ACORRER CON CUER­PO Y MEN­TE

El Deber - Extra (Bolivia) - - VIDA & PAREJA -

1 La fuen­te de ener­gía.

El li­bro Mind­ful­ness pa­ra

run­ners in­sis­te que to­do co­mien­za en la res­pi­ra­ción, que se­gún los au­to­res, “es nues­tra prin­ci­pal fuen­te de ener­gía”. Gon­za­les y Ro­dri­gues pi­den que los lec­to­res ‘ob­ser­ven’ su res­pi­ra­ción, sin ‘juz­gar­la’ ni mo­di­fi­car­la’. “¿ Lle­gas con un rit­mo ace­le­ra­do a tu se­sión de run­ning y, en con­se­cuen­cia, tu res­pi­ra­ción es ace­le­ra­da? ¿Te sien­tes en cal­ma mien­tras te pre­pa­ras pa­ra ir a co­rrer y tu res­pi­ra­ción es tran­qui­la? Se­gu­ra­men­te, el he­cho de cen­trar tu aten­ción en tu res­pi­ra­ción ya ha­brá pro­vo­ca­do un li­ge­ro cam­bio en ella”, ex­pli­can.

2 Res­pi­ro des­pa­cio y pro­fun­do.

El ob­je­ti­vo es co­rrer de una for­ma más cen­tra­da y re­co­nec­tar con la res­pi­ra­ción. Se acon­se­ja em­pe­zar a ob­ser­var la res­pi­ra­ción, per­ci­bir có­mo el ai­re en­tra por la na­riz y via­ja por las fo­sas na­sa­les has­ta la gar­gan­ta.

La fra­se que hay que re­pe­tir en la men­te es: “Res­pi­ro des­pa­cio y pro­fun­do”. Eso ayu­da a es­tar aten­to a co­rrer de for­ma más cons­cien­te y con­cen­tra­da. La ve­lo­ci­dad, el rit­mo, no im­por­tan. La cla­ve es la res­pi­ra­ción.

3 Ob­ser­vo lo que mi­ro.

Pa­rar unos se­gun­dos y ob­ser­var al­re­de­dor. To­mar con­cien­cia de lo que se es­tá vien­do. Es po­si­ble que se pue­da apre­ciar de­ta­lles que has­ta el mo­men­to pa­sa­ban des­aper­ci­bi­dos. Hay que res­pi­rar pro­fun­da­men­te mien­tras se re­pi­te: “Ob­ser­vo lo que mi­ro”. Es im­por­tan­te to­mar­se el tiempo ne­ce­sa­rio pa­ra mi­rar me­jor el en­torno.

4 Co­rrien­do, hoy con­si­go.

Aho­ra hay que pre­gun­tar­se: ¿ qué que­re­mos con­se­guir con la se­sión de hoy? Se pue­de re­su­mir en una ora­ción: “Co­rrien­do hoy con­si­go…” ( pen­sa­mien­to po­si­ti­vo). Se de­ben rea­li­zar cin­co res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das re­pi­tien­do men­tal­men­te la fra­se an­te­rior, es­ta vez con los ojos ce­rra­dos pa­ra dar más in­ten­si­dad a la voz in­te­rior.

5 Yo pue­do.

Es tiempo de po­ner­se có­mo­dos y rea­li­zar tres res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das ob­ser­van­do có­mo el ai­re en­tra por la na­riz y sa­le por la bo­ca. Hay que pen­sar en una si­tua­ción ad­ver­sa que uno ha su­pe­ra­do con éxi­to y re­vi­vir ese mo­men­to men­tal­men­te. Vi­sua­li­zar­lo co­mo una pe­lí­cu­la, des­de que sur­ge la ad­ver­si­dad has­ta que se so­lu­cio­na. De­te­ner la pe­lí­cu­la, jus­to des­pués de ha­ber su­pe­ra­do esa si­tua­ción. Es agra­da­ble vi­vir la im­pre­sión que pro­du­ce ha­ber su­pe­ra­do exi­to­sa­men­te un problema. Sa­lir a co­rrer con esa sen­sa­ción, ha­cien­do cre­cer la ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia y re­pi-

¿En qué pien­sa mien­tras co­rre? El mo­men­to ‘run­ning’ de­be­ría ser de des­co­ne­xión, ya que la idea es cui­dar de la sa­lud pe­ro no siem­pre se lo­gra. La res­pi­ra­ción es cla­ve pa­ra lo­grar la an­sia­da aten­ción ple­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.