LA DI­FI­CUL­TAD DE EX­PRE­SAR SEN­TI­MIEN­TOS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

El día que con­tra­jo nup­cias Mar­cos no des­per­tó nin­gu­na emo­ción pa­ra él, así co­mo tam­po­co la sin­tió cuan­do na­ció su pe­que­ño hi­jo, que aho­ra tie­ne tres años. Él no en­ten­día por qué era in­ca­paz de ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos en dos fe­chas que sue­len ser tan im­por­tan­tes pa­ra cual­quier ser hu­mano.

Ase­gu­ra que no sien­te ca­si nin­gu­na emo­ción, sea bue­na o ma­la. “Cuan­do me ca­sé pen­sa­ba que era al­go me­cá­ni­co y esa sen­sa­ción de ale­gría y afec­to que los pa­pás sien­ten al ver por pri­me­ra vez a sus hi­jos, yo no la ex­pe­ri­men­té”, afir­ma es­te hom­bre de 32 años que ha­ce un tiem­po des­cu­brió que pa­de­cía de ale­xi­ti­mia, esa ra­ra con­di­ción que la su­fren una de ca­da diez per­so­nas y que les im­pi­de de­mos­trar sus emo­cio­nes, afec­tan­do a un ma­yor por­cen­ta­je de hom­bres que de mu­je­res, y a per­so­nas con al­te­ra­cio­nes si­co­ló­gi­cas co­mo autismo, de­pre­sión o es­trés pos­trau­má­ti­co.

La si­có­lo­ga Li­lia­na Za­ba­la ex­pli­ca que la ale­xi­ti­mia es la in­ca­pa­ci­dad de reac­cio­nar a cier­tas emo­cio­nes y so­bre to­do cuan­do es­tas son fuer­tes. En reali­dad, pro­si­gue, se pue­de ha­blar de un va­cío de emo­cio­nes en la men­te y en el cuer­po de la per­so­na. Va­le de­cir, que es iner­te an­te si­tua­cio­nes que re­quie­ren llo­rar, reír, amar u odiar.

El con­cep­to de ale­xi­ti­mia se de­ri­va de nu­me­ro­sas ob­ser­va­cio­nes clí­ni­cas so­bre el com­por­ta­mien­to de pa­cien­tes si­co­so­má­ti­cos, hi­po­con­dría­cos y neu­ró­ti­cos, lle­va­dos a ca­bo por si­coa­na­lis­tas de la dé­ca­da de los años 50. “Li­te­ral­men­te sig­ni­fi­ca au­sen­cia de ver­ba­li­za­ción de afec­tos o de sen­ti­mien­tos y sue­le con­fun­dir­se con la de­pre­sión, in­tro­ver­sión o in­hi­bi­ción”, re­mar­ca la es­pe­cia­lis­ta.

A su vez la si­có­lo­ga Ana Cal­vo de­fi­ne a la ale­xi­ti­mia co­mo la in­ca­pa­ci­dad pa­ra ex­pre­sar ver­bal­men­te las emo­cio­nes de­bi­do a que es­tas per­so­nas no son ca­pa­ces de iden­ti­fi­car lo que sien­ten, ni en­ten­der­lo o des­cri­bir­lo.

Se es­ti­ma, agre­ga, que el 8% de

los hom­bres y el 1,8% de las mu­je­res son ale­xi­tí­mi­cos, así co­mo el 30% de las per­so­nas con pro­ble­mas si­co­ló­gi­cos, pue­den lle­gar a desa­rro­llar es­ta con­di­ción.

Exis­ten mu­chos ti­pos de ale­xi­ti­mia, coin­ci­den los ex­per­tos. En unos ca­sos la per­so­na no pue­de ex­pre­sar sus emo­cio­nes, pe­ro en otros no es cons­cien­te de te­ner­las. Es de­cir, las tie­ne pe­ro su ce­re­bro no las re­co­no­ce. Al no re­co­no­cer­las no pue­de iden­ti­fi­car­las y, por lo tan­to, no las sien­te y no las ma­ni­fies­ta.

