MA­MA­NI MA­MA­NI

AR­TIS­TA AU­TO­DI­DAC­TA LAN­ZÓ UNA CO­LEC­CIÓN DE JO­YAS Y PINTARÁ UN MU­RAL EN HOUS­TON

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario - POR ANA MA­RÍA CO­PA VÁSQUEZ FOTOS APG NO­TI­CIAS/ FA­CE­BOOK MA­MA­NI MA­MA­NI

El ni­ño que em­pe­zó ha­cien­do sus pri­me­ros di­bu­jos so­bre car­to­nes usan­do co­mo lá­pi­ces res­tos de car­bón, se alis­ta pa­ra pin­tar un mu­ral en Hous­ton a requerimiento de esa Al­cal­día. Tam­bién par­ti­ci­pa­rá del Car­na­val de Oru­ro.

Fren­te a sus ojos, la vi­da pa­sa de­jan­do huellas de co­lo­res, con to­nos fuer­tes y fes­ti­vos. Ca­da vi­ven­cia, ca­da sen­ti­mien­to tie­ne su tono pro­pio. “Yo vi­vo del ar­te, res­pi­ro ar­te, sue­ño con co­lo­res”, con­fie­sa. Tal co­mo ve a sus pin­tu­ras, él se de­fi­ne a sí mis­mo: sim­ple, ale­gre y fiel a las creen­cias y tra­di­cio­nes po­pu­la­res.

De na­ci­mien­to que­chua y de san­gre aimara, Ro­ber­to Ma­ma­ni Ma­ma­ni ase­gu­ra se­guir sien­do el mis­mo “bo­li­viano bo­na­chón, bai­la­rín, or­gu­llo­so de sus raí­ces y res­pe­tuo­so de la cos­mo­vi­sión an­di­na”, el cual plantea ese equi­li­brio en­tre na­tu­ra­le­za, hombre y Madre tie­rra ( Pachamama). Esa es la inago­ta­ble fuen­te de ins­pi­ra­ción de sus co­lo­ri­das pin­tu­ras que ca­da vez lo lle­van más le­jos.

Vi­ve y tra­ba­ja en su ta­ller. No tie­ne au­to, su madre aún ven­de en el mer­ca­do y él dis­fru­ta con el mis­mo en­tu­sias­mo de si­tios de lu­jo don­de lo in­vi­tan o de una co­mi­da crio­lla en el mer­ca­do.

Nue­vo año, nue­vos re­tos

El ni­ño que em­pe­zó ha­cien­do sus pri­me­ros di­bu­jos so­bre car­to­nes y pe­rió­di­cos usan­do co­mo lá­pi­ces los res­tos del car­bón con que co­ci­na­ban en su ca­sa, hoy a sus 54 años de edad cal­cu­la que ya son unas 3.000 las pin­tu­ras que ha pro­du­ci­do, mu­chas de las cua­les lle­ga­ron a ma­nos de pre­si­den­tes y otros gran­des per­so­na­jes in­ter­na­cio­na­les.

Ma­ma­ni Ma­ma­ni no du­da en de­cir que es­tá en la me­jor eta­pa de su vi­da, sor­pren­de con nue­vas pro­pues­tas y se plantea gran­des desafíos. De cua­dros pe­que­ños ha da­do un sal­to ha­cia los gi­gan­tes mu­ra­les en vías pú­bli­cas que es­tán des­per­tan­do elo­gios y aplau­sos fue­ra de Bo­li­via.

Des­de 2015, una de sus obras de gran­des di­men­sio­nes se lu­ce en una ave­ni­da prin­ci­pal del cen­tro de Bo­go­tá. Y es­te 2017, el ar­tis­ta au­to­di­dac­ta se alis­ta pa­ra pin­tar un gran mu­ral en Hous­ton, la ciudad más po­bla­da en el estado de Te­xas (EEUU), a pe­di­do de la Al­cal­día de esa ur­be.

