BER­NAR­DO PE­ÑA

BER­NAR­DO PE­ÑA PAZ EL RE­CO­NO­CI­DO AC­TOR BO­LI­VIANO CON­QUIS­TA HOLLY­WOOD Y SE ALIS­TA PA­RA RO­DAR LA EN­TRE­GA EN BO­LI­VIA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

El ac­tor cochabambino ac­tuó el año pa­sa­do jun­to a Ni­co­las Ca­ge, par­ti­ci­pó en spots pu­bli­ci­ta­rios e im­por­tan­tes se­ries de TV es­ta­dou­ni­den­se. Las puer­tas de Holly­wood se han abier­to pa­ra él lue­go de mu­chos sa­cri­fi­cios. Re­pa­sa­mos con él su tra­yec­to­ría.

Cuan­do sus pa­dres, Ber­nar­do Pe­ña y Mer­ce­des Paz, se di­vor­cia­ron, la vi­da de Ber­nar­do Pe­ña, dio un vuel­co com­ple­to. Con tan so­lo ocho años, de­jó Co­cha­bam­ba, su ciu­dad na­tal y se fue a vi­vir a Es­ta­dos Uni­dos, con su ma­dre y su abue­la ma­ter­na, Beatriz Ber­de­cio, le­jos de su pa­pá, de sus pri­mos y de sus ami­gos de in­fan­cia.

Ja­más se le pa­só por la men­te que se con­ver­ti­ría en uno de los ac­to­res bo­li­via­nos más so­bre­sa­lien­tes y que su ca­pa­ci­dad y ver­sa­ti­li­dad le abri­rían las puer­tas de Holly­wood, lle­gan­do a in­te­grar el elen­co de im­por­tan­tes se­ries y pro­duc­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses co­mo La ley y el or­den, Num­bers y Soth­land y a ac­tuar en pe­lí­cu­las con re­co­no­ci­dos ac­to­res co­mo Ni­co­las Ca­ge, uno de los ar­tis­tas que in­te­gra­ba su lis­ta de fa­vo­ri­tos con los que que­ría lle­gar a tra­ba­jar.

De ni­ño pen­só que se­ría pin­tor, ilus­tra­dor o es­cul­tor, por­que siem­pre de­ja­ba vo­lar su ima­gi­na­ción y su crea­ti­vi­dad pa­ra pintar y di­bu­jar. In­clu­so, cuen­ta que en el co­le­gio tu­vo al­gu­nos pro­ble­mas por­que en vez de dar exá­me­nes se po­nía a ha­cer ilus­tra­cio­nes. “No era muy buen alumno, siem­pre es­ta­ba so­ñan­do. Le hi­ce pa­sar al­gu­nos mo­men­tos com­pli­ca­dos a mi ma­má”, re­cuer­da.

A pe­sar de ha­ber pa­sa­do la ma­yor par­te de su vi­da en el país del Nor­te, no pierde su acen­to cochabambino. Sin em­bar­go, cuan­do ha­bla in­glés, lo ha­ce a la per­fec­ción y pa­re­ce un es­ta­dou­ni­den­se más, aun­que por su as­pec­to y su look ver­sá­til tam­bién pue­de ase­me­jar­se a un ára­be, a un la­tino o a cual­quier otro per­so­na­je que el apa­sio­nan­te mun­do de la ac­tua­ción le exi­ja.

“He he­cho per­so­na­jes de to­do ti­po. Nunca me sen­tí li­mi­ta­do y creo que por eso Holly­wood me ha em­plea­do co­mo tal. Soy un ac- tor con un look muy ver­sá­til, por lo que pue­do en­car­nar a un ame­ri­cano, bo­li­viano o a un ára­be”, se­ña­la Ber­nie, co­mo lo lla­man sus fa­mi­lia­res y ami­gos. Cuen­ta tam­bién que el año pa­sa­do con­clu­yó la pe­lí­cu­la Vio­la­ción: Una

his­to­ria de amor, que se es­tre­na­rá en bre­ve y don­de ac­túa con Ni­co­las Ca­ge y que en mar­zo co­men­za­rá las gra­ba­cio­nes de La en­tre

ga, una mi­ni­se­rie na­cio­nal que abor­da la pro­ble­má­ti­ca de la tra­ta y trá­fi­co de per­so­nas y que a fin de mes se anun­cia­rá en una con­fe­ren­cia de pren­sa.

