POR QUÉ ES MA­LO SER UN ‘HIPERPADRE’

EN BUS­CA DE HI­JOS PER­FEC­TOS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

CUAN­TO MÁS BRI­LLAN­TE QUIE­RES A TUS HI­JOS, MÁS IN­SE­GU­ROS LOS FOR­MAS... ES­TÁ BIEN AYU­DAR­LOS A AL­CAN­ZAR SUS ME­TAS, PE­RO NO ES BUENO EN­TRO­ME­TER­SE EN TO­DOS SUS ASUN­TOS

Cuan­do na­ció su pri­me­ra hi­ja, Clau­dia no le des­pe­ga­ba los ojos de en­ci­ma. Des­pués de su baja pos­na­tal, no es­ta­ba tran­qui­la pen­san­do en qué se­ría de su pe­que­ña, así que de­jó su tra­ba­jo pa­ra de­di­car­se a tiem­po com­ple­to a su cui­da­do. Cuan­do en­tró al ni­vel ini­cial, se que­da­ba en el co­le­gio, es­pe­ran­do que su ni­ña sal­ga de cla­ses, has­ta que los pro­fe­so­res tu­vie­ron que de­cir­le que en lu­gar de ayu­dar, es­ta­ba per­ju­di­can­do.

No de­ja­ba que ha­ga na­da, no la de­ja­ba ser in­de­pen­dien­te y siem­pre es­ta­ba tra­tan­do de ayu­dar­la en to­do. Cuan­do la pe­que­ña lle­gó a la ado­les­cen­cia co­men­zó a sen­tir­se más te­me­ro­sa e in­se­gu­ra. No po­día ha­cer ni de­ci­dir na­da si es que su ma­dre no es­ta­ba en­ci­ma. In­clu­so te­nía mie­do a dor­mir so­la y con la luz apa­ga­da, por lo que tu­vie­ron que bus­car ayu­da.

En cri­te­rio de Isa­bel Ale­xan­der, te­ra­peu­ta fa­mi­liar, la hi­per­pa­ter­ni­dad es un es­ti­lo de crian­za que se ca­rac­te­ri­za por una pro­tec­ción ex­ce­si­va de los hi­jos, lo que im­pli­ca que crez­can sin au­to­no­mía y con po­ca to­le­ran­cia a la frus­tra­ción. Los hi­jos de es­te ti­po de pa­dres es­tán ca­da vez más ‘in­fan­ti­li­za­dos’ y más su­per­vi­sa­dos por sus pa­dres.

“Los pa­pás pien­san que pa­ra ser bue­nos pa­dres de­ben es­tar pen­dien­tes de los hi­jos de for­ma exa­ge­ra­da, re­sol­vien­do sus pro-

ble­mas y ha­cién­do­le sus co­sas, im­pi­dien­do que ellos mis­mos se en­fren­ten a sus mie­dos y res­pon­sa­bi­li­da­des”, ex­pli­ca.

De acuer­do con Eva Mi­llet, pe­rio­dis­ta, au­to­ra de Hi­per­pa­ter­ni­dad, del mo­de­lo mue­ble al mo­de

lo al­tar (Plataforma Edi­to­rial) en el que desa­rro­lla de­ta­lla­da­men­te los as­pec­tos de es­te fe­nó­meno, los hi­jos se con­vier­ten en una es­pe­cie de ob­se­sión en los que se de­be in­ver­tir gran­des can­ti­da­des de tiem­po y de di­ne­ro.

Afir­ma que se so­bre­pro­te­ge a los hi­jos por mie­do a equi­vo­car­se, a trau­ma­ti­zar­los, por que­rer dar­les lo me­jor y lo que ellos quie­ren y tal vez su­plir las ca­ren­cias que tu­vie­ron sus pa­dres. Lo que se bus­ca es que no su­fran y que sean fe­li­ces, cuan­do la me­jor re­ce­ta es re­la­jar­se y dis­fru­tar de ser pa­dres y que ellos go­cen de ser hi­jos.

