LA AVEN­TU­RA DE ES­CA­LAR EN HIE­LO

ES­CA­LAR EN HIE­LO EN EL GLA­CIAR VIE­JO DEL HUAY­NA PO­TO­SÍ ES TO­DA UNA VI­VEN­CIA. NO HAY LÍ­MI­TE DE EDAD

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Es­ca­lar en hie­lo en una de las ciu­da­des más al­tas del mun­do ( El Al­to es­tá a más de 4.000 msnm) es una ex­pe­rien­cia que atrae a tu­ris­tas de to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta y los po­ne a los pies del Huay­na Po­to­sí.

Es­ta ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca ofre­ce una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te de ver la Tie­rra (des­de arri­ba) y per­mi­te en­vol­ver­se en la mís­ti­ca de la cos­mo­vi­sión de los ai­ma­ras. Se pue­de ha­cer cual­quier día del mes y en casi cual­quier mes del año, a ex­cep­ción de la épo­ca de llu­vias (di­ciem­bre, enero, fe­bre­ro), así lo re­co­mien­da Die­go del Car­pio, guía de mon­ta­ña, que ha­ce una di­fe­ren­cia en­tre es­ca­lar en hie­lo y ha­cer an­di­nis­mo. El pa­que­te de es­ca­lar en hie­lo que ofre­ce la Agen­cia Bo­li­via­na de Tu­ris­mo (Boltur) con­tem­pla su­bir y ha­cer el des­cen­so en ra­pel en el Gla­ciar Vie­jo en cues­tión de dos ho­ras y me­dia, to­man­do to­dos los re­cau­dos y su­je­to a las va­ria­cio­nes del cli­ma, pues con el cam­bio cli­má­ti­co las es­ta­cio­nes ya no es­tán bien mar­ca­das y no se pue­de pre­de­cir. Mien­tras que es­ca­lar to­do el Huay­na Po­to­sí pue­de de­man­dar dos días y me­dio pa­ra al­guien ya acli­ma­ta­do y en buen es­ta­do fí­si­co. “Es­te es uno de los nevados más ase­qui­bles de la cor­di­lle­ra Real, los otros, co­mo el An­cohu­ma, Illam­pu o Illi­ma­ni, son más di­fi­cul­to­sos con pen­dien­tes más pro­nun­cia­das”.

Cha­lla de ini­cio

El Al­to tie­ne seis mi­ra­do­res, ca­da uno con un pa­no­ra­ma di­fe­ren­te de La Paz y la cor­di­lle­ra Real. La aven­tu­ra co­mien­za en el mi­ra­dor de Ji­la­ra­ta, a 4.576 msnm con una be­lle­za pai­sa­jís­ti­ca tre­men­da de 360 gra­dos. Al nor­te se ven las mon­ta­ñas Huay­na Po­to­sí y Cha­cal­ta­ya; al es­te el dis­tri­to ru­ral de Ham­pa­tu­ri, el ce­rro Mu­ru- ra­ta y la mon­ta­ña del Illi­ma­ni; al sur la ciu­dad de El Al­to y el ne­va­do del Sa­ja­ma, y al oes­te se di­vi­sa el Lago Ti­tica­ca. Ji­la­ra­ta tie­ne una apa­che­ta (mon­tícu­lo de pie­dras), un si­tio sa­gra­do pa­ra los ai­ma­ras en el que se ha­cen ofren­das en una ceremonia an­di­na.

Pa­ra ellos ca­da ne­va­do es con­si­de­ra­do un acha­chi­la, un es­pí­ri­tu pro­tec­tor, y por res­pe­to se ha­ce una cha­lla que con­sis­te en dar al­cohol a la tie­rra co­mo ofren­da, que se es­par­ce se­gún ca­da pun­to car­di­nal. De es­ta ceremonia for­man par­te los vi­si­tan­tes, a los que se les ex­pli­ca que la mon­ta­ña es un cen­tro de ener­gía que pue­de ser po­si­ti­va o ne­ga­ti­va. Por eso se le ha­ce ofren­das y se le pi­de sa­bi­du­ría, sa­lud, bie­nes­tar , por úl­ti­mo, co­sas ma­te­ria­les.

