¿QUÉ ES PER­DO­NAR Y POR QUÈ CUES­TA?

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja - www.psi­quo.com

En qué con­sis­te el per­dón.

Con­sis­te en li­be­rar una cuen­ta pen­dien­te, una deu­da que se ha ge­ne­ra­do en­tre no­so­tros y nues­tro ofen­sor. Cuan­do per­do­na­mos, nos li­be­ra­mos del ren­cor acu­mu­la­do y de­ja­mos que ci­ca­tri­cen nues­tras he­ri­das. Per­do­nar es una opor­tu­ni­dad de lim­piar nues­tro pre­sen­te, aun­que la ofen­sa que arras­tra­mos ha­ya afec­ta­do nues­tro pa­sa­do. Para per­do­nar no ne­ce­si­ta­mos es­tar an­te nues­tro agre­sor, es una de­ci­sión in­ter­na que na­ce de la com­pren­sión y la cons­cien­cia. En úl­ti­ma ins­tan­cia, per­do­nar sig­ni­fi­ca dar­nos la opor­tu­ni­dad de avan­zar y evo­lu­cio­nar.

Es el me­jor re­ga­lo

So­le­mos creer que per­do­nar a quien nos ha he­cho al­go ma­lo es un ac­to de ge­ne­ro­si­dad. Y a me­nu­do, nues­tro or­gu­llo y nues­tro ego se alían para que lo con­ce­da­mos só­lo a quien se ha dis­cul­pa­do pre­via­men­te. ¿Quién sa­le ga­nan­do cuan­do per­do­na­mos? La per­so­na que nos ofen­dió se pue­de sen­tir más ali­via­da, pe­ro no­so­tros nos li­be­ra­re­mos de una no­ci­va car­ga emo­cio­nal que mu­chas ve­ces nos im­pi­de avan­zar en nues­tras re­la­cio­nes. Per­do­nar su­po­ne aban­do­nar el re­sen­ti­mien­to y los de­seos de ven­gan­za. Es, sin du­da, el me­jor re­ga­lo que po­de­mos ha­cer­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.