“Exis­te es­ta idea de que la fa­mi­lia es una ins­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca y no es así. Es una je­rar­quía en la que to­dos par­ti­ci­pa­mos, pe­ro don­de los pa­dres es­tán arri­ba y los ni­ños aba­jo”, re­sal­ta Mi­llet.

Se­gún Ale­xan­der, la ma­ter­ni­dad se ha pro­fe­sio­na­li­za­do en el sen­ti­do de que hay mu­je­res que ha­cen de ella su tra­ba­jo y se de­fi­nen co­mo ma­más de tiem­po com­ple­to, es­to pue­de ser en­lo­que­ce­dor pues to­da su vi­da gi­ra al­re­de­dor de los hi­jos, cuan­do lo sano es que ten­gan otras ac­ti­vi­da­des en su día a día.

Pa­ra la si­có­lo­ga clí­ni­ca In­grid Saa­ve­dra, la so­bre­pro­tec­ción es un amor que as­fi­xia y cor­ta las alas, im­pi­de el de­sa­rro­llo de la ma­du­rez y de las ca­pa­ci­da­des prin­ci­pa­les que ne­ce­si­ta una per­so­na pa­ra apren­der a vi­vir y ser un ciu­da­dano útil. Qui­ta la po­si­bi­li­dad de apren­der a ser una per­so­na con cua­li­da­des va­lio­sas y ge­ne­ra­dor de cam­bios pa­ra sí mis­mo y pa­ra los de­más.

De­jar­los ser y ha­cer

La si­có­lo­ga Clau­dia Tó­rrez ma­ni­fies­ta que em­pu­jar a los chi­cos a

ser los me­jo­res hi­jos de los me­jo­res pa­dres, por más que ten­gan ex­ce­len­tes in­ten­cio­nes, les ge­ne­ra mu­chos con­flic­tos. Por ello, an­tes de ayu­dar­les a ha­cer al­go, ca­be pre­gun­tar­se si lo pue­den en­ca­rar so­los. De es­ta for­ma se los cria­rá con con­fian­za en sí mis­mos, desa­rro­llan­do su in­te­li­gen­cia, siendo res­pon­sa­bles y fe­li­ces, sin es­tar so­bre­vo­lan­do sus vi­das co­mo un he­li­cóp­te­ro.

La pa­ra­do­ja de la hi­per­pa­ter­ni­dad, agre­ga, es que cuan­to más perfecto se pre­ten­da que sea el hi­jo, más in­se­gu­ro se lo es­tá for­man­do. Un chi­co que con­fía en sí mis­mo, tie­ne in­cor­po­ra­do en su chip ‘el yo pue­do’. En cam­bio los que son cria­dos por hi­per­pa­dres, di­cen: ‘Mis pa­dres lo ha­rán por mí’. “Es­to es un tre­men­do aten­ta­do con­tra su au­to­es­ti­ma”, se­ña­la.

Pa­ra evi­tar caer en es­te pro­ble­ma, la es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que no se de­be ha­cer por los hi­jos na­da que ellos pue­dan en­ca­rar por sí mis­mos. Es­tá bien ayu­dar­los, pe­ro no es bueno en­tro­me­ter­se en to­dos sus asun­tos y no de­jar­los ser ni ha­cer. La me­jor for­ma de co­la­bo­rar con los chi­cos, es no ayu­dar­los tan­to ni tam­po­co en to­do.

Dé­bi­les e in­se­gu­ros

Las es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que los hi­jos de los hi­per­pa­dres son ni­ños muy dé­bi­les que no apren­den a re­sol­ver sus pro­ble­mas, por­que no se les da la opor­tu­ni­dad ni las he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­lo, ra­zón por la que an­te un pe­que­ño pro­ble­ma se des­mo­ro­nan, ya que es­tán acos­tum­bra­dos a que sus pa­pás les di­gan qué ha­cer.

