DI­FE­REN­TE REAC­CIÓN

FREN­TE AL MIE­DO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja -

En ca­da per­so­na, las sen­sa­cio­nes fí­si­cas en un prin­ci­pio son las mis­mas, pe­ro en di­fe­ren­tes in­ten­si­da­des ( au­men­to del rit­mo car­dia­co, su­do­ra­ción, ten­sión mus­cu­lar, sen­sa­cio­nes des­agra­da­bles que no se dis­fru­tan). La di­fe­ren­cia es­tá en los efec­tos si­co­ló­gi­cos y aquí es im­por­tan­te la ex­pe­rien­cia vi­ven­cial que tie­ne ca­da ser hu­mano. En es­te pun­to es cuan­do los se­res hu­ma­nos nos iden­ti­fi­ca­mos con unos per­so­na­jes y no con otros y se crean las hue­llas en el ce­re­bro. Si las per­so­nas son muy su­ges­tio­na­bles por las ex­pe­rien­cias pro­pias, pue­den sen­tir­se atra­pa­das en esa ma­ra­ña emo­cio­nal de la pe­lí­cu­la. Las reac­cio­nes al mie­do de­pen­de­rán de las he­rra­mien­tas que ca­da ser hu­mano en su in­di­vi­dua­li­dad po­see pa­ra en­fren­tar di­fi­cul­ta­des, de­pen­de­rán de la con­fian­za en su pro­pia ca­pa­ci­dad pa­ra po­ner­se a sal­vo, qui­zás se op­te por una po­si­ción de en­fren­tar y lu­char, otros ten­drán co­mo me­ca­nis­mo de de­fen­sa el que­dar in­mó­vi­les o pa­si­vos con la es­pe­ran­za de ser ig­no­ra­dos por el agre­sor o tal vez op­ten por huir de la si­tua­ción de pe­li­gro. / Fuen­te: si­có­lo­gas del Ser­vi­cio de Orien­ta­ción Fa­mi­liar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.