Se­gún cuen­ta, allí sus pin­tu­ras cau­sa­ron sen­sa­ción en una ex­po­si­ción de ar­te en la que par­ti­ci­pó.

Gran­des obras

En la ca­pi­tal de Colombia, su mu­ral de 20x15m es­tá en la ave­ni­da Ji­mé­nez con ca­rre­ra Dé­ci­ma, ru­ta de al­to flu­jo tu­rís­ti­co por don­de cir­cu­la a dia­rio el con­cu­rri­do servicio de trans­por­te ma­si­vo Trans Mi­le­nio. Lo hi­zo a so­li­ci­tud de la Al­cal­día de Bo­go­tá y lo ter­mi­nó en un mes.

Ma­ma­ni Ma­ma­ni alis­ta ma­le--

BAI­LA­RÁ KULLAWADA EN EL CAR­NA­VAL DE ORU­RO LU­CIEN­DO UN TRA­BA­JO CON SUS DI­SE­ÑOS

ES­TE AÑO PAR­TI­CI­PA­RÁ DE CHAR­LAS Y EX­PO­SI­CIO­NES EN CO­REA DEL SUR Y JA­PÓN.

tas pa­ra via­jar a Hous­ton en mar­zo, con el fin de coor­di­nar el te­ma de la pin­tu­ra que se le pi­dió rea­li­zar. Se­gún sus cálcu­los, si se tra­ta de un mu­ral de 20x20m, pue­de con­cluir­lo en un mes.

Cree te­ner la fuer­za y ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra se­guir rea­li­zan­do es­te ti­po de obras mo­nu­men­ta­les que ofre­cen un gran be­ne­fi­cio pú­bli­co. “A di­fe­ren­cia de un cua­dro que so­lo es pa­ra el dis­fru­te de quien lo com­pra, el ar­te del mu­ral se pue­de mos­trar a to­dos. Hay mu­cha gen­te que no va a un mu­seo o una ga­le­ría por­que pien­sa que so­lo es pa­ra gen­te en­ten­di­da. Con las pin­tu­ras en vías pú­bli­cas bus­ca­mos so­cia­li­zar más el ar­te”, ex­pli­ca.

Con­si­de­ra que el gi­gan­tes­co mu­ral que reali­zó en­tre 2015 y 2016 en el con­do­mi­nio Wip­ha­la, de la ciudad de El Al­to, le atra­jo más mirada in­ter­na­cio­nal.

El ar­te de Ma­ma­ni Ma­ma­ni se lu­ce en los sie­te blo­ques de esa infraestructura, ca­da uno con 12 pi­sos abar­can­do un área de 10.000 me­tros cua­dra­dos, obra fi­nan­cia­da por el Estado. "Allí es­tá re­fle­ja­da to­da la cos­mo­vi­sión an­di­na con sus fi­gu­ras, co­lo­res y sim­bo­lo­gía pro­pia. Da una am­plia in­for­ma­ción de nues­tra ri­que­za an­ces­tral y se la pue­de ver in­clu­so des­de el ai­re”, ex­pli­ca. La obra se reali­zó en cin­co me­ses con ayu­da de 40 per­so­nas. Te­nía planes de pre­sen­tar esa obra al Guin­ness Re­cord, pe­ro el plan aún no pros­pe­ró.

Sus obras aho­ra son jo­yas

Las pin­tu­ras de Ma­ma­ni Ma­ma­ni aho­ra tam­bién se las pue­de lu­cir des­de el cuer­po y lle­var­las de adorno por don­de uno va­ya, co­mo lujosas jo­yas o ac­ce­so­rios.

