EN FO­CO

Ro­sa Mon­te­ro. Con­fiar, pe­se a to­do

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Ca­da vez que tro­pie­zo con al­gún eco del ca­so Na­dia, la ni­ña en­fer­ma pre­sun­ta­men­te ex­plo­ta­da por su fa­mi­lia, se me cor­ta el alien­to de pu­ra in­dig­na­ción. Sé que en el mun­do hay he­chos mu­cho peo­res, más crue­les, más fe­ro­ces; pe­ro la mi­se­ria mo­ral, la ba­nal in­de­cen­cia de unos pa­dres que se su­po­ne que llevan sie­te años uti­li­zan­do el do­lor de su hi­ja pa­ra ro­bar, es al­go en ver­dad des­con­so­la­dor. Al pa­re­cer te­nían car­te­les en la ca­sa que de­cían: “No te vas a mo­rir”. Ima­gi­nad a al­guien ca­paz de criar a su ni­ña (des­de los cua­tro años has­ta los on­ce que tie­ne aho­ra) en el con­ven­ci­mien­to de que va a fa­lle­cer de ma­ne­ra in­mi­nen­te. Eso es sim­ple tor­tu­ra. Un martirio cu­ya cruel­dad em­peo­ra cuan­do sa­be­mos que por lo vis­to su en­fer­me­dad no es tan le­tal. Se­gún un es­tu­dio in­ter­na­cio­nal so­bre 110 ca­sos, 17 mu­rie­ron an­tes de los 4 años y otros 2 en­tre los 5 y los 9, pe­ro des­pués de los 10 años ya no hu­bo más bajas. Ha­ce fal­ta te­ner un al­ma de ce­men­to pa­ra ac­tuar así.

Pe­ro ade­más el da­ño que es­te ca­so es­tá ha­cien­do es mu­cho más grande. Ese Fer­nan­do Blan­co que ha di­cho pa­de­cer él mis­mo un cán­cer ter­mi­nal que no tie­ne, y que se ha re­tra­ta­do una y otra vez con ex­pre­sión de com­pun­gi­do hé­roe afe­rran­do a su hi­ja, es­tá pi­so­tean­do el su­fri­mien­to real de mi­les de per­so­nas. Me pro­du­ce vér­ti­go pen­sar la cre­di­bi­li­dad que se le ha da­do a su ca­so, có­mo múl­ti­ples me­dios de co­mu­ni­ca­ción y per­so­na­jes fa­mo­sos se han vol­ca­do ayu­dán­do­lo. ¿Por qué a él sí y a otros no? ¿Por qué Fer­nan­do Blan­co re­cau­dó co­mo mí­ni­mo 900.000 eu­ros ( se su­po­ne que fue mu­cho más) y en cam­bio tan­tas otras cau­sas so­cia­les pa­ra las que se pide apo­yo ape­nas si re­ci­ben di­fu­sión y ayu­da? En oca­sio­nes he in­ten­ta­do bus­car fon­dos pa­ra pa­liar si­tua­cio­nes tre­men­das o he ser­vi­do de co­rrea de trans­mi­sión di­fun­dien­do cam­pa­ñas de or­ga­ni­za­cio­nes se­rias so­bre ca­sos tris­tí­si­mos, y la res­pues­ta so­cial siem­pre ha si­do pre­ca­ria. ¿Y en cam­bio es­te Fer­nan­do Blan­co se con­vier­te en una es­pe­cie de atrac­ción de feria? ¿Pe­ro qué nos pa­sa? Su­pon­go, en fin, que las tra­ge­dias reales son jus­ta­men­te eso, ver­da­de­ras, es de­cir, su­cias, desa­pa­ci­bles, des­agra­da­bles, man­chan. Mien­tras que un su­pues­to pro­fe­sio­nal del en­ga­ño co­mo Fer­nan­do Blan­co pue­de crear un dra­ma en­tre­te­ni­do y fo­to­gé- ni­co. De­pri­me pen­sar que en es­ta so­cie­dad del es­pec­tácu­lo lo que más va­lo­ra­mos es la men­ti­ra. Isa­bel Ge­mio, ma­dre de un ni­ño afec­ta­do por una en­fer­me­dad ra­ra e im­pul­so­ra de una fun­da­ción que re­cau­da fon­dos pa­ra la in­ves­ti­ga­ción, se echó a llorar en di­rec­to en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión ha­blan­do del ca­so de Na­dia, y sus con­mo­ve­do­ras lá­gri­mas re­su­men la in­men­sa he­ri­da, el des­tro­zo que la pre­sun­ta es­ta­fa de Blan­co es­tá cau­san­do en tan­tí­si­ma gen­te inocen­te y de ver­dad do­lien­te. To­das las or­ga­ni­za­cio­nes, to­das las per­so­nas que se de­di­can a pe­dir ayu­da pa­ra cau­sas so­cia­les co­no­cen bien las mu­chas re­ti­cen­cias que van a en­con­trar en los ciu­da­da­nos. Des­de la tí­pi­ca res­pues­ta de “es el Es­ta­do el que tie­ne que ha­cer­se car­go de eso”, que pa­re­ce ex­traí­da de un ma­nual mar­xis­ta (y es cier­to, hay que exi­gir que el Es­ta­do ac­túe, pe­ro yo creo que tam­bién la so­cie­dad ci­vil es res­pon­sa­ble), a la sus­pi­ca­cia an­te la ve­ra­ci­dad de la cau­sa o la ho­nes­ti­dad de la or­ga­ni­za­ción in­ter­me­dia­ria. Unos mie­dos y unos tó­pi­cos que aho­ra pa­re­cen jus­ti­fi­car­se tras es­te es­cán­da­lo. Y no só­lo eso. El ca­so Blan­co fo­men­ta un ras­go de ca­rác­ter que de­tes­to, que es el de la des­con­fian­za sis­te­má­ti­ca an­te el pró­ji­mo, esa des­pec­ti­va y sa­bihon­da ac­ti­tud del “pien­sa mal y acer­ta­rás”, ese alar­dear de que a mí no me en­ga­ñan. Pa­ra mí es­te com­por­ta­mien­to es un error; per­so­nal­men­te, y en una vi­da ya tan lar­ga, siem­pre he con­fia­do en los de­más, y so­lo me he sen­ti­do de ver­dad de­frau­da­da en una oca­sión, un por­cen­ta­je ín­fi­mo que pa­go go­zo­sa. Creo que te­mer el en­ga­ño lo pro­vo­ca, que si es­pe­ra­mos lo peor de la gen­te lo des­en­ca­de­na­mos y que, por el con­tra­rio, al dar nues­tra con­fian­za fo­men­ta­mos de los otros lo me­jor. Y si hay unos po­cos que abu­san, me­jor asu­mir ese pre­cio, de la mis­ma ma­ne­ra que los gran­des al­ma­ce­nes asu­men en su pre­su­pues­to el cos­to de los hur­tos. En re­su­men: por fa­vor, no de­je­mos que es­te ca­so nos vuel­va más mez­qui­nos de lo que ya so­mos

La his­to­ria de Na­dia Ne­rea es un ca­so de es­ta­fa que con­mue­ve a Es­pa­ña. Sus pa­dres re­cau­da­ron mi­les de eu­ros a ba­se de do­na­ti­vos pa­ra cu­rar la fal­sa en­fer­me­dad de la ni­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.