EL PE­QUE­ÑO CIEN­TÍ­FI­CO

EL NI­ÑO QUE DI­SE­ÑÓ Y CREÓ LA MANO QUE LE FAL­TA­BA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

To­do ni­ño na­ce con un cien­tí­fi­co den­tro, por­que des­de pe­que­ño se pre­gun­ta el por qué de las co­sas. La cu­rio­si­dad es­tá pre­sen­te en al­tas do­sis, pues to­do es nue­vo y ur­ge des­cu­brir­lo.

Leo­nar­do Viscarra se pre­gun­tó mu­chas ve­ces por qué le fal­ta­ba al­go ele­men­tal pa­ra ju­gar a la par de sus ami­gos, al­go por lo que lo mi­ra­ban y se­ña­la­ban.

Na­die di­jo que iba a ser fá­cil. Des­de que a Fabiola Catlla le pu­sie­ron en los bra­zos un pe­que­ño cuer­pi­to de apa­rien­cia vul­ne­ra­ble al que le fal­ta­ba la mano iz­quier­da y le di­je­ron síndrome de ban­da am­nió­ti­ca, to­do fue di­fe­ren­te.

Fue una ru­le­ta ru­sa, de 1.200 re­cién na­ci­dos, uno es afec­ta­do. Y la suer­te dic­tó que le to­que a Leo. A par­tir de en­ton­ces y de a po­co, él fue cons­tru­yen­do una ver­sión me­jo­ra­da de sí mis­mo que fue sol­dan­do y en­sam­blan­do ca­da día. Des­de que des­ar­mó un au­to de ju­gue­te a con­trol re­mo­to y des­cu­brió la vi­da me­cá­ni­ca que la­tía den­tro de es­te, nun­ca más fue el mis­mo y sus pa­dres se en­car­ga­ron de ali­men­tar ese nue­vo mun­do que ha­bía des­cu­bier­to.

Síndrome de la ban­da am­nió­ti­ca

El sa­co am­nió­ti­co es la bolsa in­tra­ute­ri­na don­de se desa­rro­lla el fe­to. Es­te sa­co tie­ne una cu­bier­ta ex­ter­na que se lla­ma co­rion y una mem­bra­na in­ter­na lla­ma­da am­nios. En al­gu­nos ca­sos, se rom­pe el am­nios y el co­rion per­ma­ne­ce in­tac­to. Cuan­do se rom­pe el am­nios, mu­chas he­bras o las ban­das de sus te­ji­dos flo­tan en el lí­qui­do am­nió­ti­co, jun­to con el fe­to. Es­tas ban­das pue­den en­re­dar­se en las ex­tre­mi­da­des u otras par­tes del fe­to, opri­mir el flu­jo san­guí­neo a esa par­te del cuer­po y pro­vo­car de­for­mi­da­des.

El ti­po y la se­ve­ri­dad de la de­for­mi­dad de­pen­de de la lo­ca­li­za­ción de las ban­das y la for­ma del aho­ga­mien­to. Las ban­das am­nió­ti­cas pue­den atra­par los bra­zos, las pier­nas o los de­dos. El diag­nós­ti­co de es­ta con­di­ción es di­fí­cil an­tes del na­ci­mien­to, ya que es­tas lí­neas son de­ma­sia­do pe­que­ñas pa­ra ser vi­si­bles en una eco­gra­fía. Por eso Leo fue una sor­pre­sa. Su jo­ven ma­dre de 19 años, su pa­dre, sus abue­los... to­dos que­da­ron perplejos. Pe­ro esa sor­pre­sa que los de­jó en shock se con­vir­tió más tar­de en mu­chas otras sor­pre­sas, más bo­ni­tas, por to­do lo que Leo fue de­mos­tran­do de lo que era ca­paz.

