“SIEM­PRE PEN­SA­MOS QUE LO DE AFUE­RA ES ME­JOR, ESO ES POR­QUE NO TE­NE­MOS NA­DA ADEN­TRO.

EN EL MO­MEN­TO EN QUE TEN­GA­MOS CLA­RO DE DÓNDE VE­NI­MOS Y POR QUÉ SO­MOS ASÍ, NO VA­MOS A NE­CE­SI­TAR VER AFUE­RA Y VA­MOS A SEN­TIR­NOS ME­JOR. NUES­TRA HIS­TO­RIA DE­BER SER ES­CRI­TA POR CRU­CE­ÑOS”

El Deber - Extra (Bolivia) - - PERSONAJE -

bién en ar­queó­lo­gos. In­clu­so la gen­te ma­yor se in­tere­sa por su tra­ba­jo y le pre­gun­ta dónde pue­de leer más so­bre his­to­ria y los jó­ve­nes le pi­den in­for­ma­ción acer­ca de dónde se pue­de es­tu­diar pa­ra ha­cer lo que él ha­ce.

Sin el som­bre­ro con el que da som­bra a su ros­tro, pe­ro con la ca­mi­sa de man­ga lar­ga, el pan­ta­lón de jean, las bo­tas y con la ca­ja de ci­ga­rros al al­can­ce de la mano por si ce­de al im­pul­so de fu­mar, di­ce que es­tá con­ven­ci­do de la im­por­tan­cia de que de­be ha­ber más co­mo él por­que lo que es­tá ini­cian­do, al­guien lo tie­ne que con­ti­nuar. “Es­to no pue­de pa­rar­se, ha co­men­za­do al­go es­ta­ble y ca­da vez co­no­ce­mos más de nues­tro pa­sa­do y de lo que so­mos. He­mos en­con­tra­do ca­len­da­rios as­tro­nó­mi­cos, una pi­rá­mi­de cir­cu­lar, ru­tas de ca­mi­nos y la cer­te­za de que mí­ni­ma­men­te hay dos mil o tres mil años de his­to­ria de lo que es San­ta Cruz”.

Con pe­sar re­co­no­ce que cuan­do los jó­ve­nes le pre­gun­tan si aquí exis­te un lu­gar dónde for­mar­se de­be res­pon­der que no, y ve ca­da vez más le­jos la po­si­bi­li­dad de “crear no­so­tros mis­mos nues­tra iden­ti­dad pa­ra que no sean otros los que la cons­tru­yan. No hay si­quie­ra la ca­rre­ra de his­to­ria... ¿Có­mo pen­sa­mos que va­mos a te­ner una his­to­ria es­cri­ta por cru­ce­ños? La ma­yo­ría de li- bros ac­tua­les so­bre San­ta Cruz son de gen­te de afue­ra”.

Con una mue­ca de por me­dio, no le que­da más que re­co­no­cer que la úni­ca op­ción es la UMSA, cu­ya for­ma­ción es­tá abo­ca­da más a la zo­na an­di­na.

Su re­fle­xión es que siem­pre pen­sa­mos que lo de afue­ra es me­jor, “eso es por­que no te­ne­mos na­da den­tro. En el mo­men­to en que ten­ga­mos cla­ro de dónde ve­ni­mos y por qué so­mos así, no va­mos a ne­ce­si­tar ver afue­ra y va­mos a sen­tir­nos real­men­te me­jor”.

Un ofi­cio de ries­go

Tam­bién hay pe­li­gros in­mi­nen­tes. Cons­tan­te­men­te se es­tán abrien­do sen­das en el mon­te y pue­den apa­re­cer ani­ma­les ve- ne­no­sos, o es po­si­ble caer­se de un ce­rro. “Pe­ro pa­ra mí el pe­li­gro más gran­de son las fá­bri­cas de dro­ga”. En Mai­ra­na en­con­tra­ron una y to­da­vía se le eri­za el pe­lo. “To­do el equi­po pue­de per­der la vi­da por­que es­tá bus­can­do un si­tio. A esa gen­te no le im­por­ta que lo que es­ta­mos ha­cien­do es re­gis­trar la his­to­ria, pa­ra ellos so­mos ex­tra­ños que los es­ta­mos im­por­tu­nan­do en su ne­go­cio”.

