10 RA­ZO­NES PA­RA VI­SI­TAR JAMAICA

DIEZ CO­SAS ESEN­CIA­LES DE LA IS­LA LA CU­NA DE BOB MAR­LEY Y USAÍN BOLT ES UNA GRAN BE­LLE­ZA TU­RÍS­TI­CA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

La is­la que un día ma­ra­vi­lló a Cris­to­bal Co­lón y a su tri­pu­la­ción en su se­gun­do via­je a Amé­ri­ca si­gue cau­ti­van­do a quien la vi­si­ta por pri­me­ra vez. Sus pla­yas paradisiacas, su exu­be­ran­te na­tu­ra­le­za y sus ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas la han con­ver­ti­do en uno de los des­ti­nos que to­do via­je­ro de­be­ría co­no­cer. Aquí le da­mos 10 ra­zo­nes pa­ra ha­cer­lo.

1 Pla­yas paradisiacas y pa­ra to­dos los gus­tos. La is­la tie­ne más de 300 ki­ló­me­tros de be­llas pla­yas pa­ra to­dos los gus­tos. La más popular de to­das es Doc­tor’s Bay, pe­ro no me­nos atrac­ti­va es la Se­ven Mi­le Beach o Ne­gril, que es ideal pa­ra lar­gas ca­mi­na­tas a ori­llas del mar, dis­fru­tar del pai­sa­je y de sus aguas, mien­tras que Bos­ton Bay es es­pe­cial pa­ra los que les gus­ta sur­fear y la Blue La­goon tie­ne las aguas más azu­les de to­do el Ca­ri­be, mien­tras que los que pre­fie­ren un lu­gar pa­ra re­la­jar­se y des­can­sar la in­di­ca­da es Lon Bay.

2 Aven­tu­ra y diversión ase­gu­ra­da. El te­rreno es mon­ta­ño­so, ex­cep­to en va­rias zo­nas de tie­rras ba­jas en la cos­ta me­ri­dio­nal y en el es­te hay sel­vas tro­pi­ca­les. Los vi­si­tan­tes pue­den rea­li­zar ca­mi­na­tas ha­cia las ci­mas de las mís­ti­cas mon­ta­ñas Azu­les en Ocho Ríos, rea­li­zar pa­seos a ca­ba­llo por la playa y ba­ñar­se en ríos de aguas cris­ta­li­nas.

Kings­ton es la ciudad cul­tu­ral de la is­la. Su ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial ori­gi­nal y atrac­ti­vos, co­mo los jar­di­nes Ho­pe Gar­dens, son dig­nos de apre­ciar. Fren­te al bu­lli­cio de la ca­pi­tal Bahía Mon­te­go per­mi­te una gran ofer­ta de ac­ti­vi­da­des, ya que allí se con-- cen­tran las prin­ci­pa­les ca­de­nas ho­te­le­ras y Ne­gril, nos in­vi­ta a una vi­da noc­tur­na en­tre­te­ni­da.

3 La mú­si­ca inun­da to­dos los es­pa­cios. An­tes de que fue­ra co­no­ci­da por sus atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos, Jamaica fue co­no­ci­da por su mú­si­ca. El país era si­nó­ni­mo de reg­gae y ar­tis­tas co­mo Bur­ning Spear, Bunny Wai­ler, Bob Mar­ley, Den­nis Brown y Pe­ter Tosh ayu­da­ron a dar for­ma a ese rit­mo; sin em­bar­go, la mú­si­ca tra­di­cio­nal is­le­ña o folk tie­ne sus raí­ces en los rit­mos afri­ca­nos y ha se­gui­do desa­rro­llán­do­se in­fluen­cia­do por otros rit­mos lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les. Es por eso que en cual­quier rin­cón de Jamaica que va­ya es­cu­cha­rá mú­si­ca con rit­mos co­mo el men­to, ska o dan­cehall, en­tre otros.

