TRANS­MI­TE A LOS NIÑOS SU PA­SIÓN POR EL AR­TE

La Fun­da­ción Ma­ma­ni Ma­ma­ni. Apo­ya des­de un cen­tro ar­tís­ti­co en La Paz la ca­pa­ci­ta­ción en pin­tu­ra, di­bu­jo, mú­si­ca y dan­za. Al­re­de­dor de 100 niños se es­tán for­man­do allí ac­tual­men­te. Se busca im­pul­sar más ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­co-cul­tu­ra­les

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

Ma­ma­ni Ma­ma­ni es­tá con­ven­ci­do de que así co­mo uno re­ci­be tam­bién tie­ne que dar, por eso de­ci­dió for­mar una es­cue­la pa­ra trans­mi­tir des­de allí to­da su pa­sión por el ar­te.

Ac­tual­men­te se vie­nen ca­pa­ci­tan­do al­re­de­dor de 100 niños que pa­san cla­ses de pin­tu­ra, di­bu­jo, mú­si­ca y dan­za.

Pa­ra po­der fi­nan­ciar los gas­tos de es­ta es­cue­la y de otras ac­ti­vi­da­des de desa­rro­llo ar­tís­ti­co-cul­tu­ral ha crea­do la fun­da­ción Ma­ma­ni Ma­ma­ni y su me­ta es se­guir lle­van­do sus co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias ca­da vez más le­jos. Par­te de los in­gre­sos pa­ra esa la­bor los con­si­gue con la ven­ta de pro­duc­tos es­pe­cia­les que lan­za con sus di­se­ños (ca­len­da­rios, ta­zas, po­le­ras y otros).

La es­cue­la fun­cio­na des­de ha­ce ca­si cua­tro años y es­tá ubi­ca­da en la mis­ma edi­fi­ca­ción don­de se en­cuen­tra su domicilio, su ga­le­ría y su ta­ller, en la his­tó­ri­ca y tu­rís­ti­ca ca­lle Jaén.

Se otor­gan al­gu­nas be­cas a los me­jo­res ta­len­tos así co­mo a quie­nes no tie­nen las po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas pa­ra pa­gar el mon­to mí­ni­mo de re­gis­tro, se­gún ex­pli­có Ro­ber­to Ma­ma­ni Ma­ma­ni, tras agre­gar que en­tre los alum­nos hay tam­bién me­no­res con ca­pa­ci­da­des es­pe­cia­les.

Jun­to a los po­ten­cia­les ar­tis­tas que se es­tán ins­tru­yen­do se or­ga­ni­zan ex­po­si­cio­nes, de­mos­tra­cio­nes de dan­zas y con­cier­tos.

"Quie­ro se­guir con­tri­bu­yen­do a ali­men­tar el es­pí­ri­tu de los niños y ge­ne­rar más ar­tis­tas. Va­lo­ro la re­ci­pro­ci­dad. Me gus­ta­ría ex­pan­dir es­ta es­cue­la a to­do Bo­li­via, dar opor­tu­ni­da­des a los chi­cos de las pro­vin­cias y de las pe­ri­fe­rias. Y que tam­bién jó­ve­nes y adul­tos pue­dan ca­pa­ci­tar­se", afir­ma. Re­co­no­ce ha­ber que­da­do sor­pren­di­do con las ideas que sur­gen en cla­ses. “La crea­ti­vi­dad de los niños me de­ja im­pre­sio­na­do. Uno apren­de gran­des lec­cio­nes de los alum­nos”, en­fa­ti­za.

Y en su opi­nión, ¿cuál es la me­jor ma­ne­ra de apren­der a pin­tar o di­bu­jar?

“La li­ber­tad ple­na”, se apre­su­ra en res­pon­der Ma­ma­ni Ma­ma­ni. En su cri­te­rio, el ar­te no tie­ne re­glas por lo que bas­ta de­jar sa­lir lo que uno tie­ne en la ca­be­za y el co­ra­zón.

“Pue­den pin­tar una lla­mi­ta ro­ja o azul y al­gu­nos les pue­den cues­tio­nar: ¿aca­so hay lla­mas de esos co­lo­res? Yo les di­go a los niños, no ten­gan mie­do y atré­van­se a ha­cer co­sas di­fe­ren­tes. Hay quie­nes no se ani­man a di­bu­jar o pin­tar por te­mor, creen que no lo ha­rán bien y ni si­quie­ra lo in­ten­tan. Hay que rom­per esas ba­rre­ras in­vi­si­bles. To­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos esa par­te artística y crea­ti­va”, en­fa­ti­za.

“Hay quie­nes no se ani­man ni a di­bu­jar ni a pin­tar por te­mor. Hay que rom­per esas ba­rre­ras in­vi­si­bles. To­dos te­ne­mos den­tro esa par­te artística y crea­ti­va”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.