Coor­di­nar el día y la ho­ra pa­ra ha­cer la en­tre­vis­ta no fue fá­cil por­que, des­de la pri­me­ra se­ma­na de enero Ber­nar­do ha es­ta­do ocu­pa­do par­ti­ci­pan­do en di­fe­ren­tes au­di­cio­nes pa­ra pro­yec­tos muy im­por­tan­tes en los que con­fía en que se­rá se­lec­cio­na­do.

Sen­ci­llo y re­ser­va­do

Es una per­so­na muy sen­ci­lla, sin ai­res de gran­de­za y mu­cho me­nos de creer­se co­mo una ce­le­bri­dad, di­cen sus alle­ga­dos. “Sim­ple­men­te soy un ser hu­mano, muy so­li­ta­rio, que tra­ba­ja por su ca­rre­ra de ac­tor. Por eso no me in­tere­sa que se co­noz­ca mu­cho de mi vi­da pri­va­da”, ex­pli­ca Ber­nar­do.

So­lo con­fir­ma que ha­ce dos años se di­vor­ció de la ma­dre de sus tres hi­jos: Lu­cas (9), Die­go (7) y Lily (5), que son su ra­zón de vi­vir, de lu­char y de que­rer ser me­jor ca­da día. Pe­se a su dis­cre­ción ad­mi­te que tie­ne una nue­va pa­re­ja, la tam­bién ac­triz Pa­tri­cia Gar­cía, la que co­no­ció en el ro­da­je del pri­mer ca­pí­tu­lo de La en­tre­ga.

Ad­mi­te que no tie­ne una ru­ti­na de­fi­ni­da. Ni si­quie­ra co­me en ho­ras de­ter­mi­na­das, lo ha­ce cuan­do tie­ne ham­bre. Al le­van­tar­se se pre­pa­ra un ca­fé, tien­de su ca­ma y co­mien­za su día, que sue­le ser di­fe­ren­te uno del otro. Pue­de em­pe­zar yen­do a au­di­cio­nes, a sus gra­ba­cio­nes o sim­ple­men­te le­yen­do los li­bre­tos que tie­ne que apren­der o mi­ran­do al­gu­nas pe­lí­cu­las que el sin­di­ca­to de ac­to­res le ha da­do co­mo ta­rea pa­ra so­me­ter­las a vo­ta­ción.

El ac­tor, na­ci­do en Co­cha­bam­ba el 3 de oc­tu­bre de 1974, ac­tual­men­te vi­ve en Los Án­ge­les en un ba­rrio que se lla­ma Co­rea Town, don­de com­par­te su es­pa­cio con un ‘room­ma­tes’.

Ber­nar­do cuen­ta que su ha­bi­ta­ción es sim­ple. Tie­ne dos ca­mas, un si­llón, dos clo­sets, una me­sa,

DES­DE MUY PE­QUE­ÑO SE IN­CLI­NÓ POR LAS AR­TES, PEN­SA­BA EN SER PIN­TOR, ILUS­TRA­DOR O ES­CUL­TOR A PE­SAR DE HA­BER VI­VI­DO MÁS TIEM­PO EN EEUU NO HA PER­DI­DO SU ACEN­TO COCHABAMBINO

una si­lla, un te­le­vi­sor, al­gu­nos cua­dros y el ma­yor de sus te­so­ros son las mu­chas fo­to­gra­fías de sus se­res que­ri­dos, y en es­pe­cial de sus hi­jos, las que tie­ne re­par­ti­das­por to­dos la­dos. Ade­más co­lec­cio­na ve­las de di­fe­ren­tes ti­pos, ta­ma­ños olo­res y co­lo­res. No re­cuer­da des­de cuán­do, pe­ro ha­ce tiem­po ya que las com­pra por­que le gus­tan mu­cho.

Una guitarra y un ca­jón pe­ruano ( un ins­tru­men­to de per­cu­sión) son sus com­pa­ñe­ros de pe­nas y ale­grías. Cuan­do no tie­ne na­da que ha­cer le fas­ci­na to­car es­tos ins­tru­men­tos, com­po­ner can­cio­nes y can­tar. Es su pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to, ade­más de co­ci­nar, que es su otra gran pa­sión.