4 Sa­bo­res y olo­res de una de­li­cio­sa gastronomía lo­cal. Los ja­mai­qui­nos di­cen que las co­sas son más dul­ces y ri­cas allí. Tal vez por el cli­ma cá­li­do o por el amor con la que se cul­ti­van y se co­ci­nan los pro­duc­tos, pe­ro lo cier­to es que su gastronomía tie­ne una gran va­rie­dad de sa­bo­res pa­ra de­gus­tar y de di­fe­ren­tes par­tes del mundo, co­mo yuca de los arahua­cos na­ti­vos, car­ne en­cur­ti­da y pes­ca­do de los eu­ro­peos, ba­ta­ta y plá­ta­nos de Áfri­ca y curry de los in­dios del es­te. La unión de esos pro­duc­tos dan pla­tos co­mo el gui­so de ca­bra al curry, em­pa­na­das fri­tas o akí y ba­ca­lao al es­ti­lo jerk.

5 Flo­ra y fau­na exu­be­ran­te. In­du­da­ble­men­te la is­la es un lu­gar pri­vi­le­gia­do de una ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te y di­ver­sa. Se tie­ne re­gis­tro de más de 200 es­pe­cies de plan­tas con flo­res. En­tre los ár­bo­les autóctonos es­tán el ce­dro, la ma­ja­gua, la cao­ba, el cam­pe­che, el pa­lo de ro­sa, el ébano, la pal­me­ra sa­bal, la pal­me­ra de co­co y el pi­men­te­ro (pi­mien­ta de Jamaica). Tam­bién flo­re­cen y son muy cul­ti­va­das las va­rie­da­des in­tro­du­ci­das, co­mo el man­go, el ár­bol de pan, el ba­na­ne­ro y el llan­tén.

La fau­na ja­mai­ca­na, co­mo la de to­das las An­ti­llas, tie­ne una gran va­rie­dad de aves, en­tre las que se des­ta­can las pa­ra­bas y los co­li­brís. Tam­bién exis­te mu­cha fau­na ma­ri­na, pe­ro no ma­mí­fe­ros gran­des ni rep­ti­les ve­ne­no­sos.

6 Un lu­gar es­pe­cial pa­ra los de­por­tes acuá­ti­cos. Tan­to pa­ra no­va­to, co­mo pa­ra per­so­nas con ex­pe­rien­cia, la is­la ofre­ce mu­chas op­cio­nes pa­ra prac­ti­car de­por­tes acuá­ti­cos, ya sea en el mar o en los ríos y cas­ca­das que tie­nen su geo­gra­fía. Se pue­de prac­ti­car bu­ceo en sus di­fe­ren­tes es­ti­los, prac­ti­car snor­ke­ling, bu­ceo, raf­ting, surf, ka­yak y pa­ra­sai­ling.

7 Fa­mi­lia y niños. Jamaica es uno de los des­ti­nos del Ca­ri­be más ade­cua­dos pa­ra ir en fa­mi­lia, por­que en la ma­yo­ría de los si­tios pa­ra tu­ris­tas se ofre­cen ac­ti­vi­da­des pa­ra niños. Los re­sorts tie­nen en­tre­te­ni­mien­tos es­pe­cia­les pa­ra ellos, pe­ro tam­bién fue­ra de ellos hay mu­chas otras op­cio­nes, co­mo por ejem­plo los pa­seos en bar­co, na­dar jun­to con del­fi­nes, ha­cer slow raf­ting so­bre una bal­sa o que re­ci­ban cla­ses de surf y por qué no tam­bién de bai­le. In­clu­so un pa­seo a pie o a ca­ba­llo con to­da la fa­mi­lia pue­den re­sul­tar inol­vi­da­bles pa­ra los más pe­que­ños. Mien­tras otros des­ti­nos prio­ri­zan el turismo so­lo pa­ra adul­tos, es­te país lo ha­ce pa­ra to­das las eda­des.

