DA­NI­LO DRA­KIC

ES­CU­CHAN­DO Y APREN­DIEN­DO DE LOS IN­DÍ­GE­NAS”.

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO - NO­TA DE TA­PA

Tie­ne 45 años y en los úl­ti­mos cin­co se ha de­di­ca­do a res­ca­tar el pa­sa­do ar­queo­ló­gi­co de San­ta Cruz. Da­ni­lo nos cuen­ta có­mo sus des­cu­bri­mien­tos le han cam­bia­do la vi­sión de la his­to­ria de la re­gión y por qué le apa­sio­na una la­bor que aún es po­co re­co­no­ci­da.

Pio­ne­ro y aven­tu­re­ro. Eso di­ce la carta astral de Da­ni­lo Dra­kic Ba­lli­vián. Su signo del zo­dia­co es aries, por lo tan­to, si las es­tre­llas es­tán en lo cier­to, le gus­tan los re­tos, la li­ber­tad y las nue­vas ideas. “A los aries les en­can­ta li­de­rar y pre­fie­ren dar ins­truc­cio­nes a re­ci­bir­las. Al ser el pri­mer signo del horóscopo, su pa­pel es em­pe­zar al­go”, di­ce la pre­dic­ción pa­ra es­te cru­ce­ño al­to y lar­go, des­pei­na­do, ves­ti­do a lo In­dia­na Jo­nes con bo­tas pe­sa­das de caña lar­ga pa­ra que no lo al­can­ce el ve­neno de las ví­bo­ras. Aun­que muy ra­ra vez le in­tere­se leer lo que le de­pa­ra el des­tino.

Era ni­ño cuan­do se le po­nía la piel de ga­lli­na ca­da vez que pa­sa­ba por el Fuer­te de Sa­mai­pa­ta ca­mino a Co­cha­bam­ba pa­ra pa­sar las va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res. Su fruc­tí­fe­ra ima­gi­na­ción lo te­nía con­ven­ci­do de que los an­te­pa­sa­dos que vi­vie­ron ahí le ha­bla­ban.

Tal vez la úni­ca que lle­gó a adi­vi­nar aque­llo fue su abue­la pa­ter­na, Ma­ría Ri­co, una se­ño­ra muy de su ho­gar, que te­nía el don de cu­rar a pun­ta de hier­bas na­tu­ra­les y que una vez, sin pre­vio avi­so, mon­tó una ce­re­mo­nia pa­ra pro­te­ger­lo en su re­co­rri­do por es­ta vi­da. Él te­nía 12 años y no en­ten­día pa­ra qué iba a ser­le útil aque­llo. “Des­pués de mu­cho tiem­po com­pren­dí que fue ne­ce­sa­rio pa­ra em­pren­der es­te ca­mino de bús­que­da y que no me lle­gue a pa­sar na­da. Se­gu­ro ella vio al­go, vio que yo iba a ca­mi­nar- re­fi­rién­do­se a sus an­dan­zas-”, lo di­ce un adul­to, de 45 años, que se me­te al mon­te tres se­ma­nas al mes, que li­dia con ali­ma­ñas ve­ne­no­sas, que abre sen­das y que se ha pe­ga­do más de un sus­to cuan­do en ple­na ex­pe­di­ción no ha si­do una ur­na, un pue­blo o un te­so­ro ar­queo­ló­gi­co lo que ha en­con­tra­do sino una fá­bri­ca de co­caí­na.

Es un hom­bre gran­de, ateo, pe­ro aun así, pi­de per­mi­so pa­ra pro­fa­nar un es­pa­cio y ofren­da tra­go, co­ca, ta­ba­co, co­mi­da, o lo que ese mo­men­to ten­ga a la mano. Tie­ne arru­gas muy pro­nun­cia­das en las es­qui­nas de los ojos y la ma­yor par­te del tiem­po lu­ce una bar­ba sin afei­tar de va­rios días. No tie­ne ani­llo de ca­sa­do por­que se ha di­vor­cia­do dos ve­ces -no hay mu­jer que aguan­te lar­gas au­sen­cias-, en su lu­gar tie­ne dos aros de pla­ta que­ma­da que co­lo­ca uno en el de­do índice de la mano de­re­cha y otro en el me­ñi­que de la iz­quier­da. Am­bos fue­ron ob­se­quios y son los úni­cos ador­nos en sus ma­nos gran­des y tos­cas.

