Bie­nes­tar. Apren­da a co­mer sin es­trés

Pa­ra cam­biar esa si­tua­ción, lo pri­me­ro que hay que ha­cer, se­gún es­ta ex­per­ta, es dar­le la prio­ri­dad que me­re­ce. "Pa­ra ob­te­ner los re­sul­ta­dos desea­dos en nues­tra sa­lud hay que in­ver­tir en ella. Y eso se lo­gra res­pe­tan­do el mo­men­to pa­ra las cin­co co­mi­das al

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO - CUES­TIÓN DE PRIO­RI­DA­DES

HAY QUE OÍR LAS SE­ÑA­LES DEL CUER­PO Y DAR­SE TIEM­PO PA­RA CO­MER CON SE­RE­NI­DAD

La ho­ra de la co­mi­da se ha con­ta­gia­do tam­bién del es­trés ru­ti­na­rio. Entre los co­rre­teos del tra­ba­jo y las preo­cu­pa­cio­nes per­so­na­les o fa­mi­lia­res, ya es un com­por­ta­mien­to fre­cuen­te el co­mer rá­pi­do, a me­dias, ‘pi­can­do’ uno que otro ali­men­to, sin ho­ra­rio o de­jan­do la co­mi­da pa­ra des­pués de aten­der otras ac­ti­vi­da­des que con­si­de­ra­mos prio­ri­ta­rias.

Por eso mu­chas ve­ces, sin dar­nos cuen­ta, co­me­mos en mo­do 'pi­lo­to au­to­má­ti­co', ob­ser­va Mariana Sán­chez Sal­va­tie­rra, más­ter en Si­co­lo­gía Clí­ni­ca y de la Sa­lud. “Lle­va­mos una vi­da tan ace­le­ra­da que dar­se tiem­po pa­ra co­mer con tran­qui­li­dad ya re­sul­ta un lu­jo”, afir­ma. Por su la­do, la nu­tri­cio­nis­ta Ri­ta Me­di­na aler­ta de los ries­gos pa­ra la sa­lud que pro­vo­ca el que uno se sal­te los tiem­pos de las co­mi­das, que co­ma rá­pi­do sin mas­ti­car o tri­tu­rar ade­cua­da­men­te los ali­men­tos o bien que uno se de­je lle­var por la an­sie­dad u otras emo­cio­nes y op­te por co­mer sin con­trol.

Un mo­men­to ne­ce­sa­rio

En me­dio de las exi­gen­cias del rit­mo de vi­da ac­tual, ¿es po­si­ble co­mer con se­re­ni­dad?

Sán­chez con­si­de­ra que sí y pa­ra ello acon­se­ja cam­biar la ma­ne­ra en có­mo nos re­la­cio­na­mos con la co­mi­da. “La re­la­ción con nues­tra ali­men­ta­ción de­be ser po­si­ti­va, tie­ne que apor­tar­nos sa­lud fí­si­ca, emo­cio­nal y men­tal. Pe­ro la reali­dad, es que hoy en día la re­la­ción con nues­tra ali­men­ta­ción ter­mi­na sien­do lo opues­to, nos qui­ta sa­lud, bie­nes­tar y vi­da", ex­pli­ca.

1.Co­mer siem­pre a pri­sa.

La di­ges­tión em­pie­za por la bo­ca y al co­mer siem­pre de pri­sa no se lle­ga a tri­tu­rar bien los ali­men­tos ni a mez­clar la co­mi­da con la sa­li­va, la cual con­tie­ne en­zi­mas y sus­tan­cias que ayu­dan al “frac­cio­na­mien­to” de es­tos ali­men­tos pa­ra lue­go ser ab­sor­bi­dos, se­gún ex­pli­ca la nu­tri­cio­nis­ta Ri­ta Me­di­na.

Por su par­te, la si­có­lo­ga Mariana Sán­chez in­di­ca que al co­mer muy rá­pi­do no se lo­gra dis­fru­tar bien los ali­men­tos ni tam­po­co se sa­be cuán­do uno real­men­te que­da sa­tis­fe­cho. “No da­mos tiem­po a que el es­tó­ma­go se co­mu­ni­que con el ce­re­bro pa­ra in­for­mar­le que ya es­tá sa­tis­fe­cho (eso tar­da unos 20 mi­nu­tos). De ese mo­do ter­mi­na­mos co­mien­do más de lo que de­be­ría­mos”, se­ña­la. En su opi­nión, hay que apren­der a co­mer con cal­ma re­ser­van­do un tiem­po pa­ra ali­men­tar­nos co­rrec­ta­men­te y res­pe­tar­lo ca­da día.

2.Co­mer mien­tras se ha­ce otra ac­ti­vi­dad.

Es im­por­tan­te que a la ho­ra de la co­mi­da se de­jen de la­do otras ocu­pa­cio­nes o dis­trac­cio­nes. So­lo así, en­fa­ti­za Sán­chez, ca­da per­so­na pue­de es­cu­char su cuer­po, men­te y emo­cio­nes pa­ra dis­fru­tar me­jor del ali­men­to.