Es otro de los nue­vos te­rre­nos en los que ha co­men­za­do a tran­si­tar es­te di­ná­mi­co pin­tor bo­li­viano. Pa­ra las mu­je­res lan­zó una vis­to­sa pro­pues­ta de ani­llos, un jue­go de aros y pen­dien­tes. Pa­ra los hom­bres, ofre­ce unos ele­gan­tes ge­me­los. To­dos lle­van im­pre­sos sus co­lo­ri­das pin­tu­ras. La co­lec­ción fue pre­sen­ta­da a fi­nes del año pa­sa­do. La pri­me­ra se­rie se ago­tó, aho­ra ofre­ce la se­gun­da en­tre­ga y ya pien­sa en un ter­cer lan­za­mien­to. Los pre­cios es­tán en­tre Bs 150 y 350.

Tra­jes con sus di­se­ños

A la par de su des­tre­za en la pin­tu­ra, Ma­ma­ni Ma­ma­ni os­ten­ta su ha­bi­li­dad co­mo bai­la­rín de mú­si­ca fol­cló­ri­ca bo­li­via­na y ha lo­gra­do com­bi­nar ar­mo­nio­sa­men­te am­bas afi­cio­nes. Es­te año ha­rá reali­dad un gran de­seo, bai­lar kullawada en la ma­jes­tuo­sa entrada del Car­na­val de Oru­ro. Sus padres bai­la­ron ha­ce 40 años esa dan­za, por lo que le ge­ne­ra una pro­fun­da emo­ción ser aho­ra par­tí­ci­pe de esa agru­pa­ción.

El tra­je que usa­rá lle­va­rá sus di­bu­jos y co­lo­res. En años pa­sa­dos tam­bién apor­tó con su ta­len­to ar­tís­ti­co a de­co­rar las ves­ti­men­tas de dan­za­ri­nes de otras fra­ter­ni­da­des. "Pa­ra pin­tar tra­jes de gru­pos fol­cló­ri­cos hay que bai­lar y sen­tir los rit­mos de cer­ca. So­lo así se lo pue­de ex­pre­sar me­jor en una pin­tu­ra. Ya bai­lé mo­re­na­da, tin­ku, ca­po­ra­les, po­to­los y otras dan­zas", re­la­ta.

Si­guien­do con su en­tu­sias­mo por el fol­clo­re na­cio­nal pla­nea in­cur­sio­nar tam­bién en el di­se­ño de jo­yas y otros ac­ce­so­rios pa­ra dan­za­ri­nes. Pa­ra es­tas fies­tas car­nes­to­len­das pre­vé sa­car a ex­hi­bi­ción unos bom­bos y tu­bas que él pintará.

Lec­cio­nes

Ya son cer­ca de 30 años que Ma­ma­ni Ma­ma­ni se de­di­ca a la ac­ti­vi­dad artística, un tiem­po que le ha de­ja­do gran­des lec­cio­nes.

Las opor­tu­ni­da­des y ex­pe­rien­cias que la vi­da le ha pues­to en su ca­mino, en su opi­nión, le han per­mi­ti­do en­ri­que­cer su per­so­na­li­dad y crea­ti­vi­dad.

Sus padres son de La Paz, él na­ció en Co­cha­bam­ba pe­ro vi­vió va­rios años en­tre Oru­ro, Po­to­sí y Su­cre. El con­tac­to cer­cano que tu­vo con to­das las ce­re­mo­nias, ri­tua­les y fes­ti­vi­da­des an­di­nas que su fa­mi­lia cum­plía con fer­vor, le hi­zo va­lo­rar mu­cho la ri­que­za his­tó­ri­ca y cul­tu­ral de los pue­blos, sus dan­zas, aro­mas y sa­bo­res. “Mi pa­dre ven­día ma­ní en la ca­lle y yo lo acom­pa­ña­ba pa­ra ayu­dar­le a co­mer­cia­li­zar ese pro­duc­to en fe­rias y car­na­va­les. Fue así que des­de ni­ño me fui fa­mi­lia­ri­zan­do con la mú­si­ca, tra­di­cio­nes y ves­ti­men­tas tí­pi­cas. Él fa­lle­ció. Mi madre vi­ve y es co­mer­cian­te, si­gue ven­dien­do en el mer­ca­do Uyustus. Am­bos se de­di­ca­ron a la agricultura”, re­la­ta.

