MI TÍO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Humor -

Era gran­de, tal vez feo, Ce­ji­jun­to y mal ha­bla­do, Pe­ro su peor pe­ca­do Era pro­cla­mar­se ateo. Yo que era un chi­co pío, Cuan­do lo hu­be co­no­ci­do, Acep­té en­tris­te­ci­do Que el su­je­to era mi tío. Có­mo pu­do ha­ber si­do, Has­ta aho­ra no lo sé, Pe­ro quie­ro dar­les fe Que no fue mi pre­fe­ri­do. El men­ta­do tío aquel, -Ya no recuerdo su nom­bre-, Iba a ha­cer de mí un hom­bre, Un hom­bre igual que él Y a fin de aque­llo lo­grar, Sin dar oído a mis que­jas, Me con­se­guía cor­te­jas Y me ha­cía pe­lear. Nun­ca di muy bue­na no­ta En las li­des de los so­pa­pos, Me da­ban pues, co­mo a sa­po Y un ojo te­nía en com­po­ta. “Es ho­ra, me di­jo un día, De bus­car­te una pe­la­da, A tu edad te­nía yo ata­da A la di­fun­ta tu tía”. Y sin que ex­cu­sa me val­ga Me man­dó de una pa­ta­da A bus­car a la cria­da Y a pe­lliz­car­le la nal­ga. ¡Por qué lo ha­ría, Dios mío! La cria­da se vol­vió Y tal gol­pe me lan­zó Que me tum­bó un par de chíos. No fue­ron más sus avan­ces En su afán de ha­cer­me hom­bre; Es que yo oía su nom­bre Y em­pe­za­ba a ha­cer­le lan­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.