Una co­sa es lo que Da­ni­lo apren­dió en los li­bros es­tan­do en el co­le­gio y otra, lo que pu­do des­cu­brir es­car­ban­do la tie­rra. Los an­te­ce­den­tes, los he­chos, los pro­ta­go­nis­tas y los hé­roes, han cam­bia­do. Y lo lan­za sin pe­na: “Se nos ha con­ta­do una his­to­ria muy ro­mán­ti­ca. Nos ha­bla­ron de es­tos sal­va­do­res españoles que lle­ga­ron y que fun­da­ron ciu­da­des en don­de to­do era sal­va­je. A Ñu­flo (de Chá­vez) se lo representa co­mo al­guien bien ves­ti­do, mien­tras los in­dí­ge­nas es­tán se­mi­chu­tos, sen­ta­dos en el pi­so mi­rán­do­lo. Pe­ro no fue así, Ñu­flo si­guió los ca­mi­nos que los in­dí­ge­nas ya te­nían tra­za­dos y se asen­tó en una al­dea que exis­tía, en un po­bla­do que ya te­nía una di­rec­triz y mu­chos co­no­ci­mien­tos. Real­men­te me gus­ta­ría ver un di­bu­jo en el que el que es­té sen­ta­do sea Ñu­flo, es­cu­chan­do a los in­dí­ge­nas pa­ra sa­ber có­mo ma­ne­jar­se y qué ha­cer”.

Pa­ra él, un pu­ña­do de españoles, - unos 90 y al­go- lle­ga­ron a una ciu­dad de al­re­de­dor de 50 man­za­nas en la que sus po­bla­do­res te­nían co­no­ci­mien­tos so­bre el tiem­po y las ru­tas de in­ter­cam­bio. “Gra­cias a las ex­ca­va­cio­nes cam­bió la ver­sión de la his­to­ria, nos da­mos cuen­ta de que an­tes de los con­quis­ta­do­res vi­vían aquí per­so­nas pen­san­tes, no sal­va­jes, que ocu­pa­ron es­tas tie­rras mi­les de años atrás, que han ca­mi­na­do y evo­lu­cio­na­do”.

Se apa­sio­na cuan­do ha­bla y es­tá em­pe­ña­do en que se dé a co­no­cer to­das esas co­sas que se creía que nun­ca pa­sa­ron por­que no se re­gis­tró to­da la evi­den­cia. “La reali­dad es otra, los españoles lle­ga­ron, pre­gun­ta­ron a los in­dí­ge­nas y apren­die­ron de su­per­vi­ven­cia y la uti­li­za­ción de al­gu­nos ma­te­ria­les. Ellos eran un gru­po más den­tro de los tan­tos que ya ha­bía. Mu­cho de lo que se ha con­ta­do no es ver­dad, por­que no es que eran más in­te­li­gen­tes que no­so­tros, tam­po­co eran los sal­va­do­res de al­go, so­lo ve­nían bus­can­do te­so­ros y se im­pu­sie­ron por su po­der re­li­gio­so y mi­li­tar”. Tras la afir­ma­ción tam­bién re­co­no­ce: “Tam­po­co po­de­mos ne­gar que gra­cias a la fun­da­ción y a ese pro­ce­so de mes­ti­za­je es que exis­ti­mos no­so­tros”.

En es­ta par­te po­ne más fuer­za a las pa­la­bras pa­ra sub­ra­yar que su ac­ti­vi­dad lle­va ape­nas cin­co años en San­ta Cruz y ca­da vez es- tán “en­con­tran­do evi­den­cias que es­tán cam­bian­do la his­to­ria”.