Ri­chard La­ne, de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, ex­pli­ca es­te da­ño neu­ro­nal con una ima­gen bien grá­fi­ca. Com­pa­ra la ale­xi­ti­mia con lo que le su­ce­de a quie­nes han que­da­do cie­gos tras su­frir da­ños en la cor­te­za vi­sual. Es­tos, aun­que tie­nen ojos sa­nos, no pue­den ver.

Ca­rac­te­rís­ti­cas

La si­có­lo­ga Fanny Pa­rra­do ar­gu­men­ta que los ale­xi­tí­mi­cos tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra iden­ti­fi­car y ex­pre­sar emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos, su ca­pa­ci­dad de in­tros­pec­ción y pa­ra la fan­ta­sía y la en­so­ña­ción, es muy ba­ja.

Tam­bién pre­sen­tan di­fi­cul­tad pa­ra di­fe­ren­ciar en­tre las sen­sa­cio­nes del cuer­po y sus sen­ti­mien­tos y pa­ra iden­ti­fi­car los sen­ti­mien­tos y las emo­cio­nes de otros. Les fal­ta em­pa­tía.

“Son per­so­nas se­rias, abu­rri­das, re­ser­va­das, ha­blan po­co, son ra­cio­na­les y tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra es­ta­ble­cer víncu­los afec­ti­vos. Les cues­ta ex­pe­ri­men­tar pla­cer. Tam­bién pue­den ser im­pul­si­vas, ex­plo­si­vas, con­for­mis­tas o de­pen­dien­tes emo­cio­nal­men­te”, sub­ra­ya.

Ade­más, Cal­vo ase­gu­ra que los ale­xi­tí­mi­cos son individuos que tie­nen una for­ma de ha­blar mo­nó­to­na, par­ca y sin un tono afec­ti­vo, que ape­nas ges­ti­cu­lan y son inex­pre­si­vos. Ade­más, usan la ac­ción di­rec­ta co­mo es­tra­te­gia de re­sis­ten­cia a si­tua­cio­nes de con­flic­to. Asi­mis­mo, tie­nen una orien­ta­ción de ti­po prác­ti­co y un es­ca­so con­tac­to con su reali­dad sí­qui­ca.

Fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes

Za­ba­la se­ña­la que las cau­sas pue­den ser por fac­to­res neu­ro­bio­ló­gi­cos, he­re­di­ta­rios, so­cio­cul­tu­ra­les y fa­mi­lia­res. A los ni­ños, por ejem­plo, no se les per­mi­te llo­rar o ex­pre­sar sus emo­cio­nes. Tam­bién pue­de es­tar aso­cia­do a al­gún tras­torno men­tal o tra­tar­se de da­ños en al­gu­na zo­na del ce­re­bro don­de se desa­rro­llan las emo­cio­nes.

In­di­ca que tam­bién pue­de tra­tar­se de com­por­ta­mien­tos in­fan­ti­les e in­ma­du­ros, ca­rac­te­rís­ti­cas de com­por­ta­mien­tos con pro­ble­mas si­co­so­má­ti­cos di­fe­ren­tes en pa­cien­tes neu­ró­ti­cos.

En cri­te­rio de la si­có­lo­ga Pau-

UNA RA­RA CON­DI­CIÓN QUE IM­PI­DE EX­PRE­SAR­SE UNA DE CA­DA DIEZ PER­SO­NAS PA­RE­CE NO TE­NER LA CA­PA­CI­DAD DE MA­NI­FES­TAR SUS SEN­TI­MIEN­TOS

Es­ta en­fer­me­dad a ve­ces se ma­ni­fies­ta en las mu­je­res ado­les­cen­tes que han te­ni­dos trau­mas se­ve­ros, en es­pe­cial cuan­do han si­do víc­ti­mas de abu­so se­xual, por lo que se mues­tran muy frías.

Ge­ne­ral­men­te los ale­xi­tí­mi­cos son per­so­nas se­rias, abu­rri­das, re­ser­va­das y que ha­blan po­co, te­nien­do pro­ble­mas pa­ra es­ta­ble­cer víncu­los afec­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.