Re­cuer­da con emo­ción el tiem­po que vi­vió con su abue­la Jua­na Ma­ma­ni y la gran en­se­ñan­za que ella le trans­mi­tió y que lo re­fle­ja en sus pin­tu­ras.

SU MADRE ES CO­MER­CIAN­TE EN EL MER­CA­DO UYUSTUS. ÉL EM­PE­ZÓ A PIN­TAR A SUS OCHO AÑOS

ES­TU­DIÓ AGRO­NO­MÍA Y DE­RE­CHO, PRIO­RI­ZÓ SU PA­SIÓN POR EL AR­TE. TAM­BIÉN ES­CRI­BE CAN­CIO­NES

"Ella era una gran te­je­do­ra, ex­per­ta en la lec­tu­ra de la ho­ja de co­ca y una per­so­na es­pi­ri­tual. De ella apren­dí to­do ese res­pe­to que hay que te­ner por la madre tie­rra, el agua y el ai­re. Me de­cía que los co­lo­res fuer­tes de los agua­yos son pa­ra ahu­yen­tar los ma­los es­pí­ri­tus y no que­dar­se en la os­cu­ri­dad. Sien­to que mis obras aho­ra son un agra­de­ci­mien­to a la pachamama por to­do lo que nos da", in­di­ca.

Por amor al ar­te

Ma­ma­ni Ma­ma­ni es­tu­dió Agro­no­mía y De­re­cho, pe­ro pe­só más su vo­ca­ción por la ac­ti­vi­dad artística por eso de­ci­dió de­di­car­se de lleno al ar­te.

“Des­de ni­ño el ar­te ya es­ta­ba den­tro de mí. Em­pe­cé di­bu­jan­do a mis ocho años. Fui apren­dien­do en el ca­mino, en la prác­ti­ca. Siem­pre me gus­tó el ar­te precolombino, en par­ti­cu­lar el re­la­cio­na­do con los te­ji­dos. Ad­mi­ro a los gran­des maes­tros la­ti­noa­me­ri­ca­nos, que se han ali­men­ta­do de nues­tra cul­tu­ra", ex­pli­ca.

Po­co a po­co se le fue­ron abrien­do las puer­tas de éxi­to al des­ta­car­se por la ca­li­dad de sus tra­ba­jos. Muy jo­ven em­pe­zó a ha­cer pre­sen­ta­cio­nes in­di­vi­dua­les y lue­go co­men­zó a re­ci­bir in­vi­ta­cio­nes des­de va­rios paí­ses pa­ra par­ti­ci­par en fe­rias y ex­po­si­cio­nes. Tam­bién es con­vo­ca­do por uni­ver­si­da­des y otros cen­tros edu­ca­ti­vos a dar char­las pa­ra ha­blar de la cos­mo­vi­sión an­di­na que ins­pi­ra sus pin­tu­ras.

Hoy Ma­ma­ni Ma­ma­ni vi­ve del ar­te. Cree que uno pue­de ga­nar- se la vi­da en es­te ofi­cio si lo rea­li­za con pa­sión y es­fuer­zo.

“Yo em­pe­cé co­mo cual­quier otro ar­tis­ta. Mis obras se ven­dían has­ta en 10 dó­la­res, aho­ra mis cua­dros es­tán so­bre la ba­se de los 1.000 dó­la­res. Es el mer­ca­do el que pone el cos­to a una obra de ar­te. Fue­ra de Bo­li­via ob­via­men­te los pre­cios pue­den au­men­tar no­to­ria­men­te”, se­ña­la.