Ha­ce cin­co años aún es­ta­ba en Mé­xi­co, es­ta­ble­ci­do y rea­li­za­do, pe­ro re­gre­só al te­rru­ño y to­có la puer­ta de la Al­cal­día pa­ra pe­dir tra­ba­jo y no en­ten­die­ron qué era ser ar­queó­lo­go. Más tar­de, un gol­pe de suer­te le per­mi­tió con­ven­cer a la Go­ber­na­ción de que se po­día dar un me­jor des­tino al par­que San­ta Cruz la Vie­ja, has­ta trans­fi­gu­rar­lo de mon­te a una zo­na de in­te­rés ar­queo­ló­gi­co -en 2012 pa­só de ser un par­que na­cio­nal y área pro­te­gi­da a pa­tri­mo­nio ar­queo­ló­gi­co de­par­ta­men­tal-. “Hay gen­te que ya es­tá in­tere­sa­da en co­no­cer es­tas co­sas, eso quie­re de­cir que lo que es­toy ha­cien­do es­tá dan­do sus fru­tos”, lo di­ce sa­tis­fe­cho, por­que ha­ce años que le que­dó cla­ro que el be­ne­fi­cio que iba a ob­te­ner des­en­te­rran­do el pa­sa­do iba a ser más es­pi­ri­tual que ma­te­rial.

Hip­pie en Mé­xi­co

“Si aho­ra soy un lo­co co­no­ci­do, an­tes era un lo­co por co­no­cer”, de esa ma­ne­ra po­ne el acen­to en lo que fue de­ci­dir­se por la ar­queo­lo­gía cuan­do en San­ta Cruz no ha­bía -y aún no hay- dónde for­mar­se. Sus ami­gos del ba­rrio de la Má­qui­na Vie­ja o de car­na­va­les - los Cha­ba­cos, que es­te año son co­ro­na­do­res-, co­no­cen de sus ex­cen­tri­ci­da­des y ya se ima­gi­na­ban que Da­ni­lo iba a ter­mi­nar por li­be­rar a sus an­chas a ese ‘bi­chi­to’ que le ve­nía pi­can­do des­de ha­cía ra­to. Y cuan­do lo hi­zo la tu­vo cla­ra: “La gen­te es­tu­dia por­que quie­re so­bre­sa­lir o por­que quie­re ha­cer di­ne­ro, yo no lo hi­ce ni por lo uno, ni por lo otro”.

Cla­ro que no fue un tren que to­mó de bue­nas a pri­me­ras. An­tes es­tu­vo ‘va­gan­do’ en EEUU, se fue de 18 años y cuan­do vol­vió, seis años des­pués, no pu­do ig­no­rar más la voz pa­ter­na que le exi­gió sen­tar ca­be­za y ha­cer al­go con su vi­da.

Ju­ra que lo in­ten­tó, se ma­tri­cu­ló pa­ra es­tu­diar cons­truc­ción ci­vil, pe­ro an­tes de aca­bar el pri­mer se­mes­tre lo aban­do­nó. “En­ton­ces me fui a la UMSA en La Paz, en el 97, qui­se en­trar a es­tu­diar ar­queo­lo­gía y no se pu­do. Ni si­quie­ra lo­gré in­gre­sar, ser el úni­co cru­ce­ño fue com­pli­ca­do y op­té por ir­me a Mé­xi­co. Al fi­nal fue lo me­jor que me pu­do pa­sar”.

Has­ta hoy su gra­ti­tud es­tá in­tac­ta, a Mé­xi­co le de­be su pro­fe­sión, ahí es­tu­dió ar­queo­lo­gía y no

“SE NOS HA CON­TA­DO UNA HIS­TO­RIA MUY RO­MÁN­TI­CA. NOS HA­BLA­RON DE ES­TOS SAL­VA­DO­RES ESPAÑOLES” “GRA­CIAS A LAS EX­CA­VA­CIO­NES CAM­BIÓ LA VER­SIÓN DE LA HIS­TO­RIA. AQUÍ NO HA­BÍA SAL­VA­JES”

le cos­tó un so­lo pe­so por­que las an­ti­guas po­lí­ti­cas de edu­ca­ción me­xi­ca­nas ga­ran­ti­za­ban que en sus uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les el es­tu­dio fue­ra gra­tis pa­ra to­dos, na­cio­na­les o ex­tran­je­ros.

Lle­gó de­ter­mi­na­do a que­dar entre los 80 afor­tu­na­dos pa­ra las va­can­tes en esa ca­rre­ra, aun­que los as­pi­ran­tes su­ma­ban el me­dio mi­llar y ya ha­bla­ban de He­gel y Marx, mien­tras que él ape­nas es­ta­ba fa­mi­lia­ri­za­do con la fi­lo­so­fía. “Tu­ve que es­tu­diar, me di­je: ‘a ra­jar­se cam­bi­ta’ y op­té por una téc­ni­ca, pin­té en las pa­re­des de mi cuar­to lo que te­nía que apren­der, y lo­gré ser acep­ta­do”.

