Pa­ra que ellos no ga­nen la pul­sea­da

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja -

Re­por­tar­los e in­vi­si­bi­li­zar­los. Pa­ra los tro­les in­ci­si­vos, lo me­jor es re­por­tar­los a los mo­de­ra­do­res del fo­ro o vehícu­lo don­de es­tén pu­bli­can­do. Al fi­nal, los tro­les de­ben ser blo­quea­dos, ya sea por su nom­bre de usua­rio o por su di­rec­ción IP. Otra tác­ti­ca es de­jar que los tro­les si­gan pu­bli­can­do y, sin que se den cuen­ta, sus pu­bli­ca­cio­nes sean in­vi­si­bles pa­ra los de­más usua­rios, ha­cien­do así que el trol es­té per­dien­do su tiem­po (tiem­po que no usa­rá ha­cien­do tro­leo con otros).

Ta­rea de los ad­mi­nis­tra­do­res. Gran par­te de la so­lu­ción al tro­leo re­cae en las pá­gi­nas y edi­to­res que pu­bli­can con­te­ni­do y re­ci­ben co­men­ta­rios de sus vi­si­tan­tes, con me­di­das có­mo evitar co­men­ta­rios anó­ni­mos, re­vi­san­do co­men­ta­rios an­tes de pu­bli­car­los y blo­quean­do a tro­les po­ten­cia­les. Ig­no­rar­los aun­que sea ten­ta­dor con­tes­tar­les. De los tro­les ca­sua­les, sim­ple­men­te ig­no­ra sus pu­bli­ca­cio­nes, aun cuan­do sea di­fí­cil de­jar que ten­gan la úl­ti­ma palabra. El que no exis­ta una dis­cu­sión los des­mo­ti­va, por lo que ter­mi­na­rán aban­do­nan­do el in­sul­to y bus­ca­rán otra per­so­na a quien mo­les­tar.

No re­nun­ciar por cau­sa de ellos. Ja­más de­jar la cau­sa o el pun­to de vis­ta que es­ta­bas co­men­tan­do o de­fen­dien­do, o peor aún, ce­rrar tu cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.