Li­lia­na Co­lan­zi. Un sue­co entre los in­dios de las tie­rras ba­jas

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO -

A di­fe­ren­cia de los aven­tu­re­ros que en­con­tra­ba a su pa­so, al sue­co no lo mo­vía la ex­trac­ción de la go­ma, o la fie­bre del oro o la am­bi­ción de con­ver­tir­se en un te­rra­te­nien­te.

Er­land Nor­dens­kiöld (1877-1932) fue uno de los pri­me­ros et­nó­lo­gos en re­co­rrer las tie­rras ba­jas de Bo­li­via. Per­te­ne­cien­te a una fa­mi­lia de cien­tí­fi­cos y ex­plo­ra­do­res, es­te in­ves­ti­ga­dor sue­co reali­zó dos gran­des via­jes a Bo­li­via: uno en 1904-1905, en el que tam­bién vi­si­tó Pe­rú, y otro en 1908-1909, que em­pe­zó en el Cha­co y con­ti­nuó por la sel­va, y del que sa­lie­ron dos li­bros, La vi­da

de los in­dios ( 1912) e In­dios y blan­cos (1922). A di­fe­ren­cia de los aven­tu­re­ros que en­con­tra­ba a su pa­so, al sue­co no lo mo­vía la ex­trac­ción de la go­ma o la fie­bre del oro o la am­bi­ción de con­ver­tir­se en un te­rra­te­nien­te. Su pro­pó­si­to ge­ne­ra­ba es­cep­ti­cis­mo y bur­la entre los blan­cos: no po­dían creer que un eu­ro­peo hu­bie­ra via­ja­do des­de tan le­jos pa­ra con­vi­vir con los in­dios de la re­gión, a quie­nes con­si­de­ra­ban sal­va­jes que so­lo ser­vían de mano ba­ra­ta o es­cla­va.

Nor­des­kiöld iba acom­pa­ña­do por Carl Mo­berg, un com­pa­trio­ta su­yo al que co­no­ció en la tra­ve­sía en bar­co de Sue­cia a Bue­nos Ai­res, y a quien des­cri­be co­mo un “mu­cha­cho sal­va­je”, un “hom­bre au­daz y sin mie­do” que se lle­va­ba bien con los in­dios; es­ta vir­tud le de­be ha­ber pa­re­ci­do fun­da­men­tal a Nor­dens­kiöld, quien sa­bía de la jus­ti­fi­ca­da des­con­fian­za de los in­dios ha­cia los blan­cos. Él mis­mo ad­mi­te: “¡Es entre los in­dios don­de me he sen­ti­do más a gus­to!”. Y más ade­lan­te aña­de so­bre los in­dios cho­ro­tis y ash­lus­lay del Cha­co: “Si se quie­re ga­nar el co­ra­zón de es­tos in­dios, hay que tra­tar de vi­vir su vi­da, de co­mer y to­mar to­do lo que te ofre­cen, bai­lar y can­tar con ellos, de­jar­se es­cu­pir en la ca­ra y an­dar ves­ti­do co­mo ellos”.

El sue­co ob­ser­va que en las co­mu­ni­da­des que tie­nen es­ca­so con­tac­to con los blan­cos los in­dios son más prós­pe­ros y fe­li­ces y tie­nen cul­tu­ras más desa­rro­lla­das; la vi­da de los ni­ños in­dí­ge­nas “trans­cu­rre en jo­vial li­ber­tad, sin pa­li­zas y sin pa­la­bras du­ras”. Ha­bla con ca­ri­ño de los cho­ro­tis, “siem­pre ale­gres y va­gos”, y es­cri­be so­bre las mu­je­res cha­nés, gran­des te­je­do­ras, hi­lan­de­ras y al­fa­re­ras: “He ad­mi­ra­do su aten­ción amo­ro­sa a los ni­ños, su la­bo­rio­si­dad, su cui­da­do del ho­gar, su des­tre­za y su buen gus­to”. Se de­ja ha­cer ta­tua­jes con una an­cia­na cho­ro­ti, par­ti­ci­pa en las cé­le­bres bo­rra­che­ras de los ash­lus­lay con la ca­ra pin­ta­da de ne­gro con ho­llín y sa­li­va, es­cu­cha a un an­ciano chi­ri­guano (gua­ra­ní) re­la­tar las aven­tu­ras del dios zo­rro y del dios ar­ma­di­llo an­te el fo­gón de la ca­ba­ña (“re­la­ta­ba con la bo­ca, con los ojos, con ma­nos y pies”), ano­ta con cu­rio­si­dad có­mo los ele­gan­tes hom­bres chá­co­bos son quie­nes co­sen los ves­ti­dos de sus mu­je­res.

