CÓ­MO RES­PON­DER A LOS IN­SUL­TOS

UNA FOTO, UN CO­MEN­TA­RIO O UNA POS­TU­RA FREN­TE A UN HE­CHO PUE­DE PO­NER A UN TROL EN CON­TRA TU­YA. EX­PER­TOS TE DI­CEN QUÉ SE PUE­DE HA­CER

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

De­cir al­go agra­da­ble cues­ta en el mundo real y en el vir­tual. Por eso la com­pa­ñía de ven­tas en lí­nea Ama­zon hi­zo una cam­pa­ña y se pro­pu­so cam­biar los in­sul­tos por pi­ro­pos pa­ra con­ver­tir las re­des so­cia­les en un si­tio me­jor, don­de ca­da uno pue­da ex­pre­sar su iden­ti­dad de ma­ne­ra li­bre y sin mie­do al re­cha­zo. Se bau­ti­zó co­mo Di al­go agra­da­ble.

Y es que en las re­des so­cia­les to­dos opi­nan, emi­ten jui­cios y en el peor de los ca­sos ofen­den, de­ni­gran, in­sul­tan y ha­cen pe­da­zos la ima­gen de otros con apa­ren­te im­pu­ni­dad. Los prin­ci­pa­les blan­cos de es­tos ata­ques sue­len ser per­so­na­jes de vi­da pú­bli­ca co­mo po­lí­ti­cos, ar­tis­tas, mo­de­los y de­por­tis­tas.

Ha­ce po­co la aza­fa­ta so­bre­vi­vien­te de un ac­ci­den­te de avión, que pi­dió ayu­da eco­nó­mi­ca en Fa­ce­book pa­ra afron­tar sus gas­tos mé­di­cos an­te la apa­ren­te tar­dan­za de la ase­gu­ra­do­ra con­tra ac­ci­den­tes, tu­vo que emi­tir un co­mu­ni­ca­do pú­bli­co, des­ti­na­do a quie­nes la ata­ca­ron en esa red so­cial, re­cri­mi­nán­do­la por pedir di­ne­ro, en lu­gar de es­tar agra­de­ci­da por ha­ber sal­va­do la vi­da. Su pe­di­do mo­ne­ta­rio tu­vo mu­cha em­pa­tía y solidaridad, pe­ro tam­bién tu­vo el efec­to con­tra­rio.

Es­cri­bir ofen­dien­do y de­ni­gran­do pue­de ser una ma­la cos- tum­bre que tie­ne el po­der de aver­gon­zar­nos y de­jar­nos arrin­co­na­dos sin sa­ber có­mo reac­cio­nar. An­te es­ta nue­va reali­dad, nue­vas me­di­das. Pa­ra Jés­si­ca Oli­va­res, es­tra­te­ga de me­dios so­cia­les, no hay for­ma pa­ra evitar ser ata­ca­do en re­des so­cia­les. “Siem­pre ha­brá per­so­nas que le van a en­con­trar el ‘ pe­ro’ a to­do, has­ta cuan­do uno apo­ya causas ri­dí­cu­la­men­te ló­gi­cas, por lo tan­to, que­dar­te ca­lla­do, no es la so­lu­ción por­que por na­tu­ra­le­za so­mos se­res so­cia­les y en al­gu­na me­di­da co­mu­ni­ca­ti­vos”.

Oli­va­res es par­ti­da­ria de ha­cer un ejercicio de re­fle­xión an­tes de dar nues­tra opi­nión so­bre al­go, sin que eso fre­ne nues­tra li­bre ex­pre­sión y pun­to de vis­ta. “Ya sea pa­ra te­mas tri­via­les co­mo pa­ra te­mas de­li­ca­dos o po­lé­mi­cos, re­fle­xio­nar nos ayu­da a pro­fun­di­zar nues­tros ar­gu­men­tos a la ho­ra de de­fen­der­los cuan­do esa opi­nión pu­bli­ca­da se con­vier­te en de­ba­te ( por su­pues­to to­do den­tro del mar­co del res­pe­to). Y en al­gún mo­men­to tam­bién hay que te­ner la ma­du­rez ne­ce­sa­ria co­mo pa­ra re­co­no­cer que el otro tam­bién tie­ne ar­gu­men­tos fuer­tes, con­tra­rios al mío pe­ro ne­ce­sa­rios pa­ra ver en pers­pec­ti­va la otra po­si­ción”.

Por su par­te, Ri­car­do Ga­rrón, in­ge­nie­ro en sis­te­mas, re­co­mien­da uti­li­zar co­rrec­ta­men­te los ni­ve­les de pri­va­ci­dad que tie­nen to­das las re­des so­cia­les, de tal ma­ne­ra que nues­tras pu­bli­ca­cio­nes sean vis­tas por nues­tros ami­gos que -se­gu­ra­men­te- ten­drán cier­ta afi­ni­dad con la ma­yo­ría de nues­tros pen­sa­mien­tos y opi­nio­nes, aun­que no siem­pre sim­pa­ti­za­rán con ellas. “Son nues­tros co­no­ci­dos, de esa ma­ne­ra se pue­den mi­ni­mi­zar las pro­ba­bi­li­da­des de ser ata­ca­dos”.

Las crí­ti­cas ge­ne­ran po­lé­mi­ca y mu­cho rui­do. Nos gus­ta el mor­bo y que­re­mos leer co­sas ma­las, por lo que se­gui­mos el ata­que de los tro­les ge­ne­ran­do mu­chí­si­mo trá­fi­co y eso les gus­ta. Gus­to por la crí­ti­ca y las co­sas ma­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.