LOS ÁNI­MOS Y LA CO­MI­DA,

UNA RE­LA­CIÓN CON­FLIC­TI­VA

El Deber - Extra (Bolivia) - - VIDA & PAREJA -

El es­ta­do de áni­mo in­flu­ye di­rec­ta­men­te so­bre el ti­po de ali­men­tos que se eli­gen pa­ra con­su­mir. Es así que cuan­do uno es­tá tris­te, preocupado o an­sio­so ge­ne­ral­men­te bus­ca al­go dul­ce por­que per­ci­be que le ha­ce sen­tir me­jor, es co­mo un con­sue­lo pa­ra los ma­los mo­men­tos.

Y es que cuan­do los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na “la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad” es­tán ba­jos, dul­ces co­mo el cho­co­la­te, por ejem­plo, que con­tie­nen ese com­po­nen­te lo­gran ha­cer su efec­to, ex­pli­ca la nu­tri­cio­nis­ta Ri­ta Me­di­na. Pa­ra no re­cu­rrir a pro­duc­tos que es­tán lle- nos de azú­car y que ade­más pue­den te­ner efec­tos ne­ga­ti­vos, Me­di­na re­co­mien­da op­tar por el cho­co­la­te amar­go, que­so e in­clu­so fru­tos se­cos y se­mi­llas que con­tri­bui­rán a ele­var nue­va­men­te la se­ro­to­ni­na y que a la par apor­ta­rán ma­yor can­ti­dad de nu­trien­tes.

“La re­la­ción entre la ali­men­ta­ción y nues­tras emo­cio­nes es bi­di­rec­cio­nal. Lo que co­me­mos de­pen­de de có­mo nos sen­ti­mos. En ese sen­ti­do nues­tro es­ta­do de áni­mo pue­de oca­sio­nar que au­men­te o que se nos va­ya el ape­ti­to”, ob­ser­va por su par­te la si­có­lo­ga Mariana Sán­chez.

En su opi­nión pue­de in­fluir no so­lo en lo que ele­gi­mos pa­ra con­su­mir sino tam­bién en la ma­ne­ra có­mo lo co­me­mos. Por eso con­si­de­ra que es im­por­tan­te ha­cer siem­pre una pau­sa an­tes de co­mer pa­ra au­to­eva­luar­nos y ana­li­zar có­mo nos sen­ti­mos y có­mo es­ta­mos ac­tuan­do.

“No im­por­ta que co­ma­mos, hay que es­tar cons­cien­tes de que la co­mi­da no va so­lu­cio­nar nues­tros pro­ble­mas emo­cio­na­les, sim­ple­men­te va ser un ali­vio tem­po­ral por lo que hay que aten­der las emo­cio­nes de otra for­ma”, re­fle­xio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.