Hi­zo mu­chos cua­dros y es­cul­tu­ras, pe­ro de ellos so­lo que­dan unos po­cos, los de­más es­tán en el re­cuer­do. Con las idas y ve­ni­das no sa­be don­de se que­da­ron. Sin em­bar­go, con sus hi­jos siem­pre tra­ta de desa­rro­llar su ha­bi­li­dad pa­ra la pin­tu­ra y el di­bu­jo y los im­pul­sa a crear. Pa­ra ello les ha rea­li­za­do va­rios di­se­ños de su­per­hé­roes. Ase­gu­ra que nunca vio que ser la­tino fue­ra una des­ven­ta­ja en Es­ta­dos Uni­dos, por lo que no se sin­tió di­fe­ren­te a los nor­te­ame­ri­ca­nos. Con­si­de­ra que ha­blar dos idio­mas y vi­vir dos cul­tu­ras al mis­mo tiem­po, le fa­ci­li­ta­ron las co­sas y le abrie­ron las puer­tas.

La dis­cri­mi­na­ción no fue par­te de su vi­da y es­to cree que fue gra­cias a su ma­dre y a su abue­la ma­ter­na que lo cria­ron en un am­bien­te to­tal­men­te bi­cul­tu­ral, bi­lin­güe y, so­bre to­do, muy ar­tís­ti­co, ya que su abue­la Li­ta, co­mo la lla­ma­ba Ber­nar­do, que ha­ce ca­si cua­tro años que fa­lle­ció, era una gran ar­tis­ta, es­cul­to­ra y pin­to­ra y te­nía unas ma­nos de oro pa­ra las ma­nua­li­da­des y la co­ci­na, ha­bi­li­dad que tam­bién fue he­re­da­da por el nie­to.

Si bien se fue a vi­vir a Es­ta­dos Uni­dos, el con­tac­to con su pa­dre nunca lo per­dió. ha­bla­ba muy se­gui­do con él por te­lé­fono y to­dos los años vol­vía a Co­cha­bam­ba y se que­da­ba du­ran­te dos o tres me­ses pa­ra com­par­tir con su fa­mi­lia pa­ter­na. Es­tu­dió ca­si to­da la pri­ma­ria en Sa­cra­men­to (Ca­li­for­nia), pe­ro a los 16 años le pi­dió a su ma­dre es­tu­diar el res­to de la se­cun­da­ria en Bo­li­via, por lo que sa­có su ba­chi­lle­ra­to en Co­cha­bam­ba, su ciu­dad na­tal y a la que vuel­ve ca­da que pue­de.

“Te­nía sie­te años cuan­do mis pa­pás se se­pa­ra­ron. Lo ex­tra­ña- ba mu­cho, es­pe­cial­men­te cuan­do ha­bían ac­ti­vi­da­des de fa­mi­lia, por­que él se que­dó en Bo­li­via. El di­vor­cio en ese tiem­po no era tan co­mún en­tre mis com­pa­ñe­ros de cur­so. Sin em­bar­go, no per­di­mos el con­tac­to y ha­blá­ba­mos por te­lé­fono siem­pre y ca­da año me iba de vacaciones o él tam­bién ve­nía. Tu­ve una ex­ce­len­te re­la­ción con él. Fui un ni­ño un tan­to so­li­ta­rio, pe­ro eso me ayu­dó a desa­rro­llar mi ima­gi­na­ción”, re­cuer­da Ber­nar­do.

La ac­tua­ción lo en­vol­vió

El ac­tor que le dio vi­da a Pa­blo Men­die­ta en la pe­lí­cu­la Ol­vi­da­dos, re­cién a sus 22 años de­ci­dió que se­ría ac­tor. Fue al­go que no lo te­nía pen­sa­do. Al con­cluir el ba­chi­lle­ra­to, a sus 18 años, re­tor­nó a Sa­cra­men­to y por ca­sua­li­dad una se­ño­ra se le acer­có y le di­jo que de­be­ría de­di­car­se al mo­de­la­je o a la ac­tua­ción. Co­mo era bas­tan­te tí­mi­do, se sin­tió incómodo, pe­ro su ma­dre lo con­ven­ció de to­mar cla­ses de ac­tua­ción con un ac­tor muy re­co­no­ci­do en Broad­way, Ed­ward Clau­dio, que en me­dio de va­rios alum­nos, re­co­no­ció el ta­len­do de Ber­nie y em­pe­zó a dar­le cla­ses in­di­vi­dua­les.

