OR­GA­NI­ZAR SUS TA­REAS ANUA­LES

PA­RA AYU­DAR­LO EN SU DE­SA­RRO­LLO IN­TE­GRAL NO TO­DO ES ES­TU­DIO... HAY QUE PLA­NI­FI­CAR SU DÍA EN­TRE LAS TA­REAS, LA CA­SA, EL OCIO Y EL DE­POR­TE

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

UAc­ti­vi­da­des en fa­mi­lia

Pa­ra Ro­ca­ba­do, por las no­ches es im­por­tan­te pla­ni­fi­car las ac­ti­vi­da­des que se pue­den ha­cer en fa­mi­lia, ya que eso in­flu­ye en el de­sa­rro­llo emo­cio­nal de los chi­cos. Pue­de ser un jue­go de me­sa, una sa­li­da a pa­sear por el ba­rrio o ir a la pla­za más cer­ca­na, ce­nar o mi­rar una pe­lí­cu­la jun­tos, re­vi­sar los de­be­res o re­pa­sar al­gu­nas lec­cio­nes.

An­tes de dor­mir, agre­ga, es me­nes­ter con­ver­sar con los chi­cos so­bre su día a día, sus ex­pec­ta­ti­vas, sus ne­ce­si­da­des, sus gus­tos y has­ta de sus te­mo­res. Es­to pue­de dar­le pau­tas a los pa­pás pa­ra pla­ni­fi­car las ac­ti­vi­da­des ade­cua­das pa­ra sus hi­jos.

Los fi­nes de se­ma­nas los pa­dres le pue­den de­di­car un po­co más tiem­po a las ta­reas es­co­la­res, tra­tan­do de ami­no­rar la car­ga pa­ra la se­ma­na. Or­de­nar la ca­sa jun­to con los ni­ños, les ayu­da­rá a ver que tam­bién tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des. Es po­si­ble pla­ni­fi­car una sa­li­da y, lo ideal es lle­var­los fue­ra de la ciu­dad o al cam­po, a vi­si­tar a un ami­go o a los pa­rien­tes.

“Du­ran­te las va­ca­cio­nes de invierno o de ve­rano si tie­nen po­si­bi­li­dad de via­jar há­gan­lo, a los ni­ños les en­can­ta co­no­cer otros lu­ga­res, te­ner nue­vas ex­pe­rien­cias. En ca­so que no se pue­da, sa­car­los a pa­sear con fre­cuen­cia es lo ideal”, re­mar­ca.

Edu­ca­ción in­te­gral

A su vez, Da­lia Mu­ñoz, orien­ta­do­ra fa­mi­liar, di­ce que co­mo pa­dres hay que ser cons­cien­tes de que no bas­ta con brin­dar­le a los hi­jos so­lo edu­ca­ción, sino que se de­be dar una for­ma­ción in­te­gral.

Se­ña­la que la edu­ca­ción in­te­gral per­mi­te desa­rro­llar to­das las áreas de una per­so­na y adies­trar-

la pa­ra el futuro, tan­to pa­ra lo re­fle­xi­vo co­mo pa­ra el tra­ba­jo.

“Por un la­do es­tá el co­no­ci­mien­to, im­por­tan­te pa­ra for­mar in­di­vi­duos cul­tos y con he­rra­mien­tas pa­ra en­ten­der su en­torno; por otro se tra­ba­ja la con­duc­ta, in­ten­tan­do que los ni­ños apren­dan a com­por­tar­se li­bre­men­te y, por úl­ti­mo, se real­za su vo­lun­tad. Es­to con el pro­pó­si­to de mol­dear in­di­vi­duos li­bres y ca­pa­ces de en­fren­tar­se y cam­biar el mun­do”, ex­pli­ca.

Equi­li­brio ocu­pa­cio­nal

Las ac­ti­vi­da­des del día a día, ex­pli­ca Mu­ñoz, ne­ce­si­tan man­te­ner un equi­li­brio du­ran­te to­do el año. En es­te sen­ti­do, es ne­ce­sa­rio va­lo­rar lo pro­duc­ti­vo, el jue­go u ocio y el des­can­so. Al va­lo­rar es­tas tres ca­te­go­rías de ac­ti­vi­da­des per­mi­ti­rá a los pro­ge­ni­to­res com­pren­der que tan im­por­tan­te es te­ner es­pa­cios de jue­go y de crea­ti­vi­dad co­mo el cum­plir con los de­be­res del co­le­gio y las res­pon­sa­bi­li­da­des en la ca­sa.