La so­bre­pro­tec­ción los vuel­ve in­se­gu­ros y te­me­ro­sos. Sien­ten mie­do a dor­mir so­los o con la luz apa­ga­da, no ex­pe­ri­men­tan si­tua­cio­nes ni co­men co­sas nue­vas. Es­pe­ran siem­pre que sus pa­dres es­tén pen­dien­tes y los ayu­den en to­do.

Saa­ve­dra de­ta­lla que la in­se­gu­ri­dad, el ser muy in­fluen­cia­ble y la bús­que­da de adap­ta­ción al en­torno so­cial, lle­va a mu­chos pa­dres a so­bre­va­lo­rar el ‘exi­tis­mo’ y la per­fec­ción, ca­yen­do en el error de so­bre­es­ti­mu­lar a sus hi­jos y so­bre­exa­ge­rar los cui­da­dos y apren­di­za­jes. De es­ta ma­ne­ra, di­ce, se cu­bre las in­se­gu­ri­da­des per­so­na­les que co­mo pa­dres pue­den te­ner.

Aco­ta que es­to de­ri­va en hi­jos in­se­gu­ros, con baja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y fal­ta de au­to­no­mía, de ma­du­rez emo­cio­nal y de au­to­mo­ti­va­ción, por la pa­si­vi­dad que ge­ne­ran las preo­cu­pa­cio­nes ex­ce­si­vas.

El me­jor an­tí­do­to

Ale­xan­der ex­pli­ca que el an­tí­do­to pa­ra la hi­per­pa­ter­ni­dad es una sa­na des­aten­ción de los hi­jos. El pa­pel del pa­dre es es­tar pen­dien­tes de sus cria­tu­ras pe­ro sin in­ter­ve­nir a la pri­me­ra opor­tu­ni­dad ni ha­cer de­ma­sia­dos dra­mas.

Una for­ma de ha­cer­los más autónomos, di­ce, es cuan­do sa­le del co­le­gio, él mis­mo de­be car­gar su mo­chi­la, si es muy pe­sa­da pa­ra su edad, sa­car­le un par de li­bros. En la casa de­be po­ner la me­sa o re­co­ger la ro­pa. Hay que en­se­ñar­le a ser res­pon­sa­ble de sus co­sas, a or­de­nar sus ju­gue­tes o a ten­der su ca­ma.

Tó­rrez re­co­mien­da ejer­cer la pa­ter­ni­dad de ma­ne­ra me­nos in­ten­sa, sin es­tre­sar­se tan­to por el triun­fo de los hi­jos, pa­ra evi­tar que lue­go ter­mi­nen frus­tra­dos por las gran­des exi­gen­cias que se les im­po­nen sus pa­dres.

Saa­ve­dra acon­se­ja criar a los hi­jos co­mo se­res autónomos e in­de­pen­dien­tes, que se ha­cen car­go de sus co­sas, res­pon­sa­bles, par­ti­ci­pa­ti­vos en ta­reas de la casa y con la so­cie­dad, evi­tan­do fa­ci­li­tar­le to­do o pre­ten­der que­rer bri­llar a tra­vés de sus lo­gros y éxi­tos

No hay que dar­le to­do a los ni­ños Hay que en­se­ñar­les a desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des y a con­se­guir lo que ellos ne­ce­si­tan.

Es po­si­ble de­jar de ac­tuar co­mo un hiperpadre Co­mo pa­dres tie­nen que re­co­no­cer los va­cíos afec­ti­vos e in­se­gu­ri­da­des per­so­na­les, que los lle­van a so­bre­pro­te­ger a sus ni­ños y vol­ver­los adul­tos in­se­gu­ros y te­me­ro­sos. Tie­nen que ad­mi­tir la ob­se­sión que tie­nen por el éxi­to, los lo­gros, el te­ner, el po­seer, el mos­trar y el apa­ren­tar.

Dar­les tiem­po pa­ra ju­gar Com­par­tir con ellos, pe­ro ade­más de­jar­los ju­gar, sin es­truc­tu­ras ni re­glas. Así pa­sa­rán mo­men­tos más gra­ti­fi­can­tes con ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.