PAR­TI­CI­PAN­DO DE LA PRO­MO­CIÓN LA CASADETUS SUE­ÑOS SE PUE­DE CO­NO­CER ES­TE DES­TINO TU­RÍS­TI­CO

PLA­YAS PARADISIACAS Y LU­GA­RES DE EXU­BE­RAN­TE BE­LLE­ZA NA­TU­RAL EN TO­DO EL PAÍS

8 His­to­ria y cul­tu­ra. Pa­ra aque­llos que an­síen co­no­cer la cu­na del reg­gae, no pue­den de­jar de vi­si­tar Kings­ton. La ciudad pre­sen­ta múl­ti­ples atrac­cio­nes que cuen­tan la his­to­ria de es­te rit­mo y un lu­gar in­dis­pen­sa­ble es el Mu­seo de Bob Mar­ley, don­de se en­cuen­tran ob­je­tos del can­tau­tor y se re­la­ta su vi­da. Pa­ra co­no­cer par­te de la his­to­ria de la is­la, va­le la pe­na tam­bién vi­si­tar la Ga­le­ría Na­cio­nal y la Ca­sa De­von, cu­ya cons­truc­ción da­ta de fi­nes del si­glo XIX. Otros si­tios que va­len la pe­na vi­si­tar son el Spa­nish Town, tra­di­cio­nal ba­rrio de la ciudad y Port Ro­yal, don­de hay mu­chas his­to­rias de los pi­ra­tas que pa­sa­ron por allí en si­glos pa­sa­dos. Allí tam­bién se pue­de co­no­cer a fon­do la his­to­ria de la cul­tu­ra Ras­ta­fa­ri.

9 El pa­raí­so de los ju­ga­do­res de golf. Si hay un lu­gar ideal pa­ra los que dis­fru­tan de ju­gar es­te de­por­te, Jamaica es el si­tio. Tie­ne 12 cam­pos de golf en to­da la is­la y la ma­yo­ría de ellos con vis­ta al mar. Ade­más de con­tar con te­rre­nos cui­da­dos, los cam­pos ofre­cen la tran­qui­li­dad que to­do ju­ga­dor ne­ce­si­ta. Tam­bién es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra dar los pri­me­ros pa­sos en es­te de­por­te, por­que se ofre­cen cla­ses pa­ra prin­ci­pian­tes.

10 Ar­tis­tas y ar­te­sa­nías. Los ja­mai­qui­nos se jac­tan de que sus pin­tu­ras, es­cul­tu­ras y ce­rá­mi­cas son de las me­jo­res del Ca­ri­be, lo que sus ar­tis­tas po­nen en evi­den­cia al tra­ba­jar en di­fe­ren­tes es­ti­los, ma­te­ria­les y for­mas que van des­de lo aca­dé­mi­co has­ta lo au­to­di­dac­ta. Ade­más, en cual­quier lu­gar de la is­la el vi­si­tan­te en­cuen­tra mer­ca­dos de ar­te­sa­nías, jo­yas, pin­tu­ras y bol­sos, y una gran va­rie­dad de re­cuer­dos he­chos a mano y de ma­te­ria­les na­ti­vos. Na­die sa­le de allí sin traer­se un re­cuer­do de su pa­so por ese im­pac­tan­te país

Jamaica es uno de los lu­ga­res idea­les pa­ra pa­sar una ex­ce­len­te lu­na de miel o sim­ple­men­te dis­fru­tar­lo en com­pa­ñía de to­da la fa­mi­lia. Es uno de los des­ti­nos del Ca­ri­be que ofre­ce va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des pa­ra los más pe­que­ños. Pa­ra des­can­sar y dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za

En abril de 2015, el en­ton­ces pre­si­den­te, es­ta­dou­ni­den­se vi­si­tó el mu­seo de la le­yen­da del reg­gae. Que­dó ad­mi­ra­do y con­fe­só te­ner to­dos los dis­cos de Mar­ley Oba­ma, en su vi­si­ta al mu­seo de Bob Mar­ley en Kings­ton

El Ro­yal De­ca­me­ron Corn­wall Beach Re­sort. El ho­tel es­tá ubi­ca­do en la cos­ta no­roc­ci­den­tal de la is­la, en una de las me­jo­res pla­yas del área de Bahía Mon­te­go Lu­jo, re­lax y servicio de pri­me­ra

Hay bu­ceo pa­ra no­va­tos y ex­pe­ri­men­ta­dos en paisajes de gran be­lle­za na­tu­ral De­por­tes acuá­ti­cos

Si de al­go se pue­de jac­tar es­te país, es de la ale­gría y en­tu­sias­mo de su gen­te. Los vi­si­tan­tes se pue­den unir pa­ra bai­lar su mú­si­ca y par­ti­ci­par de sus fies­tas Bai­le y mú­si­ca por to­dos la­dos

Cuen­ta con una do­ce­na de can­chas de golf, la ma­yo­ría de ellas con vis­ta al mar. Cam­pos de golf pa­ra ele­gir

En ca­da rin­cón de la is­la hay un mer­ca­di­to de ar­te­sa­nías. Crea­cio­nes con ma­te­ria­les y mo­ti­vos re­gio­na­les. Ar­te­sa­nías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.