HARETH AN­DRA­DE

HARETH AN­DRA­DE ES PAR­TE DE LOS DE­NO­MI­NA­DOS ‘DREAMERS’ EN EEUU. SU LU­CHA SI­GUE

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO -

Es una jo­ven de 23 años, boliviana, poe­ta y ac­ti­vis­ta la­ti­na en Wa­shing­ton DC, co­fun­da­do­ra de Dream Pro­yect, un pro­gra­ma pa­ra dar voz a los jó­ve­nes la­ti­nos in­do­cu­men­ta­dos que sue­ñan con un fu­tu­ro con de­re­chos y opor­tu­ni­da­des en EEUU. Nos cuen­ta de su lu­cha y sus sue­ños.

Su co­ra­zón la­te fuer­te. Es muy tí­mi­da, pe­ro cuan­do em­pie­za a es­cu­char su pro­pia voz en el mi­cró­fono se sien­te más o me­nos bien. De pron­to ha­blar abier­ta­men­te de su ‘es­ta­do’, com­par­tir su his­to­ria y es­cu­char la de otros la ha­ce más fuer­te.

Mo­re­na, de ojos os­cu­ros y pe­que­ños, ca­be­llo la­cio y ne­gro, Hareth An­dra­de se pa­re­ce a su pa­pá. Tie­ne un nom­bre bíblico, re­sul­ta­do de un abue­lo muy lec­tor del An­ti­guo Tes­ta­men­to que in­flu­yó a la ho­ra de bau­ti­zar­la.

Com­par­tir au­la con chi­cos que no se pa­re­cían a ella fue con­fu­so. Cuan­do tra­ba­ja­ba en gru­po pa­ra al­gu­na ta­rea o pro­yec­to es­co­lar, no se sen­tía tan ame­ri­ca­na co­mo pen­sa­ba, pe­ro tam­po­co se sen­tía tan la­ti­na, siem­pre es­ta­ba en el me­dio, y to­da­vía si­gue sien­do un re­to su iden­ti­dad.

Si cie­rra los ojos, vuel­ve a es­cu­char a su co­ra­zón la­tir fuer­te, es un bom­beo de san­gre po­de­ro­so que ha­ce eco en su pe­cho y en la ca­be­za. Le si­gue pa­san­do ca­da vez que sube a una tes­te­ra, aun­que sus pa­la­bras aho­ra son más elo­cuen­tes, por­que ca­da día se con­vier­te en una me­jor ora­do­ra.

Si cie­rra los ojos, no so­lo es­cu­cha el co­ra­zón que pa­re­ce que se le va a sa­lir por la bo­ca, tam­bién pue­de re­cor­dar el mer­ca­do de la ca­lle Ro­drí­guez, cer­ca de su ca­sa, re­ple­to de gen­te con “bue­na ener­gía” y po­lle­ras co­lo­ri­das. Los vuel­ve a abrir y con­fir­ma que las me­jo­res me­mo­rias que tie­ne son de ahí, de La Paz.

Hareth es mu­chas co­sas. Es boliviana, fue y pue­de volver a ser in­do­cu­men­ta­da en Es­ta­dos Uni­dos, es una lí­der de la co­mu­ni­dad la­ti­na en Ar­ling­ton, Vir­gi­nia, pe­ro más que na­da es una ‘drea­mer’ (so­ña­do­ra).

Pa­ra quien lo mi­ra de afue­ra, drea­mer es una pa­la­bra bo­ni­ta, es un ad­je­ti­vo pa­ra unos cuan­tos que lle­ga­ron a EEUU sien­do ni­ños, asis­tie­ron a la es­cue­la y fue­ron es­tu­dian­tes con las no­tas más al­tas, o fue­ron de­por­tis­tas o ar­tis­tas des­ta­ca­dos, por quie­nes los con­gre­sis­tas em­pe­za­ron a pe­dir una ley que los pu­die­ra ayu­dar pa­ra vol­ver­los le­ga­les y que pue­dan as­pi­rar a ir a la uni­ver­si­dad. En 2010 la gen­te em­pe­zó a ha­blar mu­cho más de los so­ña­do­res, de có­mo eran ex­cep­cio­na­les y que me­re­cían te­ner el es­ta­tus de le­ga­les.

