¿A QUÉ EDAD VER PE­LÍ­CU­LAS DE TE­RROR?

LLE­VA A UNA TRA­VE­SÍA POR EL TIEM­PO. UN TOUR EN­TRE NA­TU­RA­LE­ZA Y CAS­TI­LLOS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Por­ta­da -

Co­mo la idea de un via­je es apro­ve­char el tiem­po al má­xi­mo y co­no­cer lo más que se pue­da de un lu­gar y sus al­re­de­do­res, es así que se ini­cia es­ta nue­va aven­tu­ra.

Una vez en Reino Uni­do re­sul­ta irre­sis­ti­ble dar­se una es­ca­pa­da a Edim­bur­go, la ca­pi­tal de Es­co­cia, que lle­va a sus vi­si­tan­tes a un pa­seo por el tiem­po a lo lar­go de sus ca­lles don­de se fu­sio­nan su ri­que­za his­tó­ri­ca me­die­val con el pa­so de la mo­der­ni­dad.

Una aven­tu­ra so­bre rie­les

Des­de Lon­dres es po­si­ble ir en tren has­ta esa ciu­dad con­si­de­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co, en un en­tre­te­ni­do pe­ri­plo que de­mo­ra unas cua­tro ho­ras. Hay tours que per­mi­ten ir y re­tor­nar el mis­mo día, pe­ro si se tie­ne un po­co más de tiem­po, uno pue­de dar­se el gus­to de una vi­si­ta de tres días y dos no­ches.

Si­guien­do esa úl­ti­ma op­ción re­co­men­da­da, el re­co­rri­do em­pie­za un vier­nes de oc­tu­bre a las 6:00 en la es­ta­ción fe­rro­via­ria de Eus­ton (al nor­te del área cen­tral de Lon­dres). De allí par­te un con­for­ta­ble tren des­de cu­yos ven­ta­na­les se pue­de dis­fru­tar, más ade­lan­te, de una vis­ta de ver­des co­li­nas y áreas agrí­co­las y ga­na­de­ras.

Una vez en Edim­bur­go, se si­gue en bus pa­ra un bre­ve city tour. Así van aso­man­do mo­nu­men­tos de la par­te an­ti­gua y mo­der­na de es­ta ur­be, en­tre ellas el ma­jes­tuo­so Pa­la­cio de Holy­rood, re­si­den­cia ofi­cial de la Rei­na en la ca­pi­tal es­co­ce­sa o el his­tó­ri­co Cas­ti­llo de Edim­bur­go, que se al­za im­po­nen­te en la co­li­na de Castle Hill.

Si bien de en­tra­da uno se sien­te im­pac­ta­do por esas gi­gan­tes y ve­tus­tas edi­fi­ca­cio­nes así co­mo por la mu­che­dum­bre, lue­go se ha­ce fá­cil orien­tar­se y re­co­rrer la ciu­dad a pie. Hay dos gran­des vías a se­guir: Ro­yal Mi­le, eje cen­tral de la ur­be me­die­val (Old Town) y Prin­ces Street, la prin­ci­pal vía de la ciu­dad nue­va (New Town).

El día aún no ha ter­mi­na­do y la no­che pue­de ser apro­ve­cha­da pa­ra co­no­cer la ofer­ta cul­tu­ral, gas­tro­nó­mi­ca y de en­tre­te­ni­mien­to en ge­ne­ral. El cli­ma frío y con llo­viz­na no apa­ga los áni­mos. Al­gu­nos pre­fie­ren dis­fru­tar vi­si- tan­do sus mu­seos, tea­tros y cas­ti­llos, otros op­tan por ir a sa­bo­rear sus pla­tos tí­pi­cos, co­mo los po­pu­la­res Hag­gis o bien por des­cu­brir el tra­di­cio­nal whisky es­co­cés. Los más osa­dos se ani­man a su­mar­se a los ‘ tours de fan­tas­mas’ que abun­dan en el lu­gar y que se ba­san en le­yen­das e his­to­rias mis­te­rio­sas y de te­rror del pue­blo.

¿Y el mons­truo del La­go Ness?

La ex­cur­sión del sá­ba­do avan­za cues­ta arri­ba ha­cia Tie­rras Al­tas (High­lands) y al mis­te­rio­so La­go Ness, un si­tio muy con­cu­rri­do de­bi­do a la le­yen­da del su­pues­to mons­truo que se di­ce ha­bi­ta en sus aguas. En es­ta oca­sión na­da ex­tra­ño apa­re­ce por lo que los via­je­ros so­lo pue­den re­co­rrer las rui­nas del cas­ti­llo Ur­quhart que es­tá en sus ori­llas y lle­var­se fo­tos del es­plén­di­do pa­no­ra­ma.

To­do es­te via­je es un de­lei­te pa­ra la vis­ta; así es im­po­si­ble dor­mir en el bus. Y es que el agi­ta­do am­bien­te de la ciu­dad da pa­so a un re­la­jan­te pai­sa­je ador­na­do por mon­ta­ñas, la­gos y te­rre­nos 'ves­ti­dos' de una co­lo­ri­da ve­ge­ta­ción pro­pia de la tem­po­ra­da oto­ñal.

El do­min­go, úl­ti­mo día del tour es jor­na­da li­bre, mo­men­to ideal pa­ra ha­cer el tour del whisky o com­prar al­gún ‘sou­ve­nir’. Los via­je­ros re­tor­nan a Lon­dres con una gran son­ri­sa, col­ma­dos de gra­tas emo­cio­nes, mu­chas ex­pe­rien­cias y nue­vas amis­ta­des

Un mí­ti­co pa­seo. Atraí­dos por la le­yen­da de una su­pues­ta cria­tu­ra que ha­bi­ta en las pro­fun­di­da­des del La­go Ness, mu­chos tu­ris­tas lle­gan al lu­gar. En su ori­lla se ven las rui­nas del cas­ti­llo de Ur­quhart, una for­ta­le­za va­rias ve­ces dispu­tada en la his­to­ria de Es­co­cia. Es­ta ima­gen im­pac­ta a pri­me­ra vis­ta y es una de las más fo­to­gra­fia­das.

Tie­rras Al­tas de Es­co­cia. En ple­na tem­po­ra­da de Oto­ño es po­si­ble dis­fru­tar de pai­sa­jes co­mo es­te don­de la na­tu­ra­le­za se vis­te de un her­mo­so con­tras­te de co­lo­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.