Re­cor­dan­do el pe­li­gro

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario - Ro­sa Mon­te­ro.

El ce­re­bro es un afa­no­so cons­truc­tor de cer­ti­dum­bres. Ne­ce­si­ta­mos dar­le una apa­rien­cia de des­tino al caos del mundo, y las neu­ro­nas se po­nen a la la­bor co­mo un so­lo hombre. Por eso te­ne­mos im­plan­ta­dos en lo más pro­fun­do de nues­tra ca­be­za una se­rie de pen­sa­mien­tos con­so­la­do­res en los que cree­mos de for­ma na­tu­ral, aun­que sean fal­sos. Por ejem­plo: nos afe­rra­mos a la in­tui­ción de que el pro­gre­so exis­te y de que las co­sas so­lo pue­den ir a me­jor. Es una idea ca­ren­te de fun­da­men­to; bas­ta con echar­le una ojea­da a la his­to­ria pa­ra dar­se cuen­ta de que, si agu­za­mos el oí­do, aún po­de­mos oír el es­truen­do de las ci­vi­li­za­cio­nes al de­rrum­bar­se. So­cie­da­des in­te­lec­tual­men­te muy desa­rro­lla­das, co­mo la Gre­cia de Pe­ri­cles, die­ron pa­so a si­glos de bru­ta­li­dad y os­cu­ri­dad. La idea del pro­gre­so es un es­pe­jis­mo, y to­dos los lo­gros so­cia­les que te­ne­mos, tan du­ra­men­te con­se­gui­dos por la lu­cha de millones de in­di­vi­duos a lo lar­go del tiem­po, pue­den des­apa­re­cer en un ins­tan­te.

Otro tru­co al que re­cu­rren las neu­ro­nas pa­ra ayu­dar­nos a vi­vir es qui­tar­le im­por­tan­cia a los pe­li­gros an­te los que no sa­be­mos có­mo reac­cio­nar. Quie­ro de­cir que, si de re­pen­te nos en­con­tra­mos en la ca­lle a un ti­gre, nues­tra men­te nos pon­drá de in­me­dia­to en si­tua­ción de máximo ren­di­mien­to y má­xi­ma aler­ta. Ríos de adre­na­li­na cir­cu­la­rán por nues­tras ve­nas y sal­dre­mos co­rrien­do tan de­pri­sa que pro­ba­ble­men­te nun­ca nos hu­bié­ra­mos su­pues­to tan ve­lo­ces.

Aho­ra bien, si la ame­na­za es enor­me y di­fu­sa, si es­ca­pa a nues­tra res­pues­ta ani­mal in­me­dia­ta, lo que ha­ce el ce­re­bro es mi­ni­mi­zar el ries­go pa­ra ba­jar nues­tro ni­vel de an­gus­tia. Una es­tra­te­gia muy in­ge­nio­sa des­de el pun­to de vis­ta or­gá­ni­co, pe­ro fa­tal en cuan­to a la ges­tión so­cial del pro­ble­ma. Es lo que ha pa­sa­do con el ca­len­ta­mien­to glo­bal; la gen­te se re­sis­tía y se re­sis­te a creer en la tre­men­da ca­la­mi­dad que se nos vie­ne en­ci­ma. Si hu­bié­ra­mos si­do ca­pa­ces de asu­mir el ver­da­de­ro ries­go del cam­bio cli­má­ti­co cuan­do los ex­per­tos em­pe­za­ron a aler­tar­nos, qui­zá hu­bié­ra­mos po­di­do pa­rar­lo. En cam­bio, nos de­ci­mos con su­pues­ta pe­ro en reali­dad per­ver­sa ló­gi­ca: “No es po­si­ble, no pue­de su­ce­der al­go tan te­rri­ble, no va­mos a ser pre­ci­sa­men­te no­so­tros la ge­ne­ra­ción del apo­ca­lip­sis”. Pe­ro es que los apo­ca­lip­sis ocu­rren y le ocu­rren a al­guien. La epi­de­mia de pes­te ne­gra de 1348, que ma­tó en un año a en­tre la mi­tad y los tres cuar­tos de la po­bla­ción eu­ro­pea y que pro­du­jo un im­pac­to del que el con­ti­nen­te tar­dó en re­cu­pe­rar­se dos si­glos, le pa­só a una ge­ne­ra­ción con­cre­ta que tu­vo ma­la suer­te. Pues bien, me te­mo que ese de­seo de mi­ni­mi­zar el ries­go tam­bién es­tá ac­tuan­do, a otro ni­vel, con Do­nald Trump. Es­toy har­ta de es­cu­char tran­qui­li­za­do­ras, es­pe­ran­za­das frases del ti­po de: “Nooooo, lue­go en el car­go se mo­de­ra­rá, lue­go la po­lí­ti­ca la ha­rán sus ase­so­res, es­to es so­lo fa­cha­da, bra­va­tas, apa­rien­cia, lue­go en reali­dad no cam­bia­rá ca­si na­da”. Siem­pre se di­jo lo mis­mo de los mons­truos; de Hitler, por ejem­plo, que fir­mó un pac­to con Ru­sia (es­tre­me­ce­dor pa­ra­le­lis­mo) y a quien nos es­for­zá­ba­mos en ver inofen­si­vo (al prin­ci­pio in­clu­so hu­bo mi­llo­na­rios ju­díos que le die­ron di­ne­ro pa­ra de­te­ner el au­ge del mar­xis­mo); o del aya­to­lá Jo­mei­ni, a quien to­dos creían una fi­gu­ra me­ra­men­te sim­bó­li­ca y na­da pe­li­gro­sa. Y tam­po­co me sir­ve ese otro con­sue­lo de quie­nes di­cen: “Pe­ro no, lo sa­ca­rán del car­go, lo des­ti­tui­rán co­mo pre­si­den­te, el sis­te­ma ame­ri­cano no le per­mi­ti­rá des­ba­rrar”, por­que, aun­que lo echen, ha­brá otro Trump que ocu­pe su pues­to. El pro­ble­ma es la cri­sis de la cre­di­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca, y en tan­to en cuan­to no so­lu­cio­ne­mos eso, nues­tro bar­co irá a la deriva. Pe­ro cla­ro, co­mo no que­re­mos creer en la ame­na­za que su­po­nen los di­ver­sos Trump, se­gui­mos sin ha­cer los cam­bios ne­ce­sa­rios, co­mo tam­po­co los ha­ce­mos con el ca­len­ta­mien­to glo­bal. Mi­ra­mos sus mo­dos gro­tes­cos, su pin­ta es­tra­fa­la­ria, su fle­qui­llo ri­dícu­lo, y nos reí­mos. Pe­ro es que es­te pa­ya­so tie­ne la lla­ve del ma­le­tín nu­clear. Co­mo me di­jo el otro día la for­mi­da­ble pe­rio­dis­ta So­le­dad Ga­lle­go Díaz, Trump es una com­ple­ta ano­ma­lía y no de­be­mos de­jar que se nos ol­vi­de. Cier­to: no po­de­mos nor­ma­li­zar a Trump, nun­ca, ja­más, pa­ra po­der se­guir vien­do su pe­li­gro y obli­gar­nos a ac­tuar en con­se­cuen­cia

Co­mo no que­re­mos creer en la ame­na­za que su­po­nen los di­ver­sos Trump, se­gui­mos sin ha­cer los cam­bios ne­ce­sa­rios, co­mo tam­po­co los ha­ce­mos con el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.