DES­VE­LAN­DO LOS SE­CRE­TOS DE EDIM­BUR­GO

¿DE­JAR­LOS O NO VER PE­LÍ­CU­LAS DE MIE­DO? NO ES LO MIS­MO EX­PO­NER­SE AL TE­RROR EN LA IN­FAN­CIA, QUE EN UNA ETA­PA DE MA­YOR MA­DU­REZ. CA­DA QUIEN TIE­NE DI­FE­REN­TE UM­BRAL DE TO­LE­RAN­CIA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Os­cu­ri­dad, san­gre, ri­sas ma­ca­bras... to­do eso pa­re­ce atraer a al­gu­nos chi­cos. Ac­túan nor­mal, pe­ro les apa­sio­nan las cin­tas de te­rror y da la im­pre­sión de que es­tán blin­da­dos con­tra el mie­do. Co­mo pa­dres de fa­mi­lia ¿de­be­mos preo­cu­par­nos? ¿Es po­si­ti­vo pa­ra su desa­rro­llo si­co­ló­gi­co que es­tén ex­pues­tos a es­ta cla­se de es­tí­mu­los?

Ni­ños no, adul­tos sí

Pa­ra em­pe­zar, la neu­ro­si­có­lo­ga Ni­nos­ka Ocam­po sub­ra­ya que la in­fan­cia abar­ca des­de los 0 a los 18 años de edad, por­que pa­ra ha­blar de la ex­po­si­ción al te­rror en la in­fan­cia, hay que pen­sar en los ran­gos de edad. “Has­ta los sie­te años el ni­ño jue­ga mu­cho con la ima­gi­na­ción y la fan­ta­sía y las es­ce­nas que se mues­tran en una pe­lí­cu­la de te­rror pue­den pa­re­cer­le reales, mien­tras que un jo­ven o adul­to sí sa­be dis­tin­guir qué co­sas son reales y cuá­les no. Yo plan­tea­ría que es me­nos be­ne­fi­cio­sa y pro­duc­ti­va la ex­po­si­ción de los ni­ños a con­te­ni­dos de mie­do, pe­se a que sue­le ser un jue­go bas­tan­te co­mún es­con­der­se y con­tar­se his­to­rias de te­rror”.

Ocam­po la­men­ta que los ni­ños de hoy es­tán ju­gan­do con el te­rror co­mo si fue­ra un jue­go más. “Los jue­gos de vi­deo, las ti­ras có­mi­cas, in­cor­po­ran ac­cio­nes vio­len­tas co­mo qui­tar la ca­be­za, atra­ve­sar con una es­pa­da y es­tos son con­te­ni­dos que no­so­tros veía­mos en pe­lí­cu­las co­mo

Vier­nes 13, que eran cin­tas de te­rror pa­ra adul­tos. Aho­ra los ni­ños de­ca­pi­tan per­so­nas. Es­to ya es te­rror, pues son ac­cio­nes, imá­ge­nes y pen­sa­mien­tos que ge­ne­ran mie­do ex­tre­mo en una per­so­na y no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que ser zom­bis o fan­tas­mas. Des­de to­do pun­to de vis­ta, no creo que el te­rror con­tri­bu­ya al desa­rro­llo de un ni­ño. Di­fe­ren­te es en el ca­so de un adul­to, en el que el te­rror es una elec­ción, es un gé­ne­ro que se pue­de fre­cuen­tar años des­pués”.

De­jar­los o no ver

Pa­ra la si­có­lo­ga clí­ni­ca Fa­bio­la Gua­cha­lla, es­pe­cia­li­za­da en te­ra­pia fa­mi­liar, to­do de­pen­de de la

fre­cuen­cia y la ade­cua­da su­per­vi­sión de los pa­dres pa­ra de­jar ver a los ni­ños pe­lí­cu­las de te­rror, cui­dan­do siem­pre el con­te­ni­do y la in­for­ma­ción a la que van a es­tar ex­pues­tos, así co­mo las creen­cias y va­lo­res que ellos ten­gan o que la pe­lí­cu­la va­ya a trans­mi­tir. “Las pe­lí­cu­las en ge­ne­ral son co­mo to­do ele­men­to de es­tí­mu­lo que pro­vo­can en los ni­ños una va­rie­dad de efec­tos. El as­pec­to ne­ga­ti­vo es que es­tos pue­den du­rar días y has­ta me­ses, en­ton­ces las sen­sa­cio­nes des­agra­da­bles tam­bién. Las pe­lí­cu­las de te­rror se­gu­ro tie­nen un efec­to in­me­dia­to y no gra­to en los ni­ños co­mo mie­do, an­sie­dad, in­som­nio, fo­bias, etc. vol­vién­do­se cró­ni­cas si no se su­per­vi­sa”.

