EN FO­CO

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO -

Li­lia­na Co­lan­zi. Con­tra los hi­jos

En el úl­ti­mo año, tres ami­gas me han con­ta­do que, si pu­die­ran volver atrás en el tiempo, ha­brían ele­gi­do no te­ner hi­jos. Una de ellas, una ac­triz de tea­tro que es­ta­ba en lo me­jor de su ca­rre­ra cuan­do se em­ba­ra­zó, de­jó de via­jar a otros paí­ses pa­ra ac­tuar y fi­nal­men­te aban­do­nó el tea­tro. La otra, que rom­pió con el no­vio po­co des­pués de dar­le la no­ti­cia del em­ba­ra­zo, tuvo que que­dar­se en ca­sa de sus pa­dres por­que ne­ce­si­ta­ba apo­yo eco­nó­mi­co y lo­gís­ti­co, lo que sig­ni­fi­có se­guir so­me­ti­da al con­trol de los pa­dres en sus de­ci­sio­nes adul­tas y en la crian­za de su hi­ja. La úl­ti­ma tra­ba­ja y tie­ne una pa­re­ja que in­ten­ta cum­plir su mi­tad de las obli­ga­cio­nes, pe­ro es­tá cons­tan­te­men­te ago­ta­da. Las tres aman a sus hi­jos, pe­ro ha­brían pre­fe­ri­do no ser ma­dres y ha­ber to­ma­do rum­bos di­fe­ren­tes en sus vi­das.

Po­co se ha­bla de las ma­dres arre­pen­ti­das en una so­cie­dad que en­sal­za la ma­ter­ni­dad co­mo vía de rea­li­za­ción per­so­nal de las mu­je­res (¿cuán­tas ve­ces he leí­do y es­cu­cha­do que los hom­bres son me­jo­res ar­tis­tas que las mu­je­res por­que no­so­tras su­pues­ta­men­te nos com­ple­ta­mos a tra­vés de nues­tros hi­jos?). Por eso es tan in­tere­san­te Con­tra los

hi­jos (Tum­bo­na, 2015), el en­sa­yo de la es­cri­to­ra chi­le­na Li­na Me­rua­ne –ella pre­fie­re lla­mar­lo “dia­tri­ba”– que ha­bla so­bre las ma­ne­ras en que actúa so­bre las mu­je­res la pre­sión so­cial por te­ner hi­jos, aun cuan­do la ma­ter­ni­dad sea un ofi­cio ar­duo que se rea­li­za sin la ayu­da del Es­ta­do o, en mu­chos ca­sos, de la pa­re­ja.

“¿No nos ha­bía­mos li­bra­do, las mu­je­res, de la con­de­na o de la ca­de­na de los hi­jos? ¿No ha­bía­mos de­ja­do procrear con tan­to ahín­co? ¿No con­se­gui­mos es­tu­diar ca­rre­ras y ofi­cios que nos hi­cie­ron in­de­pen­dien­tes? ¿No lo­gra­mos sa­lir de la ca­sa de­jan­do atrás las cul­pas?”, se pre­gun­ta Me­rua­ne, quien se re­fie­re so­bre to­do a las mu­je­res de cla­se me­dia. Y con­ti­núa: “Pres­ten aten­ción: a ca­da logro fe­mi­nis­ta ha se­gui­do un re­tro­ce­so, a ca­da gol­pe fe­me­nino un con­tra­gol­pe so­cial des­ti­na­do a do­mar los im­pul­sos cen­trí­fu­gos de la li­be­ra­ción. El vie­jo ideal del de­ber-ser-de-la­mu­jer no se ba­te fá­cil­men­te en re­ti­ra­da, so­la­pa­da­men­te re­gre­sa o vuel­ve a re­pro­du­cir­se to­man­do for­mas nue­vas”. El án­gel de la ca­sa, esa ima­gen vic­to­ria­na de la mu­jer- ma­dre per­fec­ta y sa­cri­fi­ca­da que vi­ve en el ima­gi­na­rio so­cial pe­ro tam­bién en la ca­be­za de to­da mu­jer, re­gre­sa en ca­da épo­ca con un ros­tro dis­tin­to.

Me­rua­ne abor­da el con­flic­to de la ma­ter­ni­dad tam­bién des­de la his­to­ria de las mu­je­res es­cri­to­ras: no es ca­sua­li­dad que, pa­ra po­der de­di­car­se a la es­cri­tu­ra, mu­chas mu­je­res ha­yan te­ni­do que re­nun­ciar al ma­tri­mo­nio y a los hi­jos. Vir­gi­nia Woolf ha­bla­ba de ma­tar al án­gel de la ca­sa de un tin­te­ra­zo, pe­ro el per­ver­so án­gel ter­mi­na­ba por re­gre­sar una y otra vez: el problema con es­te in­si­dio­so án­gel, de­cía Woolf, es que “es mu­cho más di­fí­cil ma- tar a un es­pec­tro que a una reali­dad”. Aña­de Me­rua­ne: “con es­to quie­re de­cir que ese ideal fe­me­nino es más di­fí­cil de erra­di­car que las pre­ca­rias con­di­cio­nes ma­te­ria­les que so­me­ten to­da­vía a las mu­je­res in­gle­sas que aca­ban de re­cu­pe­rar el de­re­cho de pro­pie­dad y el con­trol de su di­ne­ro den­tro del ma­tri­mo­nio”.

