Fu­ror en el mun­do fit­ness

El Deber - Extra (Bolivia) - - PERSONAJE - ¿Por qué prac­ti­car Zum­ba? ¿ Qué per­so­na­jes fa­mo­sos han op­ta­do por es­ta for­ma di­ver­ti­da de ha­cer ejer­ci­cios? El nom­bre Zum­ba lla­ma la aten­ción, ¿sig­ni­fi­ca al­go?

Es­ta prác­ti­ca se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno en el mun­do del fit­ness. Hoy sus pro­gra­mas de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co es­tán en 185 paí­ses y se cal­cu­la que más de 100 mi­llo­nes de per­so­nas lo prac­ti­can se­ma­nal­men­te.

‘Be­to’ Pérez ob­ser­va que es­tán cre­cien­do tam­bién en Su­da­mé­ri­ca, lo que lo tie­ne muy con­ten­to.

A tra­vés de su em­pre­sa Zum­ba Fit­ness cer­ti­fi­can ins­truc­to­res y mo­da­li­da­des de es­ta dis­ci­pli­na, ven­den ro­pa con su mar­ca, CD de mú­si­ca de en­tre­na­mien­to, vi­deo­jue­gos y otros ma­te­ria­les.

Cui­dan mu­cho la mar­ca al pun­to que pi­den ci­tar­la siem­pre se­gui­da del sím­bo­lo de mar­ca re­gis­tra­da. De ese mo­do, bus­can pro­te­ger sus pro­gra­mas y a los mi­les de ins­truc­to­res de to­do el mun­do que tie­nen cer­ti­fi­ca­ción ofi­cial pa­ra im­par­tir sus cla­ses. Es un ex­ce­len­te 'que­ma­ca­lo­rías'. Si lo prac­ti­cas cons­tan­te­men­te pue­des per­der pe­so y ali­viar pro­ble­mas de sa­lud. Se pue­de lle­gar a que­mar en­tre 800 y 900 ca­lo­rías por ca­da cla­se in­ter­me­dia, prac­ti­ca­da con in­ten­si­dad.

Es, ade­más, un to­ni­fi­can­te cor­po­ral. Bai­lar al rit­mo de mú­si­ca y ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos ayu­da a for­ta­le­cer bra­zos, pier­nas, ab­do­mi­na­les y glú­teos. Asi­mis­mo, te ha­ce sen­tir fe­liz al ac­ti­var las en­dor­fi­nas que es­ti­mu­lan el buen hu­mor y li­be­ran ten­sio­nes mien­tras bai­las al rit­mo de mez­clas la­ti­nas co­mo sal­sa, cum­bia, me­ren­gue, re­gue­tón y fu­sio­nes de mú­si­ca in­ter­na­cio­nal co­mo fla­men­co, sam­ba, caly­pso, etc.

¿ Qué re­sul­ta­dos han te­ni­do con sus cla­ses pa­ra ni­ños, per­so­nas de la ter­ce­ra edad, prác­ti­cas en el agua, etc.? Nues­tros pro­gra­mas de Zum­ba Kids y Zum­ba Gold jun­to con Zum­ba To­ning, Zum­ba Step y Aqua Zum­ba sur­gie­ron pa­ra brin­dar di­ver­sas op­cio­nes a los ins­truc­to­res y ofre­cer va­rie­dad a los con­su­mi­do­res. Han te­ni­do muy bue­na acep­ta­ción.

Re­cién lan­za­mos Strong By Zum­ba, que es una fu­sión de rit­mos fuertes y di­ver­ti­dos con pa­sos po­ten­tes y de al­ta in­ten­si­dad pa­ra el acon­di­cio­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar y de fuer­za. Su ob­je­ti­vo es lle­var el po­ten­cial fí­si­co a un ni­vel su­pe­rior. A va­rios fa­mo­sos les gus­ta practicarlo pa­ra ver­se y sen­tir­se bien, en­tre ellos se en­cuen­tran Sha­ki­ra, Mi­che­lle Oba­ma, Be­yon­ce, Jor­din Sparks y Jennifer Ló­pez. En las cla­ses de es­ta dis­ci­pli­na fit­ness se ve más mu­je­res, ¿por qué a pocos hom­bres les atrae es­ta ac­ti­vi­dad? ¿Qué les di­ces a ellos? Por lo ge­ne­ral a los hom­bres les gus­ta en­tre­nar con pe­sas y ha­cer­lo in­di­vi­dual­men­te; qui­zá ese sea el mo­ti­vo. Tam­bién es cues­tión de cul­tu­ra. En mu­chos paí­ses co­mo Bra­sil y Fran­cia hay gran pre­sen­cia de hom­bres en las cla­ses. Mi con­se­jo pa­ra ellos es que se den la opor­tu­ni­dad de to­mar una cla­se ya sea pa­ra me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des de bai­le o co­mo com­ple­men­to pa­ra su ru­ti­na de ejer­ci­cios. Y por qué no pa­ra ha­cer nue­vas ami­gas, ya que nues­tras cla­ses es­tán lle­nas de mu­je­res fe­li­ces y bai­la­do­ras (ríe). En reali­dad no. Un día mi so­cio y yo nos reuni­mos pa­ra de­ci­dir el nom­bre y en­tre ton­ga, con­ga, tin­ga y cun­ga, mi so­cio di­jo zum­ba y nos gus­tó co­mo so­na­ba. A mí me gus­ta la Z, del Zo­rro. Así de or­gá­ni­co sur­gió el nom­bre.