Lue­go de va­rios me­ses en­tró a Co­sum­nes Ri­ver Co­lle­ge a es­tu­diar Ar­tes Dra­má­ti­cas ba­jo la tu­te­la de Frank Con­don, muy re­co­no­ci­do en el mun­do del tea­tro en Es­ta­dos Uni­dos, quien lo con­vir­tió en su ac­tor prin­ci­pal. Su pri­me­ra obra fue Sue­ño de una no­che de ve­rano, una adap­ta­ción mu­si­cal de la obra de Sha­kes­pea­re y así co­men­zó su des­pe­gue, te­nien­do pa­pe­les es­te­la­res en va­rias obras y des­pués par­ti­ci­pan­do en spots has­ta lle­gar a ob­te­ner ro­les en se­ries de te­le­vi­sión, no­ve­las y pe--

lí­cu­las es­ta­dou­ni­den­ses y tam­bién na­cio­na­les.

“Pa­ra lle­gar le­jos hay que te­ner de­ter­mi­na­ción, pre­pa­ra­ción y for­ma­ción. Hay que ser per­se­ve­ran­te. Mu­cha gen­te se des­ani­ma por­que no le sa­le un tra­ba­jo des­pués de 10, 20 o 30 au­di­cio­nes. Cuan­do co­men­cé a tra­ba­jar en Holly­wood fui a 60 au­di­cio­nes an­tes de que me lla­men pa­ra mi pri­mer tra­ba­jo, que fue un spot de la cer­ve­za Mi­ller Li­te, eso me abrió las puer­tas pa­ra en­trar al Sin­di­ca­to de ac­to­res de Es­ta­dos Uni­dos”, re­mar­ca Ber­nar­do.

Ca­li­fi­ca es­te momento que vi­ve co­mo el me­jor de su ca­rre­ra. “El año pa­sa­do fue un gran año, hi­ce un spot pa­ra Ford. Tra­ba­jé en el pi­lo­to de La en­tre­ga e hi­ce la pe­lí­cu­la con Nicolás Ca­ge. Es­te año es­toy au­di­cio­nan­do pa­ra gran­des pro­yec­tos”, cuen­ta en­tu­sias­ma­do y se­gu­ro de que de esas prue­bas sal­drán nue­vos pa­pe­les pa­ra él.

Sue­ña en grande

Des­de que de­ci­dió ser ac­tor Holly­wood no le qui­tó el sue­ño por­que la ac­tua­ción es su pa­sión y siem­pre su­po que con es­fuer­zo, de­di­ca­ción y tra­ba­jo lo­gra­ría to­dos sus ob­je­ti­vos. “El error que co­me­ten mu­chos ac­to­res en ge­ne­ral, es que lle­gan a Holly­wood y se ponen una fe­cha lí­mi­te y si no se cum­ple, vuel­ven atrás. Creo que cuan­do uno ama ha­cer al­go, no im­por­ta si con ese tra­ba­jo te ha­ces ri­co o fa­mo­so. Igual lo ha­ces, por­que te gus­ta y te apa­sio­na ¿cier­to?”, re­sal­ta.

¿Y has ga­na­do mu­cho dinero? Le pre­gun­ta­mos. Ase­gu­ra que so­lo lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra po­der cum­plir con to­das sus res­pon­sa­bi­li­da­des. “De ri­co, na­da to­da­vía”, afir­ma en­tre ri­sas.

In­clu­so di­ce que pa­só mo­men­tos di­fí­ci­les, pe­ro nunca pen­só en desis­tir. Más bien, de for­ma pa­ra­le­la y sin de­jar la ac­tua­ción ni los ta­lle­res de for­ma­ción ac­to­ral, tra­ba­jó co­mo me­se­ro, co­ci­ne­ro, men­sa­je­ro y has­ta de ope­ra­dor de te­lé­fo­nos du­ran­te va­rios años. Lue­go pu­so un es­tu­dio au­dio­vi­sual pa­ra fil­mar vi­deos y spots. Hi­zo de to­do un po­co pa­ra no te­ner que aban­do­nar lo que es su ma­yor pa­sión.

Su sue­ño más grande es tra­ba­jar en una pe­lí­cu­la y una se­rie por año y de­di­car­se más al tea­tro, que es don­de co­men­zó el des­pe­gue de su ca­rre­ra. Ase­gu­ra que es su pri­mer amor, aun­que no pa­rez­ca, por­que ha ac­tua­do más en ci­ne y se­ries de te­le­vi­sión que en tea­tro, pe­ro le en­can­ta, es lo que le en­se­ñó a te­ner dis­ci­pli­na y a tra­ba­jar con mu­cho em­pe­ño. Más ade­lan­te pien­sa de­di­car­se a di­ri­gir, pro­du­cir y a es­cri­bir.