LU­CE CO­MO CUAL­QUIER CHI­CO DE SU EDAD, SAL­VO POR LA MANO, QUE HA TE­NI­DO TRES TRANS­FOR­MA­CIO­NES MIEN­TRAS OTROS NI­ÑOS ES­TÁN EN LA CA­LLE JU­GAN­DO, ÉL ES­TÁ EN SU CUAR­TO DESCUARTIZANDO RO­BOTS

La me­ta­mor­fo­sis

Tie­ne 14 años, es­tá en se­gun­do de se­cun­da­ria. Su voz es­tá bus­can­do iden­ti­dad pro­pia y lu­ce co­mo cual­quier chi­co de su edad, sal­vo por la mano, que ha te­ni­do ya tres trans­for­ma­cio­nes. Pri­me­ro fue la pró­te­sis que le re­ga­ló el Ro­tary Club que se pa­re­cía mu­cho a una pin­za, co­mo la mano de los le­gos, que le per­mi­tía to­mar los cu­bier­tos o di­bu­jar. Des­pués vino una mano se­me­jan­te a la de un ro­bot que la­men­ta­ble­men­te lle­gó de Es­ta­dos Uni­dos con las me­di­das muy gran­des pa­ra su pe­que­ña ex­tre­mi­dad y que po­co o na­da pu­do apro­ve­char. Ahora tie­ne una que le cal­za a la per­fec­ción, es más es­té­ti­ca y con ella tam­bién pue­de to­mar al­gu­nos ob­je­tos gra­cias a un me­ca­nis­mo de cuer­das que su mu­ñe­ca ac­ti­va al mo­ver­la pa­ra arri­ba o pa­ra aba­jo (ver ex­pli­ca­ción del cua­dro de la pag. 10). No la usa en casa, don­de es per­fec­ta­men­te in­de­pen­dien­te. Se la cal­za so­bre el mu­ñón pa­ra sa­lir a la ca­lle y es­ta vez las mi­ra­das in­dis­cre­tas no le afec­tan. To­do lo con­tra­rio, se sien­te muy bien, in­clu­so es­pe­cial, co­mo si tu­vie­ra un su­per­po­der.

Crear su pro­pia mano

Te­nía ocho años y mien­tras los ni­ños de su edad es­ta­ban en la ca­lle ju­gan­do y gri­tan­do, él se la pa­sa­ba en­ce­rra­do en su cuar­to, descuartizando ro­bots, es­cu­dri- ñan­do con los ojos, una mano y cin­co de­dos. A esas al­tu­ras ya es cons­cien­te de que la mano que tan­to desea no apa­re­ce­rá por un ac­to de ma­gia, es rea­lis­ta y sa­be que Pa­pá Noel no se la trae­rá de re­ga­lo co­mo se lo pi­dió a los cin­co años y su ma­dre, por más que lo ame más que a na­da en el mun­do, no le po­drá re­ga­lar una mano en una ca­ja. Es­tá de­ci­di­do a ha­cer­se una él mis­mo.

Em­pe­zó con co­sas pe­que­ñas y se pu­so a prue­ba. Cuan­do ya se sin­tió más se­gu­ro col­gó un le­tre­ro en su con­do­mi­nio ofre­cien­do sus ser­vi­cios pa­ra arre­glar ju­gue­tes a con­trol re­mo­to o con­tro­les de TV.

Fabiola, que pa­ra en­ton­ces ya es­ta­ba di­vor­cia­da, mi­ra­ba em­be­le­sa­da los lo­gros de su hi­jo que te­nía tal pre­ci­sión pa­ra sol­dar y arre­glar pe­que­ñas pie­zas.

No ha te­ni­do tiem­po ni opor­tu­ni­dad de en­trar a la uni­ver­si­dad. Tra­ba­ja­ba co­mo asis­ten­te ad­mi­nis­tra­ti­va y el res­to del tiem­po lo con­su­me él, su cu­rio­so hi­jo úni­co.