La tie­rra sin mal

Lo di­ce ca­si fi­lo­só­fi­co, la ca­li­dad de vi­da de una fa­mi­lia po­bre y la de una ri­ca no tie­nen pun­to de com­pa­ra­ción. El po­bre es­tá son­rien­do, mien­tras que una fa­mi­lia con mu­chos re­cur­sos no vi­ve fe­liz. La ex­pli­ca­ción es que “la gen­te hu­mil­de guar­da la esen­cia de có­mo éra­mos aquí, vi­vien­do con lo que se te­nía. Di­cen el cam­ba es flo­jo, no tra­ba­ja, pe­ro eso es por­que no era ne­ce­sa­rio, no te­nía­mos esa am­bi­ción del guar­dar, tan da­ñi­na co­mo la de otras cul­tu­ras. Por eso cho­ca­mos mu­cho con los de­más, por­que ve­ni­mos de una he­ren­cia an­ces­tral que no sa­bía guar­dar, se co­mía lo que con­se­guía en el día en un es­pa­cio muy be­ne­vo­len­te - abun­dan­cia de co­mi­da-”.

Pa­ra él así es el cam­ba y se lo pue­de co­rro­bo­rar a lo lar­go y an­cho del orien­te bo­li­viano, “por ejem­plo, vas a la Chi­qui­ta­nia y to­din­gos te son­ríen aun­que no ten­gan dien­tes. Vas a otro lu­gar y hay amar­gu­ra en su ros­tro - y ha­ce otra mue­ca alar­gan­do la ca­ra-. Esa esen­cia hay que res­ca­tar, la de nues­tros pue­blos del orien­te”.

No hay tiem­po que per­der, su equi­po que en la épo­ca de las ‘va­cas gor­das’ es­ta­ba com­pues­to por ocho per­so­nas, aho­ra lo con­for­ma él y dos téc­ni­cos que ca­pa­ci­tó y tra­ba­jan a to­do ga­lo­pe des­de 2012 pa­ra la Go­ber­na­ción. Es­tán em­pe­ña­dos en ha­cer cre­cer la ci­fra de cin­co si­tios ar­queo­ló­gi­cos ha­bi­li­ta­dos, por­que San­ta Cruz tie­ne mu­cho que con­tar, pe­ro de­be ser en pri­me­ra per­so­na.

Aca­ba de lle­gar de Los So­tos, una co­mu­ni­dad a 15 ki­ló­me­tros de Ro­bo­ré, de don­de res­ca­ta­ron pie­zas de ce­rá­mi­cas, uten­si­lios de cocina y pie­dras pre­cio­sas (la­pis­lá­zu­li). Ca­si pa­ra­le­la­men­te es­tá con un pie en Oki­na­wa, don­de tam­bién re­cu­pe­ra­ron va­si­jas de ce­rá­mi­ca que ser­vían pa­ra en­tie­rro fu­ne­ra­rio. Y co­mo su des­tino fue tra­za­do pa­ra ser un ariano que iba a em­pe­zar al­go, se va apu­ra­do, de­be ir a El Torno, en un tra­mo más de la ca­rre­ra que ini­ció pa­ra des­en­te­rrar la ver­da­de­ra his­to­ria del cru­ce­ño. Un pe­cu­liar vehícu­lo ja­po­nés mo­de­lo 98 con los vi­drios aba­jo de­ja al vien­to re­vo­lo­tear su ca­be­lle­ra

“ES­TO NO PUE­DE PA­RAR­SE. CA­DA VEZ VE­NI­MOS CO­NO­CIEN­DO MÁS DE NUES­TRO PA­SA­DO Y DE LO QUE SO­MOS” “PA­RA MÍ EL PE­LI­GRO MÁS GRAN­DE SON LAS FÁ­BRI­CAS DE DRO­GA INS­TA­LA­DAS EN EL MON­TE”

Se van vien­do los lo­gros. “El cru­ce­ño no sa­bía en qué le po­día ser­vir la ar­queo­lo­gía. A par­tir de 2014 San­ta Cruz la Vie­ja em­pe­zó a re­ci­bir más de 5.000 vi­si­tas al año”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.