Agre­ga que le en­can­ta­ría lle­gar a tra­ba­jar con di­rec­to­res co­mo Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu, Mar­tin Scor­se­se, Da­vid Lynch, Gui­ller­mo del To­ro y otro me­nos co­no­ci­dos, co­mo Ken­neth Lo­ner­gan. Asi­mis­mo, es­pe­ra al­gu­na vez po­der com­par­tir ro­les con ac­to­res a los que ad­mi­ra, co­mo Ant­hony Hop­kins, Mor­gan Free­man, Be­ni­cio Del To­ro, Den­zel Was­hing­ton, Liam Nee­son, Mark Ruf­fa­lo, Ro­bert Dow­ney Jr., Ja­mes McA­voy y Woody Ha­rrel­son, en­tre otros.

“La ac­tua­ción me ha da­do to­do. Me dio la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar­me sin mie­do, por­que era muy tí­mi­do y de com­par­tir to­das mis ex­pe­rien­cias de una ma­ne­ra po­si­ti­va. Ade­más de dar­me tan­tas ale­grías, me ha en­se­ña­do a sa­cri­fi­car­me, a ser más fuer­te y me ha he­cho co­no­cer a gen­te que con­si­de­ro co­mo mis her­ma­nos y me­jo­res ami­gos. Me ha per­mi­ti­do co­no­cer más del mun­do y de Bo­li­via”, se­ña­la.

Si bien Ber­nar­do es más co­no­ci­do co­mo ac­tor, él es un ar­tis­ta con­su­ma­do, afir­ma su ma­dre, Mer­ce­des Paz Ber­de­cio. Es mú­si­co, es­cul­tor, pin­tor, poe­ta, es­cri­tor y to­do lo ha­ce con la sen­ci­llez más grande y sin ha­cer alar­de de sus múl­ti­ples ta­len­tos. Des­de ni­ño tam­bién prac­ti­ca ar­tes mar­cia­les y sue­ña con lle­gar a ro­dar una cin­ta co­mo las de Bru­ce Lee o Jac­kie Chan, pe­lí­cu­las de las que siem­pre fue afi­cio­na­do.

Las mu­je­res de Ber­nar­do

Dos mu­je­res han si­do pi­la­res fun­da­men­ta­les en la vi­da de Ber­nie, que es hi­jo úni­co y eso hi­zo que se sin­tie­ra so­lo, pe­ro que en la so­le­dad apren­die­ra a desa­rro­llar su ima­gi­na­ción, lo que des­pués le ayu­dó mu­cho en las ar­tes.

Cuan­do se fue­ron a vi­vir a Sa­cra­men­to, en el año 1982, con su ma­má, el cam­bio brus­co y las di­fi­cul­ta­des no se sin­tie­ron tan­to, por­que tu­vie­ron a su án­gel en el país del nor­te, co­mo ca­li­fi­ca Mer­ce­des a la abue­la Li­ta, que ha­bía en­viu­da­do ha­cía un par de años, quien no so­lo les abrió las puer­tas de su ca­sa, sino que prác­ti­ca­men­te se hi­zo car­go de la crian­za de Ber­nar­do.

“De no ha­ber si­do por ella, mu­cho de lo que lo­gra­mos en Es­ta­dos Uni­dos no hu­bie­se si­do po­si­ble. Yo re­gre­sé a la uni­ver­si­dad y, ade­más, tu­ve que tra­ba­jar pa­ra man­te­ner­nos, lo que no me per­mi­tía dar­le mu­cho tiem­po a mi hi­jo. Mi ma­mi to­mó mi lu­gar con Ber­nie du­ran­te la se­ma­na. De­cía que no era su nie­to, sino su hi­ji­to. Ella lo lle­va­ba y re­co­gía del co­le­gio, la que iba a sus par­ti­dos de de­por­tes y la que asis­tía a las ac­ti­vi­da­des del co­le­gio. Via­ja­ron a mu­chos lu­ga­res jun­tos”, re­cuer­da Mer­ce­des.

Los fi­nes de se­ma­na dis­fru­ta­ban los tres. Aun­que mu­chas ve­ces so­lo ella y Ber­nar­do ha­cían ac­ti­vi­da­des de ma­dre e hi­jo. Se iban a ci­ne, a vi­si­tar los mu­seos, a al­gu­nos par­ques o via­ja­ban a co­no­cer otras ciu­da­des de Ca­li­for­nia. Apro­ve­cha­ban el po­co tiem­po que te­nían pa­ra es­tar jun­tos.