Ahora su sa­lud no le per­mi­te se­guir ve­lan­do por su bie­nes­tar y sus sue­ños. Eso a ve­ces le for­ma un nu­do en la gar­gan­ta y le opri­me el pe­cho. Es­tá más sen­si­ble que nun­ca, tu­vo que sol­tar a su Leo que ahora es­tá le­jos de su mi­ra­da vi­gi­lan­te. Se fue a Co­cha­bam­ba, don­de vi­ve con su pa­pá. Mien­tras ella pa­sa sus días en la con­sul­ta del mé­di­co, ha­cién­do­se análisis y to­man­do re­me­dios, su

con­sue­lo es que su hi­jo es­tá bien cui­da­do y ali­men­tan­do su amor por la cien­cia y la ro­bó­ti­ca.

Al otro la­do del te­lé­fono hay si­len­cios por ra­tos que cor­tan su re­la­to por­que se ha emo­cio­na­do has­ta las lá­gri­mas. “Él quie­re ayu­dar a las per­so­nas, y que no so­lo se ha­ga la mano con es­te ma­te­rial im­pre­so en 3D, quie­re que ha­ya una im­pre­so­ra de ór­ga­nos que a par­tir de cé­lu­las ma­dre pue­da sal­var vi­das. La bio­mé­di­ca le gus­ta mu­cho”.

Fue ma­dre muy jo­ven, pe­ro tu­vo la sa­bi­du­ría de ha­cer­le en­ten­der a su hi­jo que él fue una ben­di­ción de Dios, que no le dio una mano, pe­ro le dio in­te­li­gen­cia. “Siem­pre le he di­cho que le­van­te la ca­be­za an­te to­das las co­sas. Si yo hu­bie­ra pen­sa­do que Dios no exis­te, hu­bie­ra ocul­ta­do la fal­ta de su mano des­de el prin­ci­pio. Hay un Dios que tar­de o temprano nos mues­tra prue­bas, lo di­go por lo que pa­sé con mi hi­jo y por lo que ac­tual­men­te es­toy pa­san­do... A to­das las ma­más les di­go que si tie­nen un hi­jo con al­gún im­pe­di­men­to no lo ocul­ten, es peor, se van a hun­dir más, el ni­ño va a ser in­tro­ver­ti­do, no va a te­ner am­bi­cio­nes y no va a ser al­guien en la vi­da. Sa-

co­le­gio es­pe­cial y que tam­po­co ne­ce­si­tó asis­ten­cia si­co­ló­gi­ca per­ma­nen­te. Co­men­ta­rios crue­les, mi­ra­das en­tro­me­ti­das no fal­ta­ron, pe­ro Leo nun­ca ocul­tó la au­sen­cia de la mano.

Cu­rio­so e in­ves­ti­ga­dor, nun­ca cal­mó la sed que te­nía por des­cu­brir las co­sas, el mo­tor que les da­ba vi­da y el por qué de to­do. La mano so­lo fue un mo­ti­vo pa­ra es­for­zar­se más, lo­grar ha­cer lo mis­mo que los otros, e in­clu­so aven­ta­jar­los, co­mo su­ce­dió cuan­do se acer­có al Ins­ti­tu­to de Ro­bó­ti­ca Sawers y fue as­cen­di­do has­ta com­par­tir au­la con chi­cos más gran­des.

Ahora es­tá en el cur­so de ro­bó­ti­ca edu­ca­ti­va, en el ni­vel Ma­kers (ha­ce­do­res), de 17 a 18 años. In­ven­tan, dis­cu­ten, y en oca­sio­nes ha­cen una ‘po­lla’ de cin­co pe­sos y com­pran so­da y pi­po­cas. Es fe­liz.

Es­pí­ri­tu cien­tí­fi­co

Moham­med Mos­ta­jo, que es­tá a pun­to de con­cluir un doc­to­ra­do en Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar y Ce­lu­lar en la uni­ver­si­dad de Har­vard, don­de tam­bién dic­ta cla­ses, es­tá se­gu­ro de al­go: “To­da per­so­na na­ce cien­tí­fi­ca, to­do ni­ño se pre­gun­ta el por qué de las co­sas, es nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo el que lo ma­ta, aca­ba con la cu­rio­si­dad, in­hi­be a las per­so­nas de ha­cer­se pre­gun­tas fue­ra de lo que di­ce el pro­fe­sor. La for­ma en que los co­le­gios to­man un exa­men cor­ta la ins­pi­ra­ción por­que siem­pre es re­pe­tir lo que di­jo el maes­tro, ra­ra vez te pi­den tu opi­nión o que va­yás más allá”.