Lo de­más fue es­tu­diar y tra­ba­jar. Ven­der ar­te­sa­nías y co­mi­da fue la for­ma que en­con­tró pa­ra sub­sis­tir. Por un tiem­po se vol­vió me­dio hip­pie, ha­cía co­lla­res y pul­se­ras y ar­te­sa­nía ai­ma­ra y gua­ra­ní que le man­da­ban de Bo­li­via. Ven­dien­do co­mi­da tam­bién se ayu­dó. Ha­cía so­pa de plá­tano - al­go que le pa­re­cía muy exó­ti­co pa­ra sor­pren­der-, so­pa de maní y chu­rras­co. Ven­día en las fe­rias los fi­nes de se­ma­na. Así con­clu­yó la li­cen­cia­tu­ra en ar­queo­lo­gía de cin­co años y se que­dó tra­ba­jan­do ca­si nue­ve más pa­ra el Es­ta­do me­xi­cano.

“No me pen­sa­ba ve­nir, me es­ta­ba yen­do bas­tan­te bien y por co­sas de la vi­da re­gre­sé”. Esas ‘co­sas de la vi­da’ fue el fa­lle­ci­mien­to de se­res que­ri­dos y el to­mar con­cien­cia de que sus pa­dres ya te­nían cier­ta edad. Pe­ro po­co an­tes de eso, en 2011, fue ele­gi­do pa­ra ser el pro­ta­go­nis­ta de una se­rie de te­le­vi­sión pa­ra el fa­mo­so ca­nal de ca­ble His­tory Chan­nel lla­ma­da

Ex­plo­ra­ción Ma­ya. “¡Cuán­do iba a pen­sar el pe-ji es­te que iba a es­tar en te­le­vi­sión!”, lo di­ce por­que has­ta aho­ra no se lo cree.

Cual­quie­ra pue­de ser ar­queó­lo­go

Quien ten­ga las ga­nas se pue­de con­ver­tir en ar­queó­lo­go, pe­ro de­be ser cons­cien­te de que lo que es­tá ha­cien­do no es pa­ra él mis­mo, es pa­ra los de­más. Esa es su pre­mi­sa mien­tras re­cuer­da que en Bo­li­via hay 80 en to­tal y él ase­gu­ra que es el úni­co cru­ce­ño.

Lo­co o no, co­mo le gus­ta au­to­de­no­mi­nar­se, ha ido ca­mi­nan­do por los mu­ni­ci­pios y co­se­chan­do el res­pe­to y el ca­ri­ño de la gen­te, lo sa­be por­que ca­da vez son más las lla­ma­das que re­ci­be avi­sán­do­le que han en­con­tra­do al­go en­te­rra­do en al­gu­na pro­pie­dad. La sa­tis­fac­ción no es mo­ne­ta­ria, pe­ro lle­na el co­ra­zón, co­mo cuan­do vol­vió a la pro­vin­cia Flo­ri­da y no­tó que se ha­bía ca­va­do un po­zo y se lo ha­bía de­li­mi­ta­do con una la­na. Cuan­do pre­gun­tó quién ha­bía he­cho eso le con­ta­ron que fue­ron los ni­ños que es­tu­vie­ron pen­dien­tes de sus ac­tos y una vez se fue, emu­la­ron sus mo­vi­mien­tos y ju­ga­ron a que un día po­dían con­ver­tir­se ellos tam-

Con­duc­tor de te­le­vi­sión No tu­vo que fin­gir na­da, real­men­te fue un ar­queó­lo­go con­tra­ta­do pa­ra con­du­cir una se­rie so­bre la cul­tu­ra ma­ya pa­ra el fa­mo­so ca­nal por ca­ble His­tory Chan­nel.

Una fi­lo­so­fía de vi­da Re­mo­ver la tie­rra, des­en­te­rrar el pa­sa­do es su re­li­gión. Ac­tual­men­te es­tá con pro­yec­tos pa­ra­le­los en Sa­mai­pa­ta, Mai­ra­na, San Jo­sé y Ro­bo­ré.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.