El desafío de in­no­var

Y Ma­ma­ni Ma­ma­ni, ¿ no tie­ne mie­do a es­tan­car­se o re­pe­tir­se? Pa­ra no caer en ese ex­tre­mo di­ce que va­ría te­má­ti­cas cons­tan­te­men­te. En ese sen­ti­do ya lan­zó al­re­de­dor de 30 se­ries (de la madre tie­rra, de las flo­res, ca­ba­llos, agua, ama­zó­ni­ca, etc).

Su más reciente se­rie son pin­tu­ras re­fe­ri­das a los mú­si­cos. Ade­más, de­trás de ca­da obra hay un con­te­ni­do pro­fun­do que es pro­pio de ca­da di­se­ño, acla­ra.

No to­do son elo­gios y en al­gún mo­men­to es­te ar­tis­ta bo­li­viano ad­mi­te ha­ber re­ci­bi­do crí­ti­cas por su es­ti­lo. No le mo­les­tan esas ob­ser­va­cio­nes. "El ar­te es di­ver­so, a unos les pue­de gus­tar a otros no. Yo res­pon­do a to­do con mi tra­ba­jo. Mi co­ra­za es du­ra, co­mo una pie­dra, co­mo un tem­plo an­dino. Me sien­to mo­ti­va­do a se­guir in­no­van­do. Soy un gue­rre­ro for­ta­le­ci­do con to­dos mis años de ex­pe­rien­cia”, re­fle­xio­na.

Pa­ra lo­grar el éxi­to en la ac­ti­vi­dad artística, Ma­ma­ni Ma­ma­ni cree que hay que ser au­tén­ti­co y crear un es­ti­lo pro­pio.

“Yo me he con­cen­tra­do en los co­lo­res de los agua­yos y en lo

que re­pre­sen­ta la cos­mo­vi­sión an­di­na pa­ra te­ner un es­ti­lo que me ca­rac­te­ri­za. Esa es la di­fe­ren­cia con ar­tis­tas uni­ver­sa­les. Por eso me in­vi­tan a tan­tos pai­ses. De­trás de eso hay un con­te­ni­do pro­fun­do que re­pre­sen­ta el res­pe­to a la Madre tie­rra y a la pro­fun­di­dad del ser hu­mano”, di­ce.

Su ru­ti­na dia­ria

Ro­ber­to Ma­ma­ni Ma­ma­ni que re­cu­pe­ró los ape­lli­dos de sus abue­los ( Jua­na Ma­ma­ni y Car­los Ma­ma­ni) se da tiem­po pa­ra to­do. Pre­fie­re tra­ba­jar de no­che, ya que en el día su agen­da es­tá lle­na de ac­ti­vi­da­des por cum­plir, en­tre ex­po­si­cio­nes, char­las, la es­cue­la de ar­te, en­tre­vis­tas y otros com­pro­mi­sos.

Mien­tras tra­ba­ja, su com­pa­ñía in­fal­ta­ble es la mú­si­ca. “Es­cu­cho mú­si­ca nues­tra, no le lla­mo fol­clo­re sino mú­si­ca ma­yor co­mo kullawada, mo­re­na­da o lla­me­ra­da. Si­go los rit­mos de Wa­ra, Ru­mi­llaj­ta, Rup­hay, Sa­via an­di­na y otros gru­pos mu­si­ca­les).

Su equi­po de tra­ba­jo es­tá con­for­ma­do ge­ne­ral­men­te por unas seis o sie­te per­so­nas, aun­que busca ma­yor per­so­nal cuan­do las obras son más gran­des.

Duer­me muy po­co. Hay ve­ces que se que­da tra­ba­jan­do has­ta las 3 o 4 de la ma­ña­na. Pe­se a ello des­pier­ta muy tem­prano. En­tre sus ru­ti­nas ma­ña­ne­ras es­tán tro­tar y pre­pa­rar­se ju­gos de fru­tas de tem­po­ra­da. A me­nu­do tam­bién prac­ti­ca ful­bi­to. Tan­to le gus­ta la mú­si­ca que en su tiem­po li­bre es­cri­be can­cio­nes, so­bre to­do con rit­mos fol­cló­ri­cos. Ya tie­ne va­rias le­tras y es­pe­ra a fu­tu­ro com­ple­men­tar­las con acom­pa­ña­mien­to musical.