Y en ca­da mo­men­to es do­lo­ro­sa­men­te cons­cien­te de que es­tá pre­sen­cian­do el oca­so de la cul­tu­ra in­dí­ge­na, ase­dia­da des­de to­dos los fren­tes por el avan­ce del ca­pi­tal: con la pro­xi­mi­dad del blan­co lle­gan el aguar­dien­te, la es­cla­vi­tud, la pros­ti­tu­ción, la en­se­ñan­za a pun­ta de lá­ti­go, la de­gra­da­ción de los in­dios. “De las re­gio­nes go­me­ras na­die re­gre­sa”, es­cri­be. “¿ Es cier­to, pre­gun­tan, que allí un gi­gan­te se come a los hu­ma­nos? ¿ Es cier­to que se mue­le gen­te pa­ra ha­cer go­ma? ¿Es cier­to que la carne que lle­ga en la­tas es de gen­te? Es­tas son al­gu­nas de las pre­gun­tas que los in­dios me ha­cían”. En el cur­so su­pe­rior de los ríos Ma­nu­ri­pi y Tahua­ma­nu co­no­ce blan­cos que se de­di­can a la tra­ta de ni­ños in­dí­ge­nas, cu­yos pa­dres son ase­si­na­dos si se nie­gan a en­tre­gar­los; el tra­tan­te “jus­ti­fi­ca­ba su com­por­ta­mien­to en que esos in­dios de la sel­va no eran cris­tia­nos co­mo él”. Tam­bién ha­bla del Gran Ex­ter­mi­na­dor, un ha­cen­da­do que fue ase­si­na­do por sus pro­pios sir­vien­tes de­bi­do a su ex­tra­or­di­na­ria cruel­dad: “Una vez sen­ten­ció a un in­dio a ser azo­ta­do tan­to tiem­po co­mo él man­tu­vie­se su cigarro en­cen­di­do. Mien­tras el ver­du­go da­ba la­ti­ga­zos, él fu­ma­ba lo más des­pa­cio po­si­ble. (…) Es­te hom­bre en­vió in­fi­ni­dad de in­dios a los bos­ques de cau­cho. (…) Fue uno de los que más ha con­tri­bui­do a la ex­ter­mi­na­ción de los in­dios de Mo­jos…” Los cru­ce­ños no se li­bran de su mi­ra­da crí­ti­ca: “Pa­ra el cru­ce­ño, la vi­da es vino, mu­je­res y chis­tes. Pe­ro pa­ra eso se ne­ce­si­ta oro, y lo han sa­ca­do de los in­dios”.

Es du­ro con las mi­sio­nes re­li­gio­sas, a las que con­si­de­ra el “mal me­nor”: si bien pro­te­gen a los in­dios de los te­rra­te­nien­tes abu­si­vos, allí tam­bién los cas­ti­gan con azo­tes y les ha­cen ol­vi­dar su cul­tu­ra; Nor­dens­kiöld se­ña­la que en las mi­sio­nes cristianas “to­do lo her­mo­so ha des­apa­re­ci­do” pues­to que los gua­ra­yos han de­ja­do de fa­bri­car sus ob­je­tos ar­tís­ti­cos y de ador­nar­se. “Si yo fue­ra un ni­ño in­dí­ge­na, no iría a mi­sa a apren­der pa­dre­nues­tros y ave­ma­rías y mu­cho me­nos per­mi­ti­ría que me edu­quen co­mo sir­vien­te de los blan­cos”, afir­ma. “Me es­con­de­ría, co­mo mu­chos yu­ra­ca­rés, en la pro­fun­di­dad del gran bos­que pa­ra vi­vir y mo­rir li­bre, pa­ra ser un hom­bre y no una rue­da en una má­qui­na”.

Nor­dens­kiöld sa­be, sin em­bar­go, que la suer­te de los in­dios es­tá echa­da y que no es sino cues­tión de tiem­po has­ta que su cul­tu­ra se ex­tin­ga. Sus li­bros que­dan co­mo el tes­ti­mo­nio fas­ci­nan­te y me­lan­có­li­co de que un si­glo atrás el mun­do in­dí­ge­na en las sel­vas y bos­ques del Orien­te bo­li­viano era más com­ple­jo y di­ver­so del que hay aho­ra, y del enor­me cos­to hu­mano que el pro­gre­so ha te­ni­do en es­tas tie­rras

LI­LIA­NA CO­LAN­ZI

La au­to­ra. Es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta cru­ce­ña. Doc­to­ra en Li­te­ra­tu­ra Com­pa­ra­da en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell (Es­ta­dos Uni­dos) y ga­na­do­ra del Pre­mio In­ter­na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra Au­ra Es­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.