Pa­seo pre­vio

A es­tas al­tu­ras ya es pro­pi­cio to­mar fo­to­gra­fías y se ha­ce una pau­sa pa­ra con­se­guir la me­jor to­ma. El si­guien­te pa­so es vi­si­tar la La­gu­na Co­lo­ra­da, en la co­mu­ni­dad Al­to Mi­llu­ni, del dis­tri­to ru­ral 13 de El Al­to. El guía ex­pli­ca que su co­lo­ra­ción, que lla­ma tan­to la aten­ción, se de­be a la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra y que se tra­ta de un agua áci­da. So­lo pa­ra pro­vo­car más asom­bro, les lan­za el da­to de que hay nue­ve la­gu­nas de co­lo­res en Bo­li­via, que va­rían del ne­gro al ver­de, ce­les­te y ro­jo. Tam­bién se pa­sa fu­gaz­men­te por el ce­men­te­rio his­tó­ri­co de Mi­llu­ni, que data de 1965, don­de ya­cen los cuer­pos de la ma­sa­cre pro­duc­to del gol­pe mi­li­tar de Re­né Ba­rrien­tos Or­tu­ño a Víc­tor Paz Es­tens­so­ro. Lo que lla­ma la aten­ción de es­te lu­gar es la se­me­jan­za del ce­men­te­rio a una pe­que­ña ciu­dad con cua­tro ti­pos de ar­qui­tec­tu­ra, mi­ne­ra (tum­bas con gal­po­nes de in­gre­so si­mi­la­res a los de las mi­nas), na­val (de ni­chos que se ase­me­jan a bar­cos por­que allí fue­ron en­te­rra­dos ni­ños y se les dio esa for­ma pa­ra que sus al­mas se fue­ran en paz), re­li­gio­sa (se­pul­tu­ras pa­re­ci­das a ca­pi­llas con la in­ten­ción de que el di­fun­to lle­gue más pron­to al cie­lo) y aimara (el mau­so­leo se pa­re­ce a una chull­pa que per­mi­te que al in­te­rior de ca­da ni­cho in­gre­se la luz del sol, del dios In­ti).

Lue­go se des­cien­de a la mi­na Mi­llu­ni y se le ha­ce una ofren­da al tío ta­ta­cu­ra­ni, dios del in­fra- mun­do, con co­ca y al­cohol, ac­to se­gui­do se visita el an­ti­guo cam­pa­men­to mi­ne­ro, to­tal­men­te aban­do­na­do que da la sen­sa­ción de ha­ber via­ja­do por una má­qui­na del tiem­po y ha­ber re­tro­ce­di­do a la dé­ca­da de los 50.

En el hie­lo

La ac­ti­vi­dad prin­ci­pal em­pie­za cuan­do se lle­ga al cam­pa­men­to ba­se y lue­go se ha­ce una ca­mi­na­ta de 30 mi­nu­tos pa­ra arri­bar al Gla­ciar Vie­jo, a 4.920 msnm. En es­te pun­to, los guías ar­man el equi­po ho­mo­lo­ga­do, a ca­da per­so­na le po­nen las bo­tas con cram­pón, un ar­nés pél­vi­co pa­ra ase­gu­rar­la a la cuer­da es­tá­ti­ca, la do­tan del pio­let (es­pe­cie de pi­co­ta) pa­ra el hie­lo, un cas­co y guan­tes pa­ra la nie­ve.

Su­bir de­mo­ra unos cua­tro mi­nu­tos y ba­jar en ra­pel dos, por­que es­to es un pa­seo tu­rís­ti­co, no es de­por­ti­vo, por lo tan­to no se ha­cen pe­ño­nes muy al­tos. La idea es que la per­so­na pue­da co­no­cer el lu­gar y ma­ni­pu­lar el equi­po, lle­gar a la ci­ma es otra co­sa, es an­di­nis­mo.

Has­ta que to­dos ter­mi­nan de su­bir y ba­jar el Gla­ciar Vie­jo en la par­te sur-es­te del Huay­na Po­to­sí pa­san unas dos ho­ras, a una tem­pe­ra­tu­ra de - 4 ° C, por ello hay que ir bien abri­ga­do. Des­pués se des­cien­de al cam­pa­men­to ba­se y se em­pren­de el re­torno a El Al­to en bus (dos ho­ras). Cual­quie­ra pue­de es­ca­lar en hie­lo, lo han he­cho ni­ños y an­cia­nos que ate­so­ran la ex­pe­rien­cia pa­ra to­da su vi­da

ES­TA AC­TI­VI­DAD OFRE­CE UNA PERS­PEC­TI­VA DI­FE­REN­TE PA­RA VER LA TIE­RRA DES­DE ARRI­BA EL HUAY­NA PO­TO­SÍ ES UNO DE LOS NEVADOS MÁS ASE­QUI­BLES Y ME­NOS DI­FI­CUL­TO­SOS DE LA COR­DI­LLE­RA REAL

Cer­ca del cie­lo En el ca­mino se pue­de tro­pe­zar con la fau­na del lu­gar, vi­cu­ñas, al­pa­cas y lla­mas, en su ma­yo­ría, que vi­ven tran­qui­la­men­te en el cli­ma gé­li­do de la zo­na. Son ani­ma­les ági­les, no pa­re­cen mo­les­tar­se con la pre­sen­cia de los hu­ma­nos

Una ac­ti­vi­dad se­gu­ra Pa­ra es­ca­lar siem­pre hay guías que co­lo­can el equi­po y que acom­pa­ñan a ca­da pa­so al tu­ris­ta.

Mu­je­res de po­lle­ra es­ca­la­ron el Huay­na Po­to­sí El 17 de di­ciem­bre de 2015, 11 es­po­sas de guías de mon­ta­ña lle­ga­ron a la ci­ma del ne­va­do Huay­na Po­to­sí, a 6.000 me­tros so­bre el ni­vel del mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.