­fe­ren­tes. Gen­te de Ir­lan­da, Reino Uni­do, Chi­na e Ita­lia son al­gu­nos de sus gran­des gru­pos cul­tu­ra­les; mien­tras que Irán, Ho­lan­da, Ne­pal y Ru­ma­nía for­man par­te de gru­pos más pe­que­ños.

En sín­te­sis, To­ron­to es un pe­que­ño mun­do en sí mis­ma que ofre­ce una gran ri­que­za cul­tu­ral, idio­má­ti­ca y gas­tro­nó­mi­ca en una so­la ciu­dad. Y po­see una de las me­jo­res ca­li­da­des de vi­da de Amé­ri­ca del Nor­te

Mul­ti­ét­ni­ca. To­ron­to es la ma­yor ciu­dad del mun­do en por­cen­ta­je de re­si­den­tes no na­ci­dos en el pro­pio país (49 %) y es una de las ciu­da­des más se­gu­ras de Amé­ri­ca, su ta­sa de cri­mi­na­li­dad es me­nor que la de cual­quier gran ciu­dad del con­ti­nen­te.

Ro­yal Ontario Mu­seum. Una de las prin­ci­pa­les re­fe­ren­cias cul­tu­ra­les de la ciu­dad. Al­ber­ga mues­tras de ar­te e his­to­ria na­tu­ral y cuen­ta siem­pre con ex­cep­cio­na­les ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les.

La To­rre CN. Es el em­ble­ma mun­dial de To­ron­to y una de las to­rres de co­mu­ni­ca­cio­nes más al­tas del mun­do. Ofre­ce una vis­ta com­ple­ta de la ciu­dad des­de el mi­ra­dor, don­de tam­bién hay un res­tau­ran­te.

Una jo­ya. Es el quin­to museo más gran­de de Amé­ri­ca del Nor­te, tie­ne seis mi­llo­nes de ele­men­tos y más de 40 ga­le­rías.

Sím­bo­lo. El ár­bol de arce es par­te del her­mo­so pai­sa­je ca­na­dien­se. Tre­ce es­pe­cies son au­tóc­to­nas de Amé­ri­ca del Nor­te y 10 de ellas es­tán en Ca­na­dá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.