Ma­le­na Ji­mé­nez, si­có­lo­ga edu­ca­cio­nal, agre­ga que “las pe­lí­cu­las hoy en día uti­li­zan tec­no­lo­gía con ca­li­dad de so­ni­dos en­vol­ven­tes e imá­ge­nes 3D, es­tí­mu­los que ha­cen que el ce­re­bro real­men­te crea que es­tá fren­te a una reali­dad. Por es­te mo­ti­vo es que es con­ve­nien­te que los ni­ños no vean pe­lí­cu­las de te­rror por­que les pue­de cau­sar tras­tor­nos o trau­mas so­bre to­do los más pe­que­ños (0-6 años)”.

Ocam­po su­gie­re no prohi­bir­les ver y en lu­gar de eso ha­cer­les en­ten­der: “La prohi­bi­ción nunca sir­ve, cuan­do se prohí­be al­go se ge­ne­ra ma­yor in­te­rés. Sin dis­cu­tir, se les ex­pli­ca que no pue­den ver al­go por el momento, más ade­lan­te, cuan­do sean más gran­des de­be­rán de­fi­nir si les in­tere­sa. Sin ame­na­zas, na­da de de­cir­les ‘es­ta no­che no ven­gas llo­ran­do a mi cuar­to’, hay que ex­pli­car­les que hay co­sas en la vi­da que tie­nen una edad. ¿Tú vas al tra­ba­jo? No, por­que no tie­nes edad, lo mis­mo pa­sa con las pe­lí­cu­las. Aho­ra no las pue­des ver, más ade­lan­te, si te gus­ta, sí”.

¿Preo­cu­par­nos?

Hay que preo­cu­par­se siem­pre, aler­ta Ocam­po y ra­zo­na de la si- guien­te ma­ne­ra: “Cuan­do un ni­ño cree que pue­de es­tar en el país de las ma­ra­vi­llas, que pue­de ha­cer­se pe­que­ñi­to del ta­ma­ño del pul­gar, cuan­do cree que pue­de ser el prin­ci­pi­to va­lien­te, por ejem­plo, es por­que ha si­do ex­pues­to a es­tas es­ce­nas o na­rra­ti­vas. Por eso es que los cuen­tos son im­por­tan­tes por­que nos ayu­dan a ge­ne­rar una se­mi­lli­ta pa­ra que pro­li­fe­re su pro­pia ima­gi­na­ción. Ima­gí­ne­se cuan­do la se­mi­lli­ta no tie­ne que ver con un mun­do de fan­ta­sía bo­ni­to sino con san­gre, mu­ti­la­cio­nes, apa­re­ci­dos, tor­tu­ras, mal, os­cu­ri­dad… ¿Qué tan acon­se­ja­ble es? In­sis­to, el gus­to por las his­to­rias de te­rror es al­go que de­be­ría­mos desa­rro­llar a me­di­da que va­mos avan­zan­do en el tiem­po.

Agre­ga que no pre­ten­de ase­gu­rar que la gen­te a la que le gus­ta el te­rror tie­ne un pro­ble- ma, pe­ro no pien­sa que es bue­na idea in­tro­du­cir el te­rror co­mo una va­ria­ble en el desa­rro­llo de un ni­ño. “Al ex­po­ner­lo al te­rror pue­de ir asu­mien­do es­tos com­por­ta­mien­tos co­mo bas­tan­te nor­ma­les, cuan­do en reali­dad son una cin­ta de fic­ción”.

El um­bral del mie­do

Ca­da uno de no­so­tros te­ne­mos un um­bral de to­le­ran­cia an­te to­do, así hay um­bral de to­le­ran­cia al do­lor, al mie­do, a la frus­tra­ción, etc., ex­pli­ca Ocam­po. “El um­bral es la can­ti­dad mí­ni­ma que per­mi­te la ac­ti­va­ción de al­go. Por ejem­plo, pa­ra que vi­si­te al mé­di­co ten­go que sen­tir que es­toy por des­ma­yar­me, mien­tras que otro ape­nas sien­te al­go le­ve ya co­rre al doc­tor. En ca­da per­so­na el um­bral de to­le­ran­cia va a ser di­fe­ren­te. El um­bral del mie­do (to­le­ran­cia a sen­tir es­te) de­pen­de de la na­tu­ra­le­za (que tie­ne que ver in­clu­so con la he­ren­cia ge­né­ti­ca), pe­ro tam­bién de la crian­za (tie­ne que ver con las ex­pe­rien­cias que ha vi­vi­do).

Có­mo juz­gar qué pue­den ver

Gua­cha­lla ma­ni­fies­ta que lo ideal es que los pa­dres ha­gan una in­ves­ti­ga­ción del te­ma de la pe­lí­cu­la y el pro­to­co­lo de cen­su­ra de la mis­ma. “Es con­ve­nien­te que ca­da pa­dre vea có­mo el hi­jo reac­cio­na an­te el gé­ne­ro de la pe­lí­cu­la pa­ra per­mi­tir­les o li­mi­tar­les el ver­las”.

Ji­mé­nez ha­ce re­cuer­do que to­das las pe­lí­cu­las tie­nen una cla­si­fi­ca­ción de acuer­do al pú­bli­co

No es cues­tión del momento Aque­llo que se ve y per­tur­ba pue­de per­se­guir a los ni­ños días e in­clu­so me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.