LAS 10 CO­SAS QUE DEBÉS SA­BER DE ALE­JAN­DRO ALCEY

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario - POR GI­NA JUS­TI­NIANO. FO­TOS PAT

Tra­ba­jar en te­le­vi­sión no es co­mo lo pin­tan…

De ni­ño deseé es­tar en la TV y no me arre­pien­to pues es mi pa­sión, pe­ro ad­mi­to que es sa­cri­fi­ca­do por que a ve­ces me he es­tre­sa­do por ago­ta­mien­to y el des­ve­lo (me le­van­to a las 4:30 am ha­ce dos años to­dos los días). Bien me de­cía mi je­fe: “El pe­rio­dis­mo es una no­via ce­lo­sa, no hay que des­cui­dar­la”.

Ca­da vez que doy ma­las no­ti­cias sien­to…

Que la in­for­ma­ción es ne­ce­sa­ria pa­ra la po­bla­ción. Aun­que en un prin­ci­pio hu­ma­na­men­te me im­pac­ta­ba, con­si­de­ro que si rea­li­zás un la­bor hay que ser pro­fe­sio­nal.

Si me re­ga­la­ran un día pa­ra mí so­lo ele­gi­ría…

Sin du­da al­gu­na es­tar con mi fa­mi­lia (es­po­sa e hi­jo), pues res­pe­to mu­cho la je­rar­quía di­vi­na de: Dios, fa­mi­lia y tra­ba­jo. Si de­ja­ra que mi tra­ba­jo fue­se más im­por­tan­te, en­ton­ces per­de­ría mi fa­mi­lia y eso ja­más pa­sa­rá.

El momento más em­ba­ra­zo­so en el que deseé que me tra­ga­ra la tie­rra fue…

Cuan­do por al ca­lor del momento en una no­ta al papa Francisco lo lla­mé car­de­nal.

La lec­ción de vi­da más im­por­tan­te la re­ci­bí…

Un 20 de ju­nio, el día en que me con­ver­tí en pa­pá, pues me di cuen­ta de to­do lo que mi pa­dre ha­bía he­cho por mí. Es al­go inex­pli­ca­ble que so­lo se lo­gra en­ten­der cuan­do se lo vi­ve y pa­ra mí ha si­do la ex­pe­rien­cia más ma­ra­vi­llo­sa...

Cuan­do quie­ro des­co­nec­tar­me del mun­do…

Leo la bi­blia, allí lo­gró en­ten­der de dón­de vie­ne el ver­da­de­ro amor y cuán im­por­tan­te es. E in­ten­to prac­ti­car lo que ella di­ce con prin­ci­pios y va­lo­res de vi­da.

Mis días de gim­na­sio, mo­de­la­je y apa­rien­cias los guar­do en…

Re­cuer­do cuan­do prac­ti­ca­ba fí­si­cul­tu­ris­mo y por dos lar­gos años es­tu­ve in­mer­so en el mo­de­la­je, tal vez hoy no lo vol­ve­ría a ha­cer por­que en­tien­do que el ex­te­rior de las per­so­nas no re­fle­ja lo que so­mos ver­da­de­ra­men­te y hoy por hoy ad­mi­to que me lle­nó de va­ni­dad. Soy pro­pie­ta­rio de un gim­na­sio y no ten­go na­da en con­tra de la dis­ci­pli­na por­que es be­ne­fi­cio­sa si se la prac­ti­ca por sa­lud.

Los tra­ba­jos del ho­gar son…

An­tes de es­tar ca­sa­do mi ha­bi­ta­ción era un cuar­to de sol­te­ro, lo arre­gla­ba co­mo yo que­ría. Aho­ra de ca­sa­do cuan­do ayu­do en el aco­mo­do con­sul­to a mi es­po­sa pues ella se en­car­ga del or­den y aun­que no siem­pre es­toy de acuer­do, lo acep­to.

En­tre can­tar y bai­lar pre­fie­ro…

Bai­lar o dan­zar, pe­ro so­lo lo ha­go en oca­sio­nes es­pe­cia­les, co­mo por ejem­plo en la igle­sia, don­de bai­lo pa­ra Je­sús, pues soy su fans.

Una co­ber­tu­ra que me mar­có fue…

Las co­ber­tu­ras que me mar­ca­ron la vi­da son las de ayu­da so­cial... Me gus­ta ayu­dar a las per­so­nas, bus­car gen­te des­apa­re­ci­da y re­en­con­trar­los con sus fa­mi­lia­res, por ello aho­ra so­lo reali­zo en­tre­vis­tas de ayu­da so­cial... Pues con­si­de­ro que la TV de­be­ría ser más uti­li­za­da pa­ra ayu­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.