Se­res a quie­nes la ma­li­cia no ha lo­gra­do to­car

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario - Gi­na Jus­ti­niano Cué­llar

Pa­ra un pa­dre, sus hi­jos siem­pre van a ser es­pe­cia­les y Em­ma­nuel Bishop lo es, y mu­cho.

Cuan­do sus pa­dres lo vie­ron por pri­me­ra vez, con se­gu­ri­dad no­ta­ron las ca­rac­te­rís­ti­cas que lo di­fe­ren­cia­ban del res­to de los be­bés, pe­ro lo que no an­ti­ci­pa­ron es lo le­jos que iba a lle­gar. Con el puen­te na­sal plano, las ma­ni­tas re­gor­de­tas, el cue­llo cor­to y esos oji­tos que di­cen mu­cho, fue pa­san­do una por una las me­tas que se le tra­za­ron. Quie­nes tie­nen en ca­sa a un ser co­mo Em­ma­nuel sa­ben de qué es­toy ha­blan­do, de ese al­guien que es más ca­ri­ño­so que los de­más, a quien la ma­li­cia del mun­do ex­te­rior no ha lo­gra­do to­car, un ser inocen­te que apor­ta su cuo­ta de ter­nu­ra al ho­gar, al pun­to de que los fa­mi­lia­res, que se an­gus­tia­ron en prin­ci­pio, aca­ban agra­de­cien­do al cie­lo por la ben­di­ción de su lle­ga­da.

Un ángel co­mo ese en ca­sa, es lo que tie­nen más de 2.000 fa­mi­lias bolivianas, las mis­mas que ne­ce­si­tan sa­ber que sus se­res ama­dos, de la son­ri­sa fá­cil, pue­den y de­ben te­ner una vi­da dig­na, nor­mal y ¿por qué no? des­ta­ca­da.

Em­ma­nuel es­tu­vo en San­ta Cruz, lle­nó de es­pe­ran­zas los co­ra­zo­nes de mu­chos y de­jó su es­te­la de po­si­ti­vis­mo, su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro y su ar­te. En nues­tras pá­gi­nas in­ten­ta­mos plas­mar to­do ello pa­ra que en me­dio de tan­tas ma­las no­ti­cias, al­go bueno y pu­ro co­mo él nos le­van­te el co­ra­zón

ÁN­GE­LES CO­MO EM­MA­NUEL ES LO QUE TIE­NEN EN CA­SA MÁS DE 2.000 FA­MI­LIAS BOLIVIANAS QUE DE­BEN SA­BER QUE ELLOS PUE­DEN TE­NER UNA VI­DA DES­TA­CA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.