Pe­ro Hareth no pue­de cal­zar el ad­je­ti­vo sin sen­tir­se in­có­mo­da. Ese tér­mino pa­ra ella es con­tro­ver­sial por­que abo­ga por la gen­te que es ex­cep­cio­nal y que ha po-

di­do so­bre­pa­sar las di­fi­cul­ta­des, pe­ro ¿ qué hay del res­to? “Hay per­so­nas co­mo mis pa­pás a los que no los lla­ma­rían dreamers, les di­rían cri­mi­na­les por­que lle­ga­ron aquí de la for­ma no ade­cua­da, pe­ro ¿sa­bes?, ellos son los ver­da­de­ros so­ña­do­res”, lo di­ce en per­fec­to es­pa­ñol aun­que su in­glés tam­bién es im­pe­ca­ble, tal vez por­que a los ocho años, cuan­do lle­gó con una vi­sa de tu­ris­ta por unos cuan­tos días a EEUU y se ter­mi­nó que­dan­do, con de­ter­mi­na­ción de hu­ra­cán se pro­pu­so apren­der el idio­ma y lo con­si­guió.

Ser un drea­mer

El tér­mino pro­vie­ne del pro­yec­to de Ley de Desa­rro­llo, So­co­rro y Educación pa­ra Me­no­res Ex­tran­je­ros (Dream), que fue in­tro­du­ci­da en el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos en 2001, pe­ro nun­ca pa­só a con­ver­tir­se en una ley. Des­de en­ton­ces, el ac­ti­vis­mo in­can­sa­ble de per­so­nas co­mo Hareth ha con­ven­ci­do a 14 es­ta­dos pa­ra que aprue­ben sus pro­pias ver­sio­nes de la ley Dream, dán­do­le a es­tos jó­ve­nes ac­ce­so a be­ne­fi­cios co­mo ta­sas de ma­trí­cu­la en sus res­pec­ti­vos es­ta­dos. In­clu­so el ex pre­si­den­te Oba­ma pu­bli­có una or­den eje­cu­ti­va muy si­mi­lar a la ley Dream, llamada Ac­ción Di­fe­ri­da por la In­fan­cia (DA­CA), de la que Hareth pu­do be­ne­fi­ciar­se en 2012, con­si­guien­do por fin una ex­cep­ción que le per­mi­ta ir a la uni­ver­si­dad y es­ta­día le­gal, pe­ro no de for­ma per­ma­nen­te.

Pa­ra pe­sar de mu­chos, DA­CA no lle­gó a im­ple­men­tar­se por­que un juez de Te­xas trun­có la me­di­da di­cien­do que era in­cons­ti­tu­cio­nal y has­ta aho­ra es­ta si­gue en la Cor­te Su­pre­ma.

So­lo un nú­me­ro de re­gis­tro es lo que mu­chos sue­ñan pa­ra po­der sen­tir­se ver­da­de­ra­men­te per­so­nas. Sin él no se pue­de ir a la uni­ver­si­dad, ca­mi­nar tran­qui­lo por la ca­lle, en síntesis, ser al­guien. A ese nú­me­ro, a ese es­ta­tus es a lo que as­pi­ran más de 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas de Hareth, ca­da año en las se­cun­da­rias se ma­tri­cu­lan más de 64.000 es­tu­dian­tes que no tie­nen pa­pe­les (ir a la es­cue­la es un de­re­cho de to­dos, le­ga­les o ile­ga­les) y so­lo al­gu­nas per­so­nas co­mo ella han po­di­do ob­te­ner per­mi­sos de tra­ba­jo tem­po­ra­les, unos 750.000, di­ce, cons­cien­te de que su si­tua­ción si­gue sien­do in­cier­ta, al igual que la de sus pa­dres, que per­ma­ne­cen en el ano­ni­ma­to, pe­ro afe­rra­dos a esa vi­da que eli­gie­ron y a ese país.

