Pa­ta­go­nia. Un via­je por la re­gión aus­tral del con­ti­nen­te

GEO­GRA­FÍA CREA­DA PA­RA EL TU­RIS­MO UN FA­BU­LO­SO RE­CO­RRI­DO DE DOS DÍAS POR LA CA­RRE­TE­RA AUS­TRAL CHI­LE­NA

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO -

Ex­ten­sa, exó­ti­ca, sal­va­je y de be­lle­za in­fi­ni­ta. Cuen­ta la his­to­ria que así des­cri­bie­ron la Pa­ta­go­nia los ex­plo­ra­do­res que lle­ga­ron a es­ta re­gión del ex­tre­mo sur del con­ti­nen­te ha­ce más de 500 años.

¡Ven a co­no­cer es­ta na­tu­ra­le­za inal­te­ra­da, pla­ga­da de mon­ta­ñas, fior­dos, gla­cia­res, bos­ques y es­te­pas! Es el texto de una de las tan­tas in­vi­ta­cio­nes lla­ma­ti­vas a vi­si­tar los ci­ne­ma­to­grá­fi­cos paisajes pa­ta­gó­ni­cos en la par­te que le co­rres­pon­de a Chi­le, que son más co­no­ci­dos por los tu­ris­tas del Vie­jo Con­ti­nen­te que por la ma­yo­ría de los chi­le­nos, quie­nes lle­gan en bus­ca de un am­bien­te de paz y de una na­tu­ra­le­za col­ma­da de be­lle­za. Esa fue par­te de la con­ver­sa­ción con Juan Jo­sé Fer­nán­dez, jo­ven chi­leno que in­te­gró la co­mi­ti­va de pe­rio­dis­tas de Pe­rú, Bo­li­via y Chi­le, e in­vi­ta­dos es­pe­cia­les de la fir­ma ja­po­ne­sa Mazda, pa­ra el lan­za­mien­to del mo­de­lo de au­to All New CX- 9, ha­cien­do un re­co­rri­do de más de 500 ki­ló­me­tros por la Ca­rre­te­ra Aus­tral, des­de Balmaceda has­ta el va­lle de Cha­ca­bu­co.

Dos pe­rio­dis­tas de La Paz, Ri­car­do Ma­rro­quín y Li­lia­na Ca­rri­llo; uno de Co­cha­bam­ba, Jenny Car­ta­ge­na, y dos de San­ta Cruz, Dar­win Pin­to y Os­wal­do Ra­mos, in­te­gra­mos el gru­po que du­ran­te dos días re­co­rrió la ru­ta bor­dean­do el la­go Ge­ne­ral Ca­rre­ra, con na­ve­ga­ción en Puer­to Río Tran­qui­lo, ob­ser­van­do el La­go Ber­trand, Puer­to Gua­dal, ha­cien­da Tres La­gos y el va­lle Cha­ca­bu­co.

Na­tu­ra­le­za pu­ra

Jo­sé jus­ti­fi­ca con mu­cha ra­zón el mo­ti­vo por el cual la ma­yo­ría de los chi­le­nos no co­no­cen la re­gión de la Pa­ta­go­nia, que es com­par­ti­da entre Chi­le y Ar­gen­ti­na.

“Es­tá muy le­jos, se ne­ce­si­ta tiem­po y di­ne­ro pa­ra re­co­rrer­lo, por­que so­bre to­do es un si­tio tu­rís­ti­co, muy bien aprovechado por los que vie­nen des­de otras la­ti­tu­des del mun­do a co­no­cer es­te sím­bo­lo de la na­tu­ra­le­za pu­ra”, fue par­te de la con­ver­sa­ción mien­tras la co­mi­ti­va rea­li­za­ba, en el atar­de­cer del pri­mer día del re­co­rri­do por la ru­ta aus­tral, un tra­yec­to en lan­cha por las tur­que­sas aguas de Puer­to Río Tran­qui­lo, en cu­yas cos­tas se en­cuen­tran las fa­mo­sas ca­te­dral, ca­pi­lla y ca­ver­na de már­mol, for­ma­cio­nes ro­co­sas de es­ta va­lio­sa pie­dra de ori­gen ca­li­zo.

Puer­to Río Tran­qui­lo es una lo­ca­li­dad ubi­ca­da en la ri­be­ra oc­ci­den­tal del la­go Ge­ne­ral Ca­rre­ra, con una po­bla­ción apro­xi­ma­da de 500 ha­bi­tan­tes.

En la na­ve­ga­ción por esas aguas el vi­si­tan­te ter­mi­na atra­pa­do por sus co­lo­res in­ten­sos que co­pan el ho­ri­zon­te por la pues­ta del sol.

“Acá uno se sien­te le­jos de to­do”, se es­cu­chó de­cir a uno de los miem­bros de la co­mi­ti­va de Pe­rú, mien­tras to­ma­ba no­ta y fo­tos pa­ra su co­ber­tu­ra pe­rio­dís­ti­cas. Y es que la ci­ber­né­ti­ca es ya ca­si una par­te ín­ti­ma en la vi­da de la ge­ne­ra­ción ac­tual, pe­ro allí, en esa ru­ta de to­po­gra­fía on­du­lan­te, con pi­cos ne­va­dos, bos­ques ver­des, la­gos in­men­sos y gla­cia­res enor­mes, no ha­bía po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­ca­ción me­dian­te el What­sApp.

