‘BE­TO’ PÉREZ

El crea­dor de la zum­ba, el pro­gra­ma de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co que se ha po­pu­la­ri­za­do rá­pi­da­men­te por to­do el mun­do, con­ver­só en exclusiva con Ex­tra. Es­te co­lom­biano, que ha­ce bai­lar y que­mar ca­lo­rías a mi­les de per­so­nas, nos cuen­ta sus se­cre­tos.

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO -

La mú­si­ca em­pie­za a so­nar, ¡ es ho­ra de bai­lar! La fies­ta se lla­ma Zum­ba y no es pre­ci­sa­men­te un re­to pa­ra ser el me­jor bai­la­rín de la pis­ta sino más bien “una for­ma di­ver­ti­da de ha­cer ejer­ci­cios”.

Bas­ta se­guir cier­tos mo­vi­mien­tos del cuer­po y de­jar­se lle­var por la ale­gría y ener­gía que se con­ta­gia en el am­bien­te. ¿ Qué que­da por ha­cer?: Dis­fru­tar de que­mar esas ca­lo­rías in­ne­ce­sa­rias. ¿Gran efec­ti­vi­dad? Sí. ¿Má­xi­ma di­ver­sión? Tam­bién.

Así, Al­ber­to 'Be­to' Pérez va lo­gran­do que ca­da vez más gen­te si­ga sus pa­sos. Es­te co­lom­biano, na­ci­do en Ca­li el 15 de mar­zo de 1970, es el crea­dor del pro­gra­ma de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co que se po­pu­la­ri­zó rá­pi­da­men­te por to­do el mun­do des­de que lo lan­zó en 2001, y va por más.

Ex­tra pu­do con­tac­tar­se con él des­de Miami, don­de re­si­de ac­tual­men­te, pa­ra co­no­cer más de esa dis­ci­pli­na fit­ness que en Bo­li­via tie­ne ya va­rios se­gui­do­res.

Pérez con­si­de­ra que la gen­te siem­pre re­la­cio­na el ejer­ci­cio con sa­cri­fi­cios, con die­tas y con pla­nes obli­ga­dos que al fi­nal siem­pre va pos­ter­gan­do pe­ro se dio cuen­ta de que si lo vin­cu­la­ba con al­go que mu­chos dis­fru­tan, co­mo es la rum­ba, po­dría re­sul­tar más atrac­ti­vo. “Pa­ra mí Zum­ba es una fies­ta, es la ma­ne­ra más di­ver­ti­da de ha­cer ejer­ci­cio sin que te des cuen­ta”, in­di­ca.

Una pa­sión des­de ni­ño

‘Be­to’ Pérez re­cuer­da que cuan­do era ni­ño, su ma­dre lo lle­vó a ver la pe­lí­cu­la Bri­llan­ti­na (Grea­se), pro­ta­go­ni­za­da por John Tra­vol­ta. Que­dó emo­cio­na­do con los mo­vi­mien­tos de ese ac­tor y bai­la­rín es­ta­dou­ni­den­se, que tra­tó de imi­tar­los. De ese mo­do em­pe­zó su pa­sión por el bai­le.

Ade­más de la dan­za, re­co­no­ce que siem­pre dis­fru­tó de ha­cer ejer­ci­cios y de lle­var una vi­da sa­lu­da­ble. Por eso em­pe­zó dan­do cla­ses de ae­ró­bi­cos.

Co­mo las opor­tu­ni­da­des lle­gan de im­pre­vis­to, re­cuer­da que un día ol­vi­dó lle­var la mú­si­ca pa­ra sus cla­ses de ae­ró­bi­cos y lo úni­co que te­nía a mano era un ca­se­te con pie­zas gra­ba­das de la ra­dio (sal­sa, me­ren­gue, cum­bia y otros rit­mos de mo­da). Tu­vo que im­pro­vi­sar ejer­ci­cios con ese acom­pa­ña­mien­to mu­si­cal por una ho­ra. El tiem­po que­dó cor­to, sus alum­nos es­ta­ban con­ten­tos y le pi­die­ron re­pe­tir­lo. Así Zum­ba fue to­man­do for­ma. En­tre sa­cri­fi­cios y ale­grías Hi­jo de ma­dre sol­te­ra, con apo­yo ma­ter­nal y su es­fuer­zo pro­pio fue for­ján­do­se un camino prós­pe­ro. Se­gún cuen­ta, lue­go de ga­nar un con­cur­so de bai­le co­men­zó a ser re­que­ri­do pa­ra shows ar­tís­ti­cos. En Bo­go­tá lo­gró con­tac­tos con ar­tis­tas im­por­tan­tes. En­tre ellos Sha­ki­ra, de quien lle­gó a ser su co­reó­gra­fo. As­pi­ra­ba lle­gar más le­jos y op­tó por ir­se a EEUU. Ad­mi­te que tu­vo que ha­cer sa­cri­fi­cios co­mo dor­mir en la ca­lle y re­unir dinero po­co a po­co has­ta que se le abrie­ron las puer­tas del éxi­to.

Emi­gró a EEUU y con unos so­cios creó Zum­ba Fit­ness lo­gran­do lle­var es­ta dis­ci­pli­na a 185 paí­ses. Di­cha mul­ti­na­cio­nal di­fun­de la mar­ca Zum­ba®, ca­pa­ci­ta, cer­ti­fi­ca ins­truc­to­res y dis­tri­bu­ye sus pro­pios ma­te­ria­les. UNA IDEA QUE CAU­SÓ FU­ROR IN­TER­NA­CIO­NAL Se for­mó to­da una in­dus­tria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.