“Mi abuelita y mi ma­má me die­ron to­do en la vi­da. To­do lo que soy, se los de­bo ellas. Mi amor al ar­te, a la co­ci­na y a la vi­da mis­ma es gra­cias a es­tas dos gran­des y va­lien­tes mu­je­res. En ca­sa de mi abue­la, que era mi se­gun­da ma­má, apren­dí a co­ci­nar, a bai­lar, a can­tar, a es­tar siem­pre fe­liz y a dis­fru­tar de to­do en la vi­da”, ma­ni­fies­ta Ber­nar­do, que re­cuer­da con cier­ta nos­tal­gia los via­jes que ha­cían con su ma­dre en su pe­que­ño Ca­pri ro­jo, en el que se iban es­cu­chan­do y ta­ra­rean­do las can­cio­nes de Ste­vie Won­der y Lio­nel Ri­chie.

La otra mu­jer que es muy im­por­tan­te en la vi­da del ac­tor es su hi­ja, Lily. Ella, se­gún afir­ma Ber­nie, es un fiel re­tra­to, una ‘mi­ni me’ de su ma­má.

“Mi hi­ja me en­se­ñó otro ti­po de amor. Es al­go que uno no pue­de ex­pli­car. Me po­ne fe­liz ver­la cre­cien­do con el mis­mo es­pí­ri­tu de lu­cha­do­ra que tie­ne mi ma­má y que tam­bién te­nía mi abue­la”, con­clu­ye el ac­tor

“MI SUE­ÑO MÁS GRANDE ES PO­DER TRA­BA­JAR

EN UNA PE­LÍ­CU­LA Y SE­RIE POR AÑO Y DE­DI­CAR­ME MÁS AL TEA­TRO... ES MI PRI­MER AMOR, ME EN­CAN­TA, ES LO QUE ME EN­SE­ÑÓ DIS­CI­PLI­NA”

EX­TRA

Una es­ce­na de Laen­tre­ga En abril del año pa­sa­do se reali­zó el ro­da­je del pri­mer ca­pí­tu­lo de Laen­tre­ga, la mi­ni­se­rie na­cio­nal de 10 ca­pí­tu­los, en la que Ber­nie ha­ce el pa­pel de pe­rio­dis­ta.

Con re­co­no­ci­dos ac­to­res Un tiem­po de des­can­so en el set de Ven­gean­ce:ALo­veS­tory(Vio­la­ción:Unahis­to­ria­dea­mor) mues­tra a Ber­nar­do con los ac­to­res Ni­co­las Ca­ge y Dway­ne Boyd, con los que ac­túa en la pe­lí­cu­la.

En pleno tra­ba­jo de fil­ma­ción Una ima­gen en el set pa­ra el ro­da­je del tea­ser de Pseu­do, una pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Rodrigo Pa­ti­ño, en 2013. El ac­tor des­ta­ca que ha he­cho per­so­na­jes de to­do ti­po, sin en­ca­si­llar­se en uno so­lo. Nunca se sin­tió li­mi­ta­do y cree que eso le ha va­li­do de mu­cho pa­ra lle­gar a la me­ca del ci­ne.

Han tra­ba­ja­do jun­tos en va­rios pro­yec­tos Con Car­la Or­tiz, ac­triz y pro­duc­to­ra de la pe­lí­cu­la na­cio­nal Ol­vi­da­dos, du­ran­te su pre­sen­ta­ción en Was­hing­ton DC, en no­viem­bre del 2015.

Dis­fru­ta al má­xi­mo en los sets de fil­ma­ción Des­pués de una jor­na­da de in­ten­so tra­ba­jo, un momento pa­ra in­mor­ta­li­zar en una grá­fi­ca con otros ac­to­res y pro­duc­to­res en el set de la pe­lí­cu­la De­vi­lIn­si­de.

Un tiem­po pa­ra el re­lax Ber­nar­do en ca­sa de Ste­ve Wil­cox, ac­tor ve­ne­zo­lano, jun­to con Mau­ri­cio Mar­tí­nez. Los tres ac­tua­ron jun­tos en la pe­lí­cu­la de te­rror Xi­bal­bá:Cur­seoft­heMa­yans.

Una per­so­na agra­de­ci­da con Dios An­tes de dor­mir di­ce que agra­de­ce a Dios por los do­nes que le ha da­do. Le da gra­cias has­ta por las ad­ver­si­da­des y ma­los mo­men­tos en su vi­da, por­que re­co­no­ce que lo han he­cho más fuer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.