Mun­dos ani­ma­les

El Deber - Extra (Bolivia) - - En Foco -

Si tu­vie­ra un su­per­po­der, qui­sie­ra ex­pe­ri­men­tar el mun­do du­ran­te al­gu­nas ho­ras des­de la pers­pec­ti­va de otro ani­mal. ¿Có­mo sien­ten el en­torno un lo­ro, una an­gui­la, un gu­sano, un ala­crán? ¿Có­mo per­ci­be un ta­tú el ca­lor del sol, el olor de la tie­rra, los gru­ñi­dos de los otros ta­tús, el pa­so del tiem­po? Lo que pa­ra un ser hu­mano no es más que un día, re­pre­sen­ta to­da la vi­da adul­ta de una efí­me­ra, ese in­sec­to ala­do que tie­ne 24 fre­né­ti­cas ho­ras pa­ra se­car­se las alas, es­co­ger una pa­re­ja, te­ner se­xo en pleno vue­lo, desovar si es hem­bra y caer muer­ta. Un pe­rro re­co­no­ce el mun­do a tra­vés de una in­fi­ni­dad de olo­res muy com­ple­jos, mien­tras que una ba­lle­na pue­de lla­mar a otra que es­tá a cien­tos de kilómetros de dis­tan­cia.

Uno de los más im­por­tan­tes zoó­lo­gos del si­glo XX, el ale­mán bál­ti­co Ja­kob von Uex­küll, se de­di­có a es­tu­diar el com­por­ta­mien­to de los ani­ma­les. Hi­jo de una fa­mi­lia aris­tó­cra­ta ve­ni­da a me­nos, el ba­rón von Uex­küll per­dió su for­tu­na du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y se vio obli­ga­do a dar cátedra en la uni­ver­si­dad de Ham­bur­go, en la que desa­rro­lló sus teo­rías más in­flu­yen­tes. Von Uex­küll di­ce que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a pen­sar en el mun­do co­mo una reali­dad ho­mo­gé­nea que com­par­ti­mos con el res­to de los ani­ma­les. Sin em­bar­go, ca­da ani­mal se re­la­cio­na con su en­torno de una ma­ne­ra que es úni­ca a su es­pe­cie: hay un mun­do pa­ra la mos­ca, un mun­do pa­ra la igua­na, otro pa­ra el ja­guar. Al sis­te­ma de sig­nos con el que ca­da or­ga­nis­mo vi­vo “en­tien­de” el en­torno von Uex­küll lo lla­mó “un­welt” o mun­do cir­cun­dan­te.

“Lle­nan el uni­ver­so re­ful­gen­tes pom­pas de ja­bón. En ca­da una de ellas hay un mun­do, un mun­do bre­ve y hu­mil­de o sun­tuo­so y am­plio. No hay le­yen­da, no hay cuen­to que igua­le en fan­ta­sía a esos mun­dos de la vi­da”, di­ce von Uex­küll en Car­tas bio­ló­gi­cas a una da­ma. Y tam­bién: “No po­de­mos co­no­cer esos es­que­mas aje­nos sino den­tro del mar­co de nues­tros pro­pios es­que­mas”. Es­ta­mos con­de­na­dos a ima­gi­nar esos ex­tra­or­di­na­rios mun­dos de los otros se­res vi­vos sin po­der ja­más ac­ce­der a ellos: “So­lo nos res­ta la­men­tar nues­tra in­ca­pa­ci­dad pa­ra pin­tar esos mi­les de mun­dos con sus pro­pios co­lo­res, pa­ra oír sus pro­pios so­ni­dos, pa­ra sen­tir sus pro­pios es­pa­cios y sus tiem­pos pro­pios. Pe­ro des­co­no­ce­mos por com­ple­to las sen­sa­cio­nes de otros su­je­tos”.