Por eso, cuan­do se en­te­ró de la exis­ten­cia de Leo, lo in­vi­tó al cie­rre del se­gun­do en­cuen­tro de Clu­bes de Cien­cia y lo ins­tó: “Vamos Leo, el país ne­ce­si­ta más chi­cos co­mo vos”.

Se di­ce que la necesidad es la ma­dre del in­ge­nio y esa mano au­sen­te le tra­jo a Leo mu­chas otras co­sas. Por­que a su cor­ta edad se con­ven­ció de que la tec­no­lo­gía lo iba a ayu­dar y no se que­dó es­pe­ran­do un milagro. De a po­co fue cons­tru­yen­do una ver­sión me­jo­ra­da de sí mis­mo que fue sol­dan­do y en­sam­blan­do ca­da día y se trans­for­mó de re­cién na­ci­do en des­ven­ta­ja a ni­ño ex­tra­or­di­na­rio.

Qui­zá por eso sus pro­fe­so­res del ins­ti­tu­to, en el que pa­sa to­das sus tar­des de 14: 00 a 16: 00, lo ayu­da­ron a im­pri­mir aque­lla mano en 3D que ha­bía di­se­ña­do si­guien­do un tutorial de in­ter­net.

Y tal co­mo lo di­jo Leo­nar­do: “Gra­cias al pa­sa­do hay fu­tu­ro”. Gra­cias a esa mano ben­di­ta que no se lle­gó a for­mar en el vien­tre de su jo­ven ma­dre, se mo­de­ló un ni­ño ex­tra­or­di­na­rio que no se pa­re­ce a los de­más

Con chis­pa de in­ven­tor Sus ma­te­rias fa­vo­ri­tas son Cien­cias So­cia­les y Compu­tación. Cuan­do te­nía 12 años hi­zo un ro­bot con pla­ca de ar­duino que po­día mo­ver­se y pa­rar an­tes de cho­car­se con al­go.

Su más re­cien­te pro­yec­to fue es­te ro­bot he­cho de par­tes re­ci­cla­das, lo hi­zo con su pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Ro­bó­ti­ca en cues­tión de un día. Lo no­ve­do­so es que se lo pue­de con­tro­lar me­dian­te se­ñal de Blue­tooth. Ape­nas es el co­mien­zo

BAJO LOS CUI­DA­DOS DEL PA­PÁ En su otra casa Su pa­dre, Gon­za­lo Viscarra mues­tra la se­gun­da mano que tu­vo Leo, una que no fue he­cha a su me­di­da.

Au­tó­no­mo e in­de­pen­dien­te Cre­ció co­mo un ni­ño nor­mal, ha­cien­do lo que ha­cen los chi­cos de su edad. Ja­más es­con­dió la fal­ta de una mano. LE MO­LES­TA QUE QUIE­RAN AYU­DAR­LO

AQUÍ CO­MEN­ZÓ TO­DO Una pos­tal pa­ra su his­to­ria per­so­nal Leo mues­tra la pá­gi­na de Thin­gi­ver­se en la que hay va­rios pro­to­ti­pos de mano con sus res­pec­ti­vas in­di­ca­cio­nes.

HO­RAS EN­CE­RRA­DO Y CREAN­DO Me­jor que ju­gar a la pe­lo­ta Con una so­la mano se da­ba mo­dos pa­ra ar­mar y des­ar­mar ob­je­tos, es­tu­diar su fun­cio­na­mien­to y arre­glar lo que te­nía re­me­dio. Si al­go no te­nía arre­glo, lo des­tri­pa­ba y se que­da­ba con las par­tes pa­ra ali­men­tar su ban­co de re­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.