VI­DA & PA­RE­JA

PRO­PO­NE UNOS EJER­CI­CIOS QUE APRO­VE­CHEN EL TIEMPO CO­RRIEN­DO PA­RA CO­NEC­TAR­SE CON UNO MIS­MO. ASÍ SE MAN­DA A DES­CAN­SAR A LAS PREO­CU­PA­CIO­NES DEL DÍA A DÍA

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO -

Bie­nes­tar. Tro­tar ejer­ci­tan­do la men­te

Mien­tras uno tro­ta o co­rre bus­can­do ese an­sia­do re­lax que ale­ja el es­trés, la men­te pue­de to­mar ca­mi­nos es­ca­bro­sos y con­ti­nuar deam­bu­lan­do en­tre uno y mil te­mas y preo­cu­pa­cio­nes del día a día.

Si en lu­gar de di­va­gar en los pensamientos, ese mo­men­to de ejer­ci­cios se lo apro­ve­cha pa­ra ‘co­nec­tar­se con uno mis­mo’ y ‘des­co­nec­tar­se de to­do’ lo de­más, se da­rían gran­des pa­sos.

Pues eso es lo que pro­po­nen Moi Gon­za­lez y Mon­tse Ro­dri­gues en su nue­vo li­bro Mind­ful­ness pa­ra run­ners. Es­tos coach de­por­ti­vos ofre­cen en su obra se­sio­nes de mind­ful­ness y run­ning pa­ra que los mi­nu­tos de ejer­ci­cio fí­si­co lo sean tam­bién de ejer­ci­cio mental. De ese mo­do, en­fa­ti­zan, “se pue­de con­se­guir un cuer­po y una men­te igual­men­te to­ni­fi­ca­dos, ági­les y en for­ma”. cio­nes por me­dio de la me­di­ta­ción, se­gún ex­pli­can los ex­per­tos en es­te te­ma.

El co­mu­ni­ca­dor y con­fe­ren­cis­ta in­ter­na­cio­nal Is­mael Ca­la lo de­fi­ne co­mo una prác­ti­ca que desa­rro­lla la aten­ción y per­mi­te cul­ti­var aper­tu­ra an­te la vi­da con una ac­ti­tud me­nos reactiva an­te las cir­cuns­tan­cias. Es­to se lo­gra, agre­ga, pres­tán­do­le aten­ción ple­na al pre­sen­te, co­men­zan­do por la res­pi­ra­ción pa­ra lue­go al­can­zar to­das las ex­pe­rien­cias fí­si­cas o men­ta­les que se pre­sen­ten.

La téc­ni­ca es con­si­de­ra­da por mu­chos una fi­lo­so­fía de vi­da, pe­ro su prác­ti­ca, a pe­sar de en­con­trar sus raí­ces en el bu­dis­mo, va más allá de cual­quier creen­cia o re­li­gión. Se es­tá em­plean­do el Mind­ful­ness pa­ra ali­viar di­ver­sas con­di- cio­nes fí­si­cas y men­ta­les, in­clui­do el tras­torno ob­se­si­vo- com­pul­si­vo, la an­sie­dad y la pre­ven­ción de re­caí­das en la de­pre­sión.

Al res­pec­to, el si­quia­tra y si­co­te­ra­peu­ta Gui­ller­mo Ri­ve­ra Arro­yo con­si­de­ra que al ser cons­cien­tes de lo que es­ta­mos ha­cien­do y sin­tien­do -tal co­mo lo plan­tea es­ta téc­ni­ca- se pue­de lo­grar el au­to­co­no­ci­mien­to e iden­ti­fi­car los fac­to­res es­tre­san­tes que ha­bi­tual­men­te apa­re­cen. Así se pue­de to­mar con­cien­cia de las reacciones y descubrir los ti­pos de pensamientos y emo­cio­nes que afec­tan con más fre­cuen­cia.

“Una vez que uno se da cuen­ta de có­mo es, de cuá­les son sus pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to, en- ton­ces pue­de mo­di­fi­car lo que le per­ju­di­ca”, re­fle­xio­na Ri­ve­ra.

En su opi­nión, hay un mo­men­to en el que uno pue­de pa­rar y de­ci­dir có­mo quie­re res­pon­der an­te la vi­da sin reac­cio­nar ins­tin­ti­va­men­te. Y es que en­tre el es­tí­mu­lo y la reac­ción hay un in­ter­va­lo de tiempo bre­ve, se­ña­la es­te es­pe­cia­lis­ta. “Si en ese ins­tan­te, so­mos ca­pa­ces de pa­rar, res­pi­rar y ob­ser­var la si­tua­ción con cla­ri­dad mental, se pue­den to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes. La per­so­na en­ton­ces res­pon­de­rá co­mo quie­re an­te las si­tua­cio­nes de su vi­da y los de- más no ha­rán que ella pier­da el con­trol so­bre lo que pa­sa”, di­ce.

Y, ¿ có­mo pue­den los run­ners lle­var el mind­ful­ness a la prác­ti­ca?. Dan es­tas sie­te ru­tas a se­guir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.