“MAN­TEN­GO LA ES­PE­RAN­ZA DE QUE UNA CO­MU­NI­DAD UNI­DA

PO­DRÁ, SO­BRE LAS PO­LÍ­TI­CAS Y LOS DIS­CUR­SOS AN­TI­IN­MI­GRAN­TES, FO­MEN­TAR SO­LU­CIO­NES QUE REFLEJEN LOS VER­DA­DE­ROS VA­LO­RES AME­RI­CA­NOS” Por va­rias

El Deber - Extra (Bolivia) - - PERSONAJE -

su fa­mi­lia, des­pués cre­ció y mu­tó a ser un co­lo­so de­ter­mi­na­do a dar­le un ros­tro hu­mano a los mi­gran­tes, des­per­tar el in­te­rés de otras or­ga­ni­za­cio­nes, miem­bros del Concejo e in­clu­so la Pre­si­den­cia. Sus es­fuer­zos la lle­va­ron a ser invitada por el en­ton­ces pre­si­den­te Oba­ma a pre­sen­tar la con­ven­ción na­cio­nal de la Fun­da­ción Ame­ri­ca­na de Tra­ba­jo que con­vo­ca a 2.000 lí­de­res sin­di­ca­les y ac­ti­vis­tas de la co­mu­ni­dad.

El re­to que aho­ra Hareth suel­ta en el ai­re pa­ra to­dos los jó­ve­nes la­ti­nos que vi­si­ta en sus es­cue­las es: “Ser lo me­jor que pue­dan ser en es­te país”. Y lan­za dos pro­pó­si­tos, de­jar los mie­dos atrás y de­te­ner­se a pen­sar ¿qué es­ta­mos ha- cien­do con nues­tro tiempo?

Por­que pa­ra ella su ge­ne­ra­ción tie­ne mu­chos pri­vi­le­gios que no tu­vie­ron los que lle­ga­ron an­tes. Hay he­rra­mien­tas nue­vas co­mo los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les.

“Me sien­to fe­liz de po­der vi­vir en la épo­ca en la que la gen­te se une a la lu­cha por el cam­bio y el cam­bio es rea­li­za­do”, di­ce en otra con­fe­ren­cia, an­te­rior a la elec­ción de Do­nald Trump.

En tiem­pos de Trump

dé­ca­das se ha ig­no­ra­do el ‘sue­ño ame­ri­cano’ de Hareth y otros mi­llo­nes, un sue­ño que se ba­sa en mi­gra­ción, va­lo­res fa­mi­lia­res y el tra­ba­jo ar­duo. La jo­ven bo­li- via­na tie­ne la con­vic­ción de que for­ma par­te de una co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca cu­ya voz con­ti­núa sien­do una he­rra­mien­ta po­ten­te. “Man­ten­go la es­pe­ran­za de que una co­mu­ni­dad uni­da po­drá, so­bre las po­lí­ti­cas y los dis­cur­sos an­ti­in­mi­gran­tes, fo­men­tar so­lu­cio­nes pa­ra una re­for­ma mi­gra­to­ria que re­fle­je los ver­da­de­ros va­lo­res ame­ri­ca­nos”.

Pa­ra ella, el tér­mino ile­gal po­ne una car­ga ne­ga­ti­va en las per­so­nas, por eso lu­cha con­tra esa ‘ma­la pa­la­bra’, pa­ra hu­ma­ni­zar la co­mu­ni­dad. Pa­re­cie­ra que ser ile­gal los ha­ce de­jar de ser se­res hu­ma­nos y da pa­so a que otras co­sas su­ce­dan, co­mo que a su pa­pá le pa­guen me­nos por su tra­ba­jo en cons­truc­ción por­que no tie­ne pa­pe­les.

“Man­te­ner­se ca­lla­dos no es una op­ción, no nos ayu­da­rá. Pe­se a que la vi­da de la ma­yo­ría de la gen­te es­tá en ries­go y hay bas­tan­te mie­do y an­sie­dad en la co­mu­ni­dad, nos es­ta­mos abrien­do a tra­ba­jar jun­tos y con es­pe­ran­za. El pri­mer día de Trump co­mo pre­si­den­te es­tu­ve en la marcha, que, me atre­ve­ría a de­cir, ha si­do la más gran­de que EEUU ha vis­to en su his­to­ria, y no vi so­lo la­ti­nos, mar­cha­mos jun­to a hom­bres y mu­je­res blan­cos, gays, mu­sul­ma­nes y afro­des­cen­dien­tes, to­dos pro­tes­tan­do con­tra sus me­di­das”.

Con­tra las ór­de­nes eje­cu­ti­vas que el polémico pre­si­den­te es­tá fir­man­do es­tán tra­ba­jan­do du­ro, ca­si 24 ho­ras, co­mu­ni­cán­do­se unos con otros y te­jien­do es­tra­te­gias. A es­tas al­tu­ras Hareth ya es­tá gra­dua­da en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y ha da­do la vuel­ta a EEUU ha­blan­do del em­po­de­ra­mien­to de los jó­ve­nes la­ti­nos, mien­tras si­gue lu­chan­do por el es­ta­tus le­gal pa­ra sus pa­dres y su otra her­ma­na, Ha­ziel.

Vi­vir en EEUU no fue su elec­ción, lle­gó sien­do pe­que­ña, pe­ro des­pués de es­tar tan­tos años ahí sue­ña que, ar­ma­da con un me­gá­fono y su voz, va a po­der cam­biar el mun­do y la era de Trump

SU GE­NE­RA­CIÓN TIE­NE MU­CHOS PRI­VI­LE­GIOS QUE NO TU­VIE­RON LOS QUE LLE­GA­RON AN­TES “ME SIEN­TO FE­LIZ DE PO­DER VI­VIR EN LA ÉPO­CA EN LA QUE LA GEN­TE SE UNE A LA LU­CHA Y EL CAM­BIO SE LO­GRA”

La lu­cha por es­tu­diar Dream Pro­ject era una ini­cia­ti­va du­ran­te la se­cun­da­ria, pues al sa­lir ba­chi­lle­res as­pi­ra­ban a te­ner ac­ce­so a una for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria y pa­ra eso ne­ce­si­ta­ban ser le­ga­les

Pa­ra evi­tar la de­por­ta­ción. Hareth no es­con­dió la ca­ra, era in­do­cu­men­ta­da, pe­ro gri­tó fuer­te pa­ra evi­tar que su pa­dre sea de­por­ta­do. Su voz lle­gó has­ta los lí­de­res po­lí­ti­cos y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción si­guie­ron sus avan­ces y lo­gros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.