Agra­de­ci­do con la vi­da

Y, ¿có­mo le cam­bió la vi­da to­do el éxi­to que ha ido co­se­chan­do en su ca­rre­ra artística?

Res­pon­de en po­cas pa­la­bras: "Si­go sien­do el mis­mo”. Y es que se­gún afir­ma un día pue­de es­tar co­mien­do en un ho­tel de ‘sie­te estrellas’ y otro de­gus­tan­do un ros­tro asa­do, un ají de fi­deo o un ma­ja­di­to en un mer­ca­do. Dis­fru­ta de am­bas ex­pe­rien­cias con el mis­mo en­tu­sias­mo. “Me gus­ta com­par­tir. Vi­vo co­mo cual­quier otra per­so­na. No ten­go au­to, soy un hombre de a pie. Mi vi­da ha si­do de cons­tan­tes sor­pre­sas. Tu­ve opor­tu­ni­dad de co­no­cer a pre­si­den­tes e im­por­tan­tes per­so­na­jes. Me sor­pren­de ver có­mo me re­co­no­cen en al­gu­nos paí­ses y me re­ci­ben con emo­ción”, di­ce.

Se sien­te agra­de­ci­do y cree que le fal­ta­rían ‘dos vi­das’ pa­ra plas­mar to­do lo que aún tie­ne en su ca­be­za. “So­mos una fuen­te inago­ta­ble de ins­pi­ra­ción. Po­de­mos dar más”, re­fle­xio­na

SIEM­PRE IN­NO­VAN­DO MA­MA­NI MA­MA­NI EM­PIE­ZA EL AÑO CON MÁS DESAFÍOS EN SUS MA­NOS. DES­DE SU TA­LLER EN LA CA­LLE JAEN DE LA PAZ MUES­TRA PAR­TE DE SUS NUE­VAS OBRAS

1 Ca­sa, ta­ller, ga­le­ría y es­cue­la Vi­ve y tra­ba­ja en la his­tó­ri­ca y tu­rís­ti­ca ca­lle Jaén de La Paz. Pin­ta por las no­ches acom­pa­ña­do de mú­si­ca. 1

Así lu­ce la co­lec­ción de pen­dien­tes, aros, ani­llos y ge­me­los que presentó con sus di­se­ños pro­pios 2 2 Jo­yas con áni­mo fes­ti­vo

Ex­po­ne sus obras fue­ra el país. En 2016 par­ti­ci­pó en el Show In­ter­na­cio­nal de Ar­te Dae­jeon en Co­rea del Sur. 3 3 Pre­sen­te en va­rias fe­rias

4

4 Te­ji­dos con men­sa­jes Man­tas co­mo es­ta lu­cen tam­bién la crea­ti­vi­dad del pin­tor Ma­ma­ni Ma­ma­ni.

5 5 Una gigante obra maes­tra El mu­ral que pin­tó en el con­do­mi­nio Wip­ha­la de El Al­to aca­pa­ró la aten­ción

6 6 Sor­pren­de por don­de va Ex­pu­so sus obras en Hous­ton el año pa­sa­do. Así lo con­tac­ta­ron pa­ra que pin­te un mu­ral

7 7 Da char­las en va­rios paí­ses Es in­vi­ta­do por uni­ver­si­da­des pa­ra ha­blar so­bre la cos­mo­vi­sión an­di­na que ins­pi­ra sus obras

Par­ti­ci­pó de va­rias dan­zas fol­cló­ri­cas, co­mo el de tin­ku. Al­gu­nos tra­jes lle­van sus di­se­ños 8 8 Bai­lar, otra de sus pa­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.