¿De qué ma­ne­ra ha re­gre­sa­do el án­gel de la ca­sa en es­ta épo­ca? Se­gún Me­rua­ne, es la fi­gu­ra de la súper ma­dre (de la cual la ma­dre eco­ló­gi­ca es una va­rian­te) la que em­pu­ja a la mu­jer de vuel­ta al ho­gar. Nos di­ce: “A ella aho­ra se le re­co­mien­da el re­torno al par­to sin anes­te­sia, al alar­gue de la lac­tan­cia, al pa­ñal de te­la, al per­pe­tuo aca­rreo de los ni­ños a sus ci­tas (mé­di­cas, pe­da­gó­gi­cas y so­cia­les), al nue­vo tiempo de ca­li­dad que re­du­ce su in­de­pen­den­cia”. Se tra­ta del re­gre­so a una ma­ter­ni­dad “na­tu­ral”, pe­ro lo en­ga­ño­so de uti­li­zar la ca­te­go­ría de na­tu­ra­le­za es que se vuel­ve a ha­blar de la ma­ter­ni­dad co­mo una esen­cia bio­ló­gi­ca y no co­mo una cons­truc­ción cul­tu­ral. La ma­ter­ni­dad pa­sa a ser un ac­to pri­va­do, ale­ja­do de lo po­lí­ti­co, y en­ton­ces el Es­ta­do y las pa­re­jas se de­sen­tien­den de su res­pon­sa­bi­li­dad con las ma­dres: la mu­jer ha te­ni­do que sa­lir al mer­ca­do la­bo­ral en con­di­cio­nes de de­sigual­dad con res­pec­to a los hom­bres, sin ha­ber­se li­bra­do del tra­ba­jo del ho­gar —a me­nos que ten­gan di­ne­ro pa­ra con­tra­tar a otra mu­jer pa­ra que lo ha­ga— y sin apo­yo es­ta­tal pa­ra la ma­ter­ni­dad (por si fue­ra po­co, la mu­jer ga­na un pro­me­dio de 25% me­nos por rea­li­zar exac­ta­men­te el mis­mo tra­ba­jo que un hom­bre). La mu­jer ma­dre es­tá so­la, y en­ci­ma tie­ne que re­sol­ver su ma­ter­ni­dad en opo­si­ción a otras ma­dres que han ele­gi­do un ti­po dis­tin­to de ma­ter­ni­dad: la ma­dre eco­ló­gi­ca cri­ti­ca a la ma­dre tra­ba­ja­do­ra que le da de co­mer piz­za o ham­bur­gue­sa a su hi­jo por­que no tie­ne tiempo pa­ra co­ci­nar, y la ma­dre tra­ba­ja­do­ra y mul­ti­tas­king des­pre­cia a aque­lla que re­nun­ció a su em­pleo por cui­dar a los hi­jos.

En vez de na­tu­ra­li­zar es­tas con­di­cio­nes de aban­dono e inequi­dad e in­ten­tar “pro­bar” que las mu­je­res po­de­mos con to­do, Me­rua­ne in­vo­ca una po­li­ti­za­ción de la ma­ter­ni­dad que cues­tio­ne el mul­ti­tas­king (un mul­ti­tas­king que no ha­ce otra co­sa que en­mas­ca­rar la cul­pa de la mu­jer por ha­ber sa­li­do a tra­ba­jar en vez de que­dar­se a cui­dar a su fa­mi­lia, o la cul­pa por no ser ca­paz de ren­dir en un tra­ba­jo exi­gen­te mien­tras es­tá abru­ma­da por el cui­da­do de los hi­jos), pon­ga en ja­que la es­truc­tu­ra so­cial y exi­ja cam­bios en el Es­ta­do y en la fa­mi­lia. “No es­cri­bo en fa­vor del in­fan­ti­ci­dio”, di­ce. “Es­toy, in­sis­to, con­tra la se­cre­ta fun­ción dis­ci­pli­na­ria de los hi­jos-tirano en es­tos tiem­pos que co­rren, ve­lo­ces y des­afo­ra­dos co­mo ellos”. Si los hi­jos eran an­tes adul­tos en mi­nia­tu­ra que se con­ce­bían pa­ra ayu­dar en el tra­ba­jo de la fa­mi­lia —es­te si­gue sien­do el ca­so en mu­chas áreas ru­ra­les, don­de los ni­ños tra­ba­jan en el cam­po des­de muy pe­que­ños, mo­de­lo que es tam­bién pro­ble­má­ti­co y que exi­ge una dis­cu­sión apar­te— aho­ra la so­cie­dad ha con­ver­ti­do a los ni­ños en clien­tes de­man­dan­tes y en con­su­mi­do­res de ser­vi­cios que de­ben ser sa­tis­fe­chos por los pa­dres. Con­tra es­tos hi­jos se re­be­la Me­rua­ne

Lo en­ga­ño­so de uti­li­zar la ca­te­go­ría de na­tu­ra­le­za es que se vuel­ve a ha­blar de la ma­ter­ni­dad co­mo una esen­cia bio­ló­gi­ca y no co­mo una cons­truc­ción cul­tu­ral

LI­LIA­NA CO­LAN­ZI

Es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta cru­ce­ña. Doc­to­ra en Li­te­ra­tu­ra Com­pa­ra­da en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, Es­ta­dos Uni­dos y ganadora del Pre­mio In­ter­na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra Au­ra Es­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.