DE VUEL­TA A CA­SA III

El Deber - Extra (Bolivia) - - Humor - GUS­TA­VO ADOL­FO BA­CA

No es­ta­ba pa­ra jol­go­rios, a tal con­clu­sión lle­gué y so­bre la mar­cha pen­sé que mi lu­gar era el ve­lo­rio.

Y que­dé tan con­ven­ci­do de que tal era mi suer­te que do­quier bus­ca­ba muer­tes has­ta de des­co­no­ci­dos.

Irrum­pía a firme pa­so do­quie­ra ha­bía un fi­na­do con los bo­ti­nes pa­ra­dos, y yo a be­sos y abra­zos

Era de nunca aca­bar... a do­lien­tes feas o gua­pas les mo­ja­ba las so­la­pas de tan­ta lá­gri­ma en­ju­gar,

En apa­rien­cia era ple­na mi amar­gu­ra por los muer­tos in­clu­so de ex­tra­ños huer­tos o de ar­dien­tes are­nas.

Firme, firme co­mo un hie­rro, al que se iba de es­te mun­do, yo era pri­me­ro o se­gun­do en lle­gar pa­ra el en­tie­rro.

Y co­mo per­so­na muy du­cha no aban­do­na­ba al di­fun­to has­ta ese pre­ci­so pun­to en que vo­la­ban los su­chas,

Me ha­bían echa­do los ojos, del ba­rrio, unos ve­ci­nos, que cru­za­ron mis ca­mi­nos con sus per­ver­sos an­to­jos,

“Bue­na pla­ta es la que co­bra es­te grande sin­ver­güen­za que ni en chis­te al me­nos pien­sa que na­da a no­so­tros so­bra…”

Tu­ve que ras­car mis pio­jos al no­tar que los ve­ci­nos, in­clu­so los no co­chi­nos, me da­ban pa­lo a su an­to­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.