EN FO­CO

Ro­sa Mon­te­ro. To­dos so­mos es­qui­ma­les

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Ha­ce un par de se­ma­nas, una em­pre­sa lla­ma­da Kings­ton pre­sen­tó un pen­dri­ve de dos te­raby­tes (uni­da­des de me­mo­ria) de al­ma­ce­na­mien­to, una ca­pa­ci­dad nun­ca al­can­za­da an­tes. Es co­mo un pe­que­ño en­cen­de­dor y den­tro hu­bie­ra ca­bi­do có­mo­da­men­te la mí­ti­ca bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría. De he­cho, la Bi­blio­te­ca del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos, que se su­po­ne que es la más gran­de del mun­do, en­tra­ría en­te­ra en tan só­lo 10 te­raby­tes. Es de­cir, en cin­co de es­tos pin­chos con apa­rien­cia de mo­des­tos me­che­ros. Lo cual me ha­ce re­cor­dar, to­tal­men­te ma­rea­da por la ver­ti­gi­no­sa ve­lo­ci­dad de la ca­rre­ra tec­no­ló­gi­ca, que mi pri­mer or­de­na­dor por­tá­til, un ar­ma­tos­te enor­me que pe­sa­ba cua­tro ki­los, só­lo te­nía 512 ki­loby­tes de me­mo­ria, que, des­con­tan­do lo que se chu­pa­ba el sis­te­ma ope­ra­ti­vo, equi­va­lían a unas tres pá­gi­nas de tex­to. De mo­do que te­clea­bas esas tres pá­gi­nas y lue­go las gra­ba­bas en un dis­co fle­xi­ble y las bo­rra­bas del or­de­na­dor pa­ra po­der se­guir es­cri­bien­do. To­do tre­men­da­men­te tor­pe, com­pli­ca­do, len­to. An­te­di­lu­viano, aun­que ese tras­to las­ti­mo­so es de ha­ce tan só­lo 31 años. Y ahí es­tá­ba­mos to­dos, tan con­ten­tos, aca­rrean­do se­me­jan­te pe­da­zo de cha­ta­rra co­mo si fue­ra el no va más de la mo­der­ni­dad. Hoy, ape­nas tres dé­ca­das des­pués, mi mó­vil po­see más me­mo­ria que la su­ma de to­dos los or­de­na­do­res que he te­ni­do en mi vi­da, ex­clu­yen­do el de aho­ra. Y me ca­be en el bol­si­llo del pan­ta­lón

En 1992 es­tu­ve en el nor­te de Ca­na­dá, muy cer­ca del Po­lo, pa­ra ha­cer un re­por­ta­je so­bre los inuits, mal lla­ma­dos es­qui­ma­les. Me fas­ci­nó ese pue­blo de su­per­vi­vien­tes, te­naz y crea­ti­vo. So­bre to­do me con­mo­vió que hu­bie­ran si­do ca­pa­ces de pa­sar de la Edad del Bron­ce, en la que vi­vie­ron has­ta des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, a nues­tra so­cie­dad hi­per­tec­no­ló­gi­ca. Ha­blé con inuits que ha­bían co­no­ci­do los iglús de pe­que­ños y que aho­ra es­ta­ban co­nec­ta­dos a In­ter­net en sus ca­sas pre­fa­bri­ca­das, y ese via­je des­co­mu­nal lo ha­bían rea­li­za­do en tan só­lo 30 años. Yo ad­mi­ra­ba su adap­ta­bi­li­dad y su in­te­li­gen­cia, pe­ro tam­bién me pre­gun­ta­ba por los pre­cios que qui­zá es­tu­vie­ran pa­gan­do, co­mo la ele­va­da ta­sa de al­coho- lis­mo o de sui­ci­dio, por ejem­plo.

Pues bien, aho­ra em­pie­zo a pen­sar que en reali­dad to­dos so­mos co­mo esos es­qui­ma­les. Cuan­do fui a ha­cer el re­por­ta­je só­lo ha­bían pa­sa­do dos años des­de que, en 1990, se ha­bía crea­do la Red, la World Wi­de Web que hoy nos une al mun­do: In­ter­net es de ayer mis­mo. Re­me­mo­ro aquel via­je al Po­lo Nor­te y me ma­ra­vi­lla lo muy di­fe­ren­te que era nues­tra vi­da en­ton­ces com­pa­ra­da con la de aho­ra. ¡Fal­ta­ban por lle­gar tan­tos ade­lan­tos! Siem­pre lo di­go: hoy ha­bi­to den­tro de las no­ve­las de cien­cia-fic­ción que leía de ado­les­cen­te.

Me gus­ta mu­cho la cien­cia y soy una ale­gre y ma­ra­vi­lla­da par­ti­da­ria de la tec­no­lo­gía. Y, sin em­bar­go… Qui­zá sea que la di­men­sión del cam­bio co­mien­za a ser de­ma­sia­do abrup­ta, de­ma­sia­do gran­de, co­mo en el caso de los inuits. O que ca­da vez soy más cons­cien­te de la in­ma­du­rez de los hu­ma­nos, de nues­tra fal­ta de ri­gor, de nues­tra irres­pon­sa­bi­li­dad co­mo es­pe­cie. O pue­de que sim­ple­men­te se tra­te de un apo­ca­mien­to de la edad, de mi ve­jez que em­pie­za. Pe­ro lo cier­to es que me preo­cu­pa es­ta ve­lo­ci­dad tec­no­ló­gi­ca que nos lle­va en vo­lan­das ha­cia don­de no sa­be­mos. Una ig­no­ran­cia esen­cial an­te nues­tros pro­pios des­cu­bri­mien­tos que ya he­mos mos­tra­do an­tes, por ejem­plo, al in­ven­tar la bom­ba ató­mi­ca o al desa­rro­llar la ener­gía nu­clear, con cu­yos le­ta­les, lon­ge­ví­si­mos desechos no sa­be­mos qué ha­cer, co­sa que no im­pi­de que ca­da año pro­duz­ca­mos otras 10.000 to­ne­la­das mé­tri­cas de ba­su­ra nu­clear de al­to ni­vel que man­te­ne­mos en ce­men­te­rios pro­vi­sio­na­les, una chapuza tó­xi­ca en la que casi na­die pien­sa. Ade­más el pro­ble­ma no es só­lo la fi­sión del áto­mo. Por ejem­plo: Ja­pón aca­ba de anun­ciar que va a em­pe­zar a uti­li­zar ro­bots pa­ra sus­ti­tuir a tra­ba­ja­do­res de ofi­ci­na. ¿De ver­dad te­ne­mos al­gu­na idea de ha­cia dón­de nos di­ri­gi­mos? ¿Nos preo­cu­pa? ¿Ha­ce­mos al­go pa­ra pre­ve­nir, pa­ra res­pon­sa­bi­li­zar­nos, pa­ra in­ten­tar acer­car­nos más a un mo­de­lo de mun­do en vez de a otro? A ve­ces me pa­re­ce que só­lo so­mos ni­ños in­te­lec­tual­men­te in­te­li­gen­tes, pe­ro emo­cio­nal y mo­ral­men­te ton­tos. Y qui­zá ma­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.