Lo ideal, ex­pre­sa, es que los ni­ños no vean el ha­cer los de­be­res co­mo al­go des­agra­da­ble. Pa­ra ello hay que in­cor­po­rar la gra­ti­fi­ca­ción por las ta­reas cum­pli­das, y des­ti­nar una ru­ti­na pa­ra ello, e in­cor­po­rar los há­bi­tos de es­tu­dio. Los re­fuer­zos po­si­ti­vos co­mo pa­la­bras de alien­to y de apo­yo son fun­da­men­ta­les en es­to y, ade­más, es im­por­tan- te, el es­pa­cio fí­si­co den­tro de la ca­sa pa­ra el es­tu­dio que es­té li­bre de dis­trac­cio­nes.

Asi­mis­mo aco­ta que cuan­do se ha­bla de equi­li­brio, hay tiem­pos que de­ben res­pe­tar­se. En es­te sen­ti­do, los ni­ños de­ben dor­mir por lo me­nos ocho ho­ras al día, de lo con­tra­rio pue­den pre­sen­tar pro­ble­mas de con­cen­tra­ción, en pres­tar aten­ción, mal hu­mor, etc. Los pa­dres de­ben ve­lar por es­to ha­cién­do­les ver lo re­le­van­te de un buen des­can­so pa­ra un ade­cua­do ren­di­mien­to men­tal y fí­si­co. Ade­más, de­ben te­ner en cuen­ta que es ne­ce­sa­rio co­mer bien y des­can­sar una ho­ra an­tes de ha­cer los de­be­res.

La si­có­lo­ga Zu­le­ma Pérez afir­ma que los pa­dres de­ben in­cen­ti­var la co­la­bo­ra­ción en sus hi­jos a to­do ni­vel. Por lo tan­to, los de­be­res del co­le­gio no tie­nen que exi­mir a los ni­ños de res­pon­sa­bi­li­da­des en la ca­sa co­mo or­de­nar su cuar­to, ha­cer la ca­ma o re­co­ger y or­ga­ni­zar su ro­pa, ju­gue­tes y li­bros.

Si se lo­gra ha­cer una do­si­fi­ca­ción de las ta­reas y el ni­ño pa­sa me­nos tiem­po sen­ta­do, su ren- di­mien­to y bie­nes­tar me­jo­ra­rán en to­das las áreas de su de­sa­rro­llo y, por en­de, los pa­dres ten­drán un año más lle­va­de­ro.

Los pa­dres, con­clu­ye Ro­ca­ba­do, pue­den pla­ni­fi­car por se­ma­na o por mes las ac­ti­vi­da­des que em­pren­de­rán sus hi­jos se­gún la épo­ca del año, el tiem­po y el fac­tor eco­nó­mi­co. “No es ne­ce­sa­rio ha­cer gran­des in­ver­sio­nes en cur­sos. Se pue­de ha­cer uso de las pla­zas o can­chas del ba­rrio o el pro­pio jar­dín, so­lo pre­ci­sa una pe­lo­ta o bi­ci, un par de za­pa­ti­llas y bue­na pre­dis­po­si­ción y áni­mo

Es im­por­tan­te que el ha­cer los de­be­res no sea vis­to por los chi­cos co­mo una obli­ga­ción sin sen­ti­do.

Es po­si­ble des­car­gar e im­pri­mir di­bu­jos pa­ra co­lo­rear, la­be­rin­tos, cru­ci­gra­mas y una se­rie de jue­gos que los ni­ños pue­den ha­cer y los man­ten­drá en­tre­te­ni­dos. Echar mano del in­ter­net

Obli­ga­cio­nes y há­bi­tos de ru­ti­na en la ca­sa Im­po­ner­les res­pon­sa­bi­li­dad en las ta­reas de la ca­sa y te­ner un ho­ra­rio li­mi­ta­do en ca­da ac­ti­vi­dad, los ha­rá me­nos pe­re­zo­sos y más or­de­na­dos.

Ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas Re­cor­tar, di­bu­jar, pin­tar, ar­mar o to­car un ins­tru­men­to, son ac­ti­vi­da­des que lo man­ten­drán des­pier­to, pro­duc­ti­vo y con las pi­las bien car­ga­das.

Una ho­ra de na­ta­ción al día Es­te ejer­ci­cio ayu­da a los ni­ños a gas­tar ener­gías, sube el áni­mo e in­clu­so me­jo­ra su es­ta­do emo­cio­nal y por en­de su ren­di­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.