EN FO­CO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Ro­sa Mon­te­ro. Mal­di­tos sean los ti­bios

Mi ami­ga Ga­brie­la Ca­ñas me man­dó ha­ce unos días un ví­deo es­ca­lo­frian­te que cir­cu­la por In­ter­net. Una cá­ma­ra ocul­ta co­lo­ca­da en un as­cen­sor sue­co per­mi­te ob­ser­var las reac­cio­nes de la gen­te an­te una es­ce­na de vio­len­cia de gé­ne­ro. Un jo­ven gran­du­lón mal­tra­ta ver­bal y fí­si­ca­men­te a una mu­cha­cha: la arrin­co­na e in­sul­ta con las pa­la­bras más soe­ces, la za­ran­dea, le ti­ra del pe­lo, gri­ta que la va a ma­tar. La víc­ti­ma gi­mo­tea y pi­de ayu­da. Mien­tras es­to su­ce­de, va­mos vien­do a di­ver­sas per­so­nas que com­par­ten el as­cen­sor con ellos. Se po­nen de es­pal­das, no di­cen ni pa­la­bra, sa­len co­rrien­do. Son hom­bres y mu­je­res, so­los o en pa­re­jas. Una se­ño­ra ma­yor tie­ne la des­fa­cha­tez de pro­tes­tar di­cien­do: “Eh, que no es­tán so­los, es­pe­ren a que me va­ya”, co­mo si el úni­co de­re­cho que es­tu­vie­ra con­cul­can­do el ener­gú­meno fue­ra el de fas­ti­diar­le su tran­qui­li­dad. Es un ví­deo in­creí­ble, ate­rra­dor. Al fin, una mu­jer de unos trein­ta y tan­tos años se en­fren­ta al mal­tra­ta­dor y le di­ce: “Si la vuel­ves a to­car lla­mo a la po­li­cía”. Subie­ron 53 per­so­nas en ese as­cen­sor y só­lo reac­cio­nó ella.

Los paí­ses nór­di­cos tie­nen las ta­sas de vio­len­cia de gé­ne­ro más al­tas de Eu­ro­pa. Sue­cia, en con­cre­to, du­pli­ca el por­cen­ta­je de ca­sos que hay en Es­pa­ña. Al­gu­nos pre­ten­den jus­ti­fi­car es­tas ci­fras ele­va­dí­si­mas di­cien­do que allí de­nun­cian más, pe­ro no me lo creo en ab­so­lu­to. En pri­mer lu­gar, por­que es­ta­mos ha­blan­do de víc­ti­mas mor­ta­les. Pe­ro ade­más me pa­re­ce que in­flu­ye el ni­vel de al­coho­lis­mo y el he­cho de que son los paí­ses en don­de se es­tá des­tru­yen­do de for­ma más ace­le­ra­da el sis­te­ma ma­chis­ta, y eso siem­pre crea una he­ri­da so­cial y una res­pues­ta fe­roz por par­te del sec­tor más bru­tal de los va­ro­nes, de un pu­ña­do de si­có­pa­tas que se sien­ten sú­bi­ta­men­te des­pla­za­dos.

Pe­ro no es de la vio­len­cia de gé­ne­ro de lo que que­ría ha­blar, sino de los ti­bios de co­ra­zón, de los in­di­fe­ren­tes y de los co­bar­des. Y me re­fie­ro a una co­bar­día es­truc­tu­ral, no al mie­do in­su­pe­ra­ble. Por ejem­plo, yo, que soy ver­da­de­ra­men­te una ga­lli­na an­te los ries­gos fí­si­cos, sé que me las hu­bie­ra apa­ña­do en el as­cen­sor pa­ra ha­cer al­go. Co­mo es­toy se­gu­ra de que me hu­bie­ra ame­dren­ta­do en­fren­tar­me a ese tia­rrón en el en­cie­rro de la ca­ja de ace­ro, hu­bie­ra es­pe­ra­do has­ta lle­gar al pi­so y, tras blo­quear la puer­ta pa­ra de­jar­la abier­ta, hu­bie­ra em­pe­za­do a gri­tar pa­ra pe­dir ayu­da. Quie­ro de­cir que has­ta una mie­di­ca co­mo yo pue­de en­con­trar un mo­do de ac­tuar.

Pe­ro los co­bar­des mo­ra­les ni si­quie­ra se plan­tean aban­do­nar su zo­na de en­si­mis­ma­do con­fort. Es­toy con­ven­ci­da de que el por­cen­ta­je de individuos de ver­dad mal­va­dos que hay en el mun­do es pe­que­ño, qui­zá muy pe­que­ño, in­clu­so ín­fi­mo. Los au­tén­ti­cos cul­pa­bles de que la vi­da pue­da ser tan cruel y de que la Tie­rra se con­vier­ta en un va­lle de lá­gri­mas son los ti­bios de co­ra­zón, por­que esos sí que son le­gión, esos son mu­chí­si­mos; esos qui­zá sean, por des­gra­cia, la ma­yo­ría de los se­res hu­ma­nos, y son quie­nes no se en­fren­tan a los ener­gú­me­nos, quie­nes no pro­te­gen a los in­de­fen­sos, quie­nes per­mi­ten con su ca­llo­sa in­di­fe­ren­cia que el Mal cam­pee a sus an­chas. Son los ni­ños que de­jan que un ma­tón tor­tu­re a un com­pa­ñe­ro de cla­se, los pa­dres que pre­fie­ren no en­te­rar­se, los ofi­ci­nis­tas que ad­mi­ten el aco­so a un co­le­ga, los ve­ci­nos que ha­cen oí­dos sor­dos al rui­do de gol­pes y llan­tos que se cue­la a tra­vés de las paredes, o que se­cun­dan a un pre­si­den­te des­pia­da­do y se nie­gan a po­ner una ram­pa en el por­tal que per­mi­ti­ría sa­lir a la ca­lle al ve­cino en si­lla de rue­das. To­da esa gen­tu­za es la peor. Al­fre­do Llo­pi­co, un ami­go con quien ha­blé de es­to, me man­dó dos ci­tas ma­ra­vi­llo­sas. Una es del Apo­ca­lip­sis, en don­de Jesús di­ce: “Co­noz­co tus obras, sé que no eres frío ni ca­lien­te. ¡ Oja­lá fue­ras lo uno o lo otro! Por tan­to, co­mo no eres frío ni ca­lien­te, sino tibio, es­toy por vo­mi­tar­te de mi bo­ca”. Y la otra es de la Di­vi­na Co­me­dia, de Dan­te, en don­de, en el ‘Can­to III del In­fierno’, en­con­tra­mos que las al­mas más des­pre­cia­bles son aque­llas “que vi­vie­ron sin me­re­cer ala­ban­zas ni vi­tu­pe­rios (…) que no fue­ron re­bel­des ni fie­les a Dios, sino que só­lo vi­vie­ron pa­ra sí”. Siem­pre he­mos sa­bi­do que los cul­pa­bles del ho­rror del mun­do son los ti­bios de co­ra­zón. Mal­di­tos sean

La au­to­ra.

Es pe­rio­dis­ta y si­có­lo­ga es­pa­ño­la. Ha es­cri­to en­sa­yos y no­ve­las por los que ha re­ci­bi­do im­por­tan­tes dis­tin­cio­nes. Su obra ha si­do tra­du­ci­da a más de una vein­te­na de idio­mas y pu­bli­ca­da en mu­chos paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.