“HAY PER­SO­NAS CO­MO MIS PA­PÁS A LOS QUE NO LLA­MA­RÍAN DREAMERS, LES DI­RÍAN CRI­MI­NA­LES” “LOS OBS­TÁCU­LOS, SON OPOR­TU­NI­DA­DES PA­RA TO­MAR DE­CI­SIO­NES EX­TRA­OR­DI­NA­RIAS. GRA­CIAS POR ESO”

El obs­tácu­lo que la le­van­tó

“Los ac­tos ha­blan más fuer­te que las pa­la­bras”, así em­pie­za su alo­cu­ción Hareth; es­tá en un au­di­to­rio de una se­cun­da­ria en la que hay mu­chos ni­ños la­ti­nos, uno de los tan­tos que ha vi­si­ta­do a lo lar­go y an­cho de EEUU. No lu­ce ner­vio­sa, tie­ne el ca­be­llo con una me­le­na cor­ta y un me­chón que por ra­tos le cu­bre un ojo. No lle­va ma­qui­lla­je, sal­vo un de­li­ca­do de­li­nea­do en la par­te su­pe­rior de los pár­pa­dos. No es su apa­rien­cia, sino lo que les va a de­cir

de que na­da es fá­cil, pe­ro que sí se pue­de. “Yo lle­gué a los ocho años sin mis pa­dres, vi­ne de la mano de mis abue­los a vi­si­tar a una tía y nos que­da­mos por­que la abue­la to­mó la de­ci­sión de que es­te era un buen lu­gar pa­ra pro­gre­sar. No ha­bla­ba el idio­ma ni ha­bía mu­cha gen­te con el mis­mo co­lor de piel que yo. Re­cién en la se­cun­da­ria tu­ve con­cien­cia de ser es­tu­dian­te in­do­cu­men­ta­da, pe­ro no en­ten­día muy bien eso. En ese tiempo cuan­do es­cu­cha­ba las no­ti­cias, es­tas no ha­bla­ban muy bien de las per­so­nas que ha­bían cru­za­do el de­sier­to pa­ra lle­gar o que no te­nían vi­sa. Pa­sa­ron cuatro años pa­ra que mis pa- dres lo­gra­ran en­trar, con per­mi­so de tu­ris­tas, e hi­cie­ron lo mis­mo, se que­da­ron. Des­pués ocu­rrió esa llamada de mi pa­pá, di­cien­do que lo ha­bían de­te­ni­do por una in­frac­ción de trá­fi­co y lo iban a de­por­tar”.

Fue en­ton­ces cuan­do Hareth en­ten­dió qué era ser in­do­cu­men­ta­do y aun­que te­nía bas­tan­te mie­do, su desafío fue no ali­men­tar el mie­do ni el si­len­cio.

Así fue co­mo ayu­dó a or­ga­ni­zar una pri­me­ra con­fe­ren­cia en Wa­shing­ton jun­to a otros jó­ve­nes que con­ta­ron sus ex­pe­rien­cias so­bre mi­gra­ción; en ese mo­men­to fue cuan­do na­ció el Dream Pro­ject, que no fue otra co­sa que la ca­tar- sis de te­ner una voz y com­par­tir to­do lo que les es­ta­ba pa­san­do. Cuan­do su­ce­dió lo de su pa­pá, Hareth de­ci­dió lu­char por él y co­mo una leo­na li­de­ró una cam­pa­ña na­cio­nal que lle­gó a los me­dios y lla­mó la aten­ción de los lí­de­res po­lí­ti­cos pro­vo­can­do que la or­den de de­por­ta­ción pa­ra Ma­rio An­dra­de fue­ra sus­pen­di­da. Pa­ra en­ton­ces ha­bía un ré­cord de de­por­ta­cio­nes en el país, pe­ro CNN, la BBC y el res­to de los me­dios te­nían en pan­ta­lla a su ros­tro mo­reno pi­dien­do fir­mas, abo­gan­do por su pa­dre, y ga­nó la pul­sea­da.

Lo que em­pe­zó co­mo una mi­sión per­so­nal pa­ra be­ne­fi­cio de

1

23

Hareth a la pa­les­tra. La ac­ti­vis­ta boliviana fue una de las fun­da­do­ras de los Dreamers Vir­gi­nia, así co­mo di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Pro­yec­to So­ña­do­res (Dream Pro­ject), fun­da­do por la edu­ca­do­ra boliviana Em­ma Vio­land-Sán­chez, quien es miem­bro de la Jun­ta Es­co­lar de Ar­ling­ton.

2

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.