So­lo en Puer­to Gua­dal exis­te co­ber­tu­ra de wi­fi, sin em­bar­go, con po­ca efec­ti­vi­dad. Hay que ir has­ta allá pa­ra co­nec­tar­se a in­ter­net. Con oca­sión de la despedida de la ha­cien­da Tres La­gos, lu­gar que fue el alo­ja­mien­to en la Pa­ta­go­nia chi­le­na, el gru­po es­tu­vo allí, tiem­po que se bus­có apro­ve­char pa­ra co­mu­ni­car­se con el mun­do ex­terno.

Es­ta in­co­mu­ni­ca­ción ci­ber­né­ti­ca son va­lo­ra­das por los tu­ris­tas que bus­can tran­qui­li­dad y si­len­cio, que les per­mi­te es­cu­char el can­to de las aves y ob­ser­var sus vue­los. Pun­tual­men­te, los atrac­ti­vos na­tu­ra­les de la Pa­ta­go­nia chi­le­na, y sus abun­dan­tes par­que na­cio­na­les, ha­cen del tu­ris­mo en la zo­na una de las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da-

IM­PO­NEN­TES Y MI­LE­NA­RIOS GLA­CIA­RES, UN TE­SO­RO ECO­LÓ­GI­CO QUE CAU­TI­VA A LOS TU­RIS­TAS GRAN PAR­TE DE LA CA­RRE­TE­RA AUS­TRAL ES­TÁ EN MAN­TE­NI­MIEN­TO Y CA­RE­CE DE PA­VI­MEN­TA­CIÓN

des eco­nó­mi­cas en cons­tan­te ex­pan­sión, que atrae a mi­les de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros ca­da tem­po­ra­da.

Áreas de re­ser­vas

Chi­le tie­ne en su Pa­ta­go­nia una de­ce­na de ex­ten­sos Par­ques Na­cio­na­les, mi­les de hec­tá­reas en las que se res­ca­tan y pre­ser­van la fauna y flo­ra en es­ta ex­ten­sión, que du­ran­te los pri­me­ros si­glos de la lle­ga­da de los con­quis­ta­do­res eran tie­rras de ex­plo­ta­ción agro­pe­cua­ria.

Es­te em­pren­di­mien­to fue adop­ta­do de­bi­do al pe­li­gro en que se en­cuen­tran mu­chas de las es­pe­cies ani­ma­les y fo­res­ta­les en Chi­le. En esas áreas los ár­bo­les, aves y ani­ma­les es­tán pro­te­gi­dos de la ta­la y la caza, res­pec­ti­va­men­te.

Es­tas zo­nas re­ci­ben ayu­da del go­bierno pa­ra la pro­tec­ción y edu­ca­ción am­bien­tal di­ri­gi­da a los tu­ris­tas que las vi­si­tan, pa­ra que man­ten­gan el frá­gil eco­sis­te­ma del sur de Chi­le.

Esa ex­pli­ca­ción la re­ci­bió la co­mi­ti­va en el va­lle de Cha­ca­bu­co, una pro­pie­dad de más de 80.000 hec­tá­reas que un empresario las ad­qui­rió de un ha­cen­da­do pa­ra con­ver­tir­lo en un gran par­que de pro­tec­ción de los ani­ma­les sil­ves­tres. Allí el tra­ba­jo es­tá cen­tra­do en cui­dad la fauna y pro­yec­tar re­fo­res­ta­cio­nes. En el tra­yec­to de ida y de vuel­ta se en­con­tra­ban a lo lar­go del ca­mino de­ce­nas de gua­na­cos que lo­gra­ron re­cu­pe­rar su há­bi­tat y son pro­te­gi­dos

Gla­cia­res y la­gos En el trans­cur­so del pe­ri­plo por la ca­rre­te­ra Aus­tral se pin­ta im­po­nen­te en el ho­ri­zon­te el sin­gu­lar pai­sa­je de pi­cos an­di­nos cu­bier­tos de gla­cia­res con sus for­mas ca­pri­cho­sas. Una vez el hie­lo se de­rri­te se for­man her­mo­sos la­gos

Ha­cien­da Tres La­gos A po­co más de 250 ki­ló­me­tros de Balmaceda se en­cuen­tra es­te tí­pi­co alo­ja­mien­to, don­de el tu­ris­ta en­cuen­tra si­len­cio, na­ve­ga y, si quie­re, pue­de ca­bal­gar

Pre­ser­va­ción de la fauna Ale­ja­do de las mon­ta­ñas se re­co­rren cen­te­na­res de ki­ló­me­tros de ex­ten­sas es­te­pas pi­sa­das por tran­qui­los gua­na­cos que ha­bi­tan en to­da la re­gión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.