Un ser vi­vien­te que in­tere­sa a von Uex­küll es la ga­rra­pa­ta. La ga­rra­pa­ta pa­sa sus días en­ca­ra­ma­da a una ra­ma, es­pe­ran­do el mo­men­to jus­to pa­ra sal­tar so­bre al­gún ani­mal y be­ber su sangre. Cie­ga y sor­da, se aco­mo­da en un es­pa­cio gra­cias a que su piel reac­cio­na an­te la luz. Ape­nas hue­le a un ma­mí­fe­ro que pa­sa cer­ca de ella, se lanza so­bre es­te: “si la bue­na suer­te la ha­ce caer so­bre al­go que ema­na ca­lor (co­sa que per­ci­be gra­cias a un ór­gano sen­si­ble a de­ter­mi­na­da tem­pe­ra­tu­ra), eso sig­ni­fi­ca que ha al­can­za­do su ob­je­ti­vo, el ani­mal de sangre ca­lien­te, y en­ton­ces ya no ne­ce­si­ta más que de su sen­ti­do del tac­to pa­ra en­con­trar un si­tio lo más fal­to de pe­los po­si­ble y hun­dir­se has­ta la ca­be­za en el te­ji­do cu­tá­neo del ani­mal. Ahora sí pue­de sor­ber len­ta­men­te un bor­bo­tón de sangre ca­lien­te”.

La ga­rra­pa­ta ni si­quie­ra dis­fru­ta del sa­bor de la sangre: es­te áca­ro ca­re­ce del sen­ti­do del gus­to. Pa­ra la ga­rra­pa­ta to­do lo que im­por­ta es que el lí­qui­do que be­be ten­ga la tem­pe­ra­tu­ra de la sangre de los ma­mí­fe­ros: des­pués de co­mer, po­ne sus hue­vos y mue­re. El mun­do cir­cun­dan­te de la ga­rra­pa­ta es­tá cons­ti­tui­do por el olor del áci­do buí­tri­co del su­dor de los ma­mí­fe­ros, la tem­pe­ra­tu­ra de la sangre y el ti­po de piel de es­tos ani­ma­les. Von Uex­küll ex­pli­ca que un la­bo­ra­to­rio cien­tí­fi­co fue ca­paz de man­te­ner con vi­da a una ga­rra­pa­ta du­ran­te die­ci­ocho años sin ali­men­tar­la: la ga­rra­pa­ta, es­pe­cu­la, es­ta­ría en un es­ta­do de la­ten­cia si­mi­lar al sue­ño de los hu­ma­nos du­ran­te to­do ese tiem­po. El fi­ló­so­fo ita­liano Gior­gio Agam­ben, en su li­bro Lo abier­to, re­to­ma la anéc­do­ta de la ga­rra­pa­ta pa­ra pre­gun­tar­se qué pa­sa con la ga­rra­pa­ta y con su mun­do du­ran­te esos lar­guí­si­mos die­ci­ocho años: si un ser es­tá de­fi­ni­do por su relación con su am­bien­te, ¿qué ocu­rre cuan­do so­bre­vi­ve ab­so­lu­ta­men­te pri­va­do de él? En otras pa­la­bras: ¿qué ex­pe­ri­men­ta la ga­rra­pa­ta du­ran­te esos die­ci­ocho años en los que no pue­de co­mer?

La his­to­ria de la ga­rra­pa­ta me ha­ce pen­sar en la ba­lle­na de 52 her­cios. Es­te es­pé­ci­men ha si­do de­tec­ta­do des­de 1989 y can­ta en una fre­cuen­cia úni­ca, más al­ta que las de­más ba­lle­nas: pue­de haber su­fri­do una mal­for­ma­ción o tra­tar­se de un hí­bri­do. El ca­so es que, de­bi­do a la fre­cuen­cia inusual con la que can­ta, las otras ba­lle­nas no pue­den co­mu­ni­car­se con ella. Es po­si­ble que des­de ha­ce dé­ca­das es­te ani­mal es­té can­tan­do por to­do el océano sin que nin­gu­na otra ba­lle­na ha­ya res­pon­di­do a su lla­ma­do, lo que ha pro­vo­ca­do que sea bau­ti­za­da co­mo “la ba­lle­na más so­li­ta­ria del mun­do”. Pe­ro qui­zás es­te­mos pro­yec­tán­do­nos: ¿có­mo sa­ber si la ba­lle­na sien­te la so­le­dad de la mis­ma for­ma que los hu­ma­nos? Ya lo di­jo von Uex­küll: la lás­ti­ma de es­ta vi­da es no po­der sa­ber ja­más lo que es ser otro. En to­do ca­so, hay al­go con­mo­ve­dor en es­te ani­mal que re­co­rre in­ce­san­te­men­te el mar en bus­ca de una res­pues­ta que qui­zás nun­ca lle­ga­rá

¿Có­mo sien­ten el en­torno un lo­ro, una an­gui­la, un gu­sano, un ala­crán? ¿Có­mo per­ci­be un ta­tú el ca­lor del sol, el olor de la tie­rra... el pa­so del tiem­po?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.