“Al es­tar ocu­pa­dos o rea­li­zan­do otras ta­reas mien­tras se come uno no da la de­bi­da aten­ción a los ali­men­tos, in­clu­so el ce­re­bro tar­da en re­ci­bir el men­sa­je de que ‘es­ta­mos lle­nos’ y co­me­mos en ma­yor can­ti­dad de la desea­da o ne­ce­sa­ria”, en­fa­ti­za por su la­do, Me­di­na.

3.’Pi­can­do’ uno y otro ali­men­to.

Al ir 'pi­can­do' entre co­mi­das no se per­mi­te que el cuer­po di­gie­ra to­tal­men­te los ali­men­tos, lo que pue­de oca­sio­nar que es­tos fer­men­ten en el es­tó­ma­go y pro­duz­can cier­tos ma­les­ta­res, hin­cha­zón, ga­ses y otros ma­les.

Lo ideal, se­gún la nu­tri­cio­nis­ta con­sul­ta­da, es con­su­mir cin­co tiem­pos de co­mi­da con una di­fe­ren­cia de entre tres y cua­tro ho­ras.

Pa­ra la si­có­lo­ga Mariana Sán­chez cuan­do una per­so­na come un ali­men­to de aquí y de allá, bus­ca ali­viar su an­sie­dad, tris­te­za, abu­rri­mien­to, so­le­dad u otro pro­ble­ma. “No se dan cuen­ta que es una ma­ne­ra ne­ga­ti­va y adic­ti­va de ali­viar los pro­ble­mas emo­cio­na­les y se vuel­ve un ci­clo vi­cio­so”, di­ce.

En su cri­te­rio, lo ideal es apren­der a ma­ne­jar los pro­ble­mas emo­cio­na­les de ma­ne­ra efec­ti­va, y no ‘ta­par­los’ tem­po­ral­men­te.

4.Co­mer en si­tios con mu­cho rui­do o ex­tre­mo si­len­cio.

Nin­guno de los dos ex­tre­mos es bueno. Cuan­do hay un am­bien­te muy rui­do­so se de­ja de dar aten­ción a uno mis­mo y a la co­mi­da, por lo tan­to se come más y no se dis­fru­ta la co­mi­da. Si el am­bien­te es muy si­len­cio­so mu­chas ve­ces la per­so­na en­cuen­tra la opor­tu­ni­dad pa­ra traer a su men­te to­das sus an­gus­tias. “To­das esas preo­cu­pa­cio­nes a ve­ces ha­cen más rui­do in­terno que el ex­terno", aler­ta la si­có­lo­ga en su aná­li­sis. Re­co­mien­da co­mer en un am­bien­te tran­qui­lo y don­de los te­mas de char­las sean po­si­ti­vos.

5.Ini­ciar una die­ta y no cum­plir­la.

Más que ha­cer una die­ta, Sán­chez con­si­de­ra que hay que apren­der a cam­biar nues­tra re­la­ción con la co­mi­da y te­ner una “ali­men­ta­ción cons­cien­te”. Eso quie­re de­cir, sa­ber bien lo que se va a co­mer y có­mo se sien­te uno du­ran­te y des­pués de su con­su­mo.

"Te­ner una ali­men­ta­ción cons­cien­te no tie­ne res­tric­cio­nes. Uno sa­be qué co­mer por­que es­cu­cha las ne­ce­si­da­des de su cuer­po. Nos co­nec­ta­mos fí­si­ca y men­tal­men­te lo­gran­do que nues­tra men­te y es­tó­ma­go es­tén en sin­to­nía. No tie­ne fe­cha de ven­ci­mien­to, es un es­ti­lo de vi­da", pun­tua­li­za es­ta es­pe­cia­lis­ta en Obe­si­dad, Si­co­lo­gía Ba­riá­tri­ca y Mind­ful­ness

“LO IDEAL ES CON­SU­MIR CIN­CO TIEM­POS DE CO­MI­DA CON UNA DI­FE­REN­CIA ENTRE TRES A CUA­TRO HO­RAS” “NO HAY FOR­MA DE TE­NER UNA ALI­MEN­TA­CIÓN SA­LU­DA­BLE, SI NO LE DE­DI­CA­MOS TIEM­PO, ES­FUER­ZO Y ENER­GÍA”

Cui­dar lo que co­me­mos Si se de­ja la ali­men­ta­ción pa­ra el fi­nal del día o cuan­do uno ten­ga más tiem­po, se le es­tá qui­tan­do prio­ri­dad a la sa­lud. Pa­ra lle­var una vi­da sa­lu­da­ble hay que in­ver­tir en uno y crear una re­la­ción po­si­ti­va con la ali­men­ta­ción.

SA­LUD FÍ­SI­CA, MEN­TAL Y EMO­CIO­NAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.