NI­ÑOS MUY COM­PE­TI­TI­VOS ¿QUÉ HA­CER?

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

Rebeca tie­ne una her­mo­sa voz, pe­ro si no es ele­gi­da co­mo so­lis­ta en los ac­tos del co­le­gio se enoja y ha to­ma­do la de­ci­sión de que para ‘cas­ti­gar’ a la pro­fe­so­ra de co­ro va a aban­do­nar la ac­ti­vi­dad co­ral. Aho­ra quie­re po­ner to­da su ener­gía en una nue­va la­bor en la que no ten­ga com­pe­ten­cia, por­que siem­pre quie­re ser la pri­me­ra y cuan­do no fun­cio­na re­nun­cia.

Se­bas­tián tam­bién se sien­te frus­tra­do. Siem­pre tu­vo ex­ce­len­tes ca­li­fi­ca­cio­nes, pe­ro des­de que lo cam­bia­ron de cur­so se en­con­tró con que hay mu­chos

LA OTRA COM­PE­TI­TI­VI­DAD (CON LOS DE­MÁS) ES DES­TRUC­TI­VA Y LOS PA­DRES DE­BEN DE­JAR DE ALI­MEN­TAR­LA. TÉC­NI­CAS PARA ME­JO­RAR

bue­nos alum­nos, y lo peor de to­do, su pri­mo le pisa los ta­lo­nes en ca­si to­das las ma­te­rias. Siem­pre le gus­tó ser el nú­me­ro uno, pe­ro aho­ra ya no lo dis­fru­ta, su pa­dre lo com­pa­ra con su pri­mo y le di­ce que no pue­de ser que se de­je ga­nar con él.

Ge­ne­ral­men­te es­cu­cha­mos que la com­pe­ti­ti­vi­dad es una cua­li­dad muy bus­ca­da y pre­mia­da en el mun­do em­pre­sa­rial. To­dos los je­fes quie­ren te­ner em­plea­dos com­pe­ti­ti­vos y se han he­cho cien­tos de ar­tícu­los que enal­te­cen a la com­pe­ti­ti­vi­dad. Pe­ro, ¿ es la com­pe­ti­ti­vi­dad bue­na o ma­la?

Te­ner en ca­sa un ni­ño com­pe­ti