La mú­si­ca que acom­pa­ña es­te en­tre­na­mien­to con­ta­gia mu­cha ale­gría y ener­gía, ¿có­mo eli­gen los rit­mos apro­pia­dos? La mú­si­ca es el in­gre­dien­te mo­ti­va­cio­nal. La par­ti­tu­ra, crea­da con rit­mos es­pe­cí­fi­cos y cam­bios de tiem­po, las tran­si­cio­nes del en­tre­na­mien­to abar­can to­ni­fi­ca­ción, for­ta­le­ci­mien­to y ‘car­dio’, cen­trán­do­se así en ca­da gru­po mus­cu­lar del cuer­po.

El pro­gra­ma com­bi­na los éxi­tos in­ter­na­cio­na­les del mo­men­to crea­dos por pro­duc­to­res ga­na­do­res del Grammy con co­reo­gra­fía con-

ta­gio­sa a rit­mo de sal­sa, me­ren­gue, cum­bia, sam­ba, dan­za del vien­tre, bhan­gra, hip-hop y otros.

En los úl­ti­mos años he ex­pe­ri­men­ta­do con fu­sio­nes de di­fe­ren­tes rit­mos. En una so­la canción pue­des en­con­trar re­gue­tón y mú­si­ca de la In­dia o bien me­ren­gue y tan­go. Nos fun­cio­na muy bien ya que in­tro­du­ce nue­vos rit­mos a otras cul­tu­ras en el mun­do.

¿Qué futuro le ves a Zum­ba?

Ya es una mar­ca in­ter­na­cio­nal y no so­lo ha re­vo­lu­cio­na­do el mun­do del fit­ness sino tam­bién el ám­bi­to mu­si­cal. Des­de Zum­ba Fit­ness es­ta­mos siem­pre bus­can­do y des­cu­brien­do mú­si­ca pa­ra nues­tros pro­gra­mas y pa­ra dar­les a nues­tros ins­truc­to­res ma­te­rial pa­ra sus cla­ses, la cual dis­tri­bui­mos men­sual­men­te.

Por otro la­do, los ar­tis­tas se die­ron cuen­ta de que es una ex­ce­len­te pla­ta­for­ma mu­si­cal y les da la opor­tu­ni­dad de pro- mo­cio­nar su mú­si­ca en los 185 paí­ses don­de se lo prac­ti­ca.

Daddy Yan­kee, Pit­bull, Don Omar y otros ar­tis­tas crean mú­si­ca per­fec­ta pa­ra nues­tro pro­gra­ma así que de­ci­di­mos ha­cer un in­ter­cam­bio de mer­ca­deo, ellos men­cio­nan la mar­ca en sus can­cio­nes y no­so­tros se la pro­mo­ve­mos por el mun­do. Nues­tros ins­truc­to­res son sus me­jo­res DJ pa­ra di­fun­dir sus can­cio­nes en ca­da una de sus cla­ses. Así que hay Zum­ba pa­ra ra­to y se­gui­mos for­ta­le­cién­do­nos.

“ES­PE­RO TE­NER LA OPOR­TU­NI­DAD DE VI­SI­TAR­LOS Y HA­CER UN GRAN EVEN­TO DE ZUM­BA® EN BO­LI­VIA” “YO SI­GO SO­ÑAN­DO. MI ME­TA ES SE­GUIR INNOVANDO. HAY ZUM­BA PA­RA RA­TO”

Sue­ño rea­li­za­do

Muy se­gu­ro, Al­ber­to ‘Be­to’ Pérez se sien­te afor­tu­na­do de ha­ber lo­gra­do ha­cer reali­dad su sue­ño de pe­que­ño. “En mi men­te ima­gi­né mu­cho de lo que aho­ra me es­tá pa­san­do. Des­de jo­ven me vi via­jan­do por el mun­do y bai­lan­do ro­dea­do de gen­te fe­liz y eso lo lo­gré con Zum­ba.

Creo que lo men- ta­li­cé co­mo me­ta pa­ra cum­plir­lo y lo con­se­guí”, cuen­ta.

Lo que no pre­sin­tió fue el al­can­ce del éxi­to lo­gra­do con ese pro­gra­ma de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co. Des­ta­ca la ac­ti­tud de su­pera­ción per­so­nal que lo­gró ge­ne­rar en mu­chas per­so­nas.

¿Có­mo cam­bió tu vi­da tras el éxi­to de es­te pro­gra­ma? ¿Qué gus­tos pue­des dar­te aho­ra? Tra­to de no pen­sar mu­cho en eso y mi ma­dre siem­pre me re­cuer­da te­ner los pies en la tie­rra. Aho­ra vi­vo bien y ten­go lo que ne­ce­si­to y vi­vo agra­de­ci­do con la opor­tu­ni­da­des que se me han brin­da­do. ¿Có­mo te sien­tes con lo que lo­gras­te has­ta el mo­men­to? Me sien­to fe­liz y or­gu­llo­so de lo que he lo­gra­do con es­fuer­zo y de­di­ca­ción, y mu­cho más al ver a la gen­te que dis­fru­ta de Zum­ba® y de sus be­ne­fi­cios fí­si­cos, emo­cio­na­les y tam­bién eco­nó­mi­cos por­que al ser ins­truc­to­res, tie­nen una opor­tu­ni­dad de em­pleo. ¿Pue­de uno ga­nar­se la vi­da sien­do bai­la­rín o co­reó­gra­fo? To­do se pue­de. Cuan­do las cosas se ha­cen con en­tre­ga y pa­sión se dis­fru­tan, y por en­de le po­nes más

em­pe­ño has­ta que te per­fec­cio­nas. Eso sí, se de­be cul­ti­var la hu­mil­dad y sen­ci­llez. A mí me en­can­ta bai­lar y en­se­ñar a los de­más ¿Có­mo es tu día ru­ti­na­rio? Ge­ne­ral­men­te es­toy de via­je ha­cien­do en­tre­na­mien­to de ins­truc­to­res y pre­sen­tan­do Mas­ter Clas­ses y Fit­ness Con­certs. Eso re­quie­re de mu­chas ho­ras de en­sa­yos y tras­la­dos. Me gus­ta le­van­tar­me tem­prano. En las ma­ña­nas en­treno y por las tar­des en­sa­yo y me ocu­po de reunio­nes en la ofi­ci­na. ¿Qué ha­ces en los días li­bres? Mis días li­bres son pocos y pa­ra mí el plan per­fec­to es es­tar en la pla­ya to­man­do sol y des­co­nec­tar­me del mun­do. Me gus­ta leer un buen li­bro, es­tar en mi ca­sa o sa­lir a un buen res­tau­ran­te. Me di­vier­to en­se­ñan­do es­ta dis­ci­pli­na en un es­tu­dio que ten­go en Miami y pro­du­cien­do mú­si­ca pa­ra cla­ses. ¿Có­mo en­fren­tas la fa­ma? Tra­to de no pen­sar que soy 'fa­mo­so'. La des­ven­ta­ja es que to­dos los ojos es­tán pen­dien­tes de uno y eso in­te­rrum­pe la pri­va­ci­dad.

Pla­nes y pro­yec­tos

A su tie­rra na­tal 'Be­to' Pérez re­cuer­da con ca­ri­ño. Ex­tra­ña la co­mi­da de Ca­li. Ca­da vez que pue­de se es­ca­pa a vi­si­tar a su fa­mi­lia y ami­gos. Aho­ra vi­ve en Miami y sien­te que esa ciu­dad lo ha adop­ta­do y se iden­ti­fi­ca con ella.

Se sien­te sa­tis­fe­cho de ver có­mo es­tá cre­cien­do es­te en­tre­na­mien­to en Co­lom­bia. “Na­die es pro­fe­ta en su tie­rra y en Co­lom­bia ape­nas es­tá em­pe­zan­do el boom de es­ta ac­ti­vi­dad”, di­ce.

El año pa­sa­do fue ju­ra­do en el reality show co­lom­biano Bai­lan­do con las es­tre­llas y apro­ve­chó mos­trar más lo que ha­ce.

¿Qué ex­pe­rien­cias sa­tis­fac­to­rias y com­pli­ca­das has vi­vi­do?

A tra­vés de la zum­ba pu­de lle­var ale­gría a mu­chas per­so­nas en el mun­do de una ma­ne­ra sim­ple, mien­tras se di­vier­ten ha­cien­do ejer­ci­cios. Es­te tra­ba­jo me ha exi­gi­do adap­tar­me a cons­tan­tes via­jes y cam­bios de ho­ra­rio, a no dor­mir en mi ca­ma tan se­gui­do co­mo qui­sie­ra, a de­jar mi país. Pien­so que to­do eso va­lió la pe­na.

¿Vi­ves de es­to o tie­nes otras ac­ti­vi­da­des?

Zum­ba Fit­ness es mi cen­tro de aten­ción.

¿Es cier­to que Zum­ba Fit­ness tie­ne un va­lor mi­llo­na­rio? ¿Qué les ge­ne­ra más in­gre­sos?

No es­toy muy in­vo­lu­cra­do en los nú­me­ros, eso se lo de­jo a los ex­per­tos del te­ma que son mis so­cios. Nues­tra lí­nea de ro­pa Zum­ba Wear nos ha fun­cio­na­do muy bien, ya que a los ins­truc­to­res les enor­gu­lle­ce lle­var es­ta mar­ca en el pe­cho y ade­más nues­tras pren­das ex­pre­san ale­gría con sus co­lo­res vi­vos y es­ti­los di­fe­ren­tes.

¿Qué me­tas tie­nes?

Yo si­go so­ñan­do, pa­ra mí no hay na­da im­po­si­ble. Es­te año pre­sen­ta­mos un nue­vo pro­gra­ma lla­ma­do Strong By Zum­ba y lan­za­mos nues­tro Sha­ke de pro­teí­na.

Hay mu­cho más por de­lan­te, quie­ro ha­cer un Cir­que du so­leil de zum­ba, una pe­lí­cu­la y has­ta ten­go pro­pues­tas de una se­rie. Mi me­ta es se­guir innovando y con­quis­tar nue­vos mer­ca­dos.

Es­pe­ra vi­si­tar Bo­li­via

Se en­tu­sias­ma al en­te­rar­se que en Bo­li­via tie­ne va­rios se­gui­do­res y es­pe­ra vi­si­tar el país.

“No he te­ni­do el pla­cer de es­tar en Bo­li­via, pe­ro me ale­gra mu­chí­si­mo que es­te­mos cre­cien­do ahí tam­bién. Es­pe­ro te­ner la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar­los en un futuro cer­cano y ha­cer una gran even­to de zum­ba en Bo­li­via”, en­fa­ti­za.

A dis­tan­cia en­vía un men­sa­je al país: “Si ya co­no­cen Zum­ba, les doy gra­cias por el apo­yo al pro­gra­ma. Nun­ca de­jen de lu­char por sus sue­ños que con es­fuer­zo y de­di­ca­ción to­do se pue­de. A quie­nes aún no lo co­no­cen o no lo prac­ti­ca­ron, les pi­do que to­men una cla­se con un buen ins­truc­tor ye se di­vier­tan”

Rit­mos la­ti­nos y de to­do el mun­do acom­pa­ñan las cla­ses de ‘Be­to’ Pérez En­tu­sias­mo y ener­gía ‘a full’

Cui­da su es­ta­do fí­si­co pa­ra ver­se y sen­tir­se bien “Siem­pre me gus­tó ha­cer ejer­ci­cios. En­treno y le­van­to pe­sas. En­se­ñar Zum­ba es mi ru­ti­na de car­dio. Cui­do mi ali­men­ta­ción, na­da de azú­ca­res ni co­mi­da pro­ce­sa­da”, di­ce.

Fue co­reó­gra­fo de su álbum Pies des­cal­zos y fue en­car­ga­do de or­ga­ni­zar la co­reo­gra­fía de sus bai­la­ri­nes en el show del cie­rre del Mun­dial Bra­sil 2014. Mi­che­lle Oba­ma se ani­mó en 2014 a se­guir los pa­sos de Zum­ba en el aniver­sa­rio del pro­gra­ma Let’s mo­ve, que fo­men­ta el de­por­te en los más pe­que­ños 2 3 2. De cer­ca, pa­so a pa­so, con Sha­ki­ra 3. Una pri­me­ra da­ma con mu­cho rit­mo

Zum­ba® es una mar­ca in­ter­na­cio­nal y ha re­vo­lu­cio­na­do el mun­do del fit­ness y del ám­bi­to mu­si­cal. Va­rios ar­tis­tas se han su­ma­do a ese rit­mo. Don Omar con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de ‘Be­to’ Pérez pa­ra rea­li­zar la co­reo­gra­fía de su te­ma Zum­ba. PLA­TA­FOR­MA PA­RA LA MÚ­SI­CA LA­TI­NA Éxi­tos del mo­men­to que se su­man al rit­mo

1 1. Eva­luan­do ta­len­tos en su país na­tal El bai­la­rín y co­reó­gra­fo de Ca­li fue par­te del ju­ra­do de Bai­lan­do con las Es­tre­llas; un reality show co­lom­biano di­fun­di­do en 2016 por RCN Te­le­vi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.