IN­TE­LI­GEN­CIA EMO­CIO­NAL

PER­DO­NAR SE­GÚN LA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja - To­ma­do de la­van­guar­dia.com

Una bue­na par­te de los pro­ble­mas que mar­can nues­tra vi­da se for­man en el seno de las re­la­cio­nes que es­ta­ble­ce­mos con nues­tro círcu­lo más cer­cano. Por lo ge­ne­ral, cuan­do al­guien nos ha­ce al­go que con­si­de­ra­mos in­jus­to o ma­lo, nos sen­ti­mos he­ri­dos y nos en­fa­da­mos. Cree­mos que el tiem­po en­fria­rá el agra­vio y ter­mi­na­rá por di­sol­ver­lo. Sin em­bar­go, en

mu­chas oca­sio­nes el pa­so de los días, me­ses o años tan solo agran­da las he­ri­das y ali­men­ta el re­sen­ti­mien­to. ¿Por qué las re­la­cio­nes hu­ma­nas son tan con­flic­ti­vas? Por­que to­dos so­mos di­fe­ren­tes. Te­ne­mos dis­tin­tas for­mas de pen­sar, de ser y de ex­pre­sar nues­tros sen­ti­mien­tos. To­dos te­ne­mos ne­ce­si­da­des, ex­pec­ta­ti­vas y de­seos que, en oca­sio­nes, pue­den cho­car con los de los de­más. Y eso su­po­ne una fuen­te inago­ta­ble de ma­len­ten­di­dos, que mu­chas ve­ces se con­vier­ten en con­flic­tos. El ren­cor es un enemi­go su­til que afec­ta ne­ga­ti­va­men­te nues­tra vi­da y nues­tras re­la­cio­nes. Es­te sen­ti­mien­to na­ce cuan­do nos to­ma­mos un co­men­ta­rio o una ac­ción co­mo una ofen­sa per­so­nal. El do­lor que nos ge­ne­ra que­da gra­ba­do a fue­go en nues­tra me­mo­ria, ali­men­tan­do nues­tro re­sen­ti­mien­to ha­cia la per­so­na que cree­mos que lo ha pro­vo­ca­do. Esa he­ri­da emo­cio­nal ocu­pa nues­tra men­te y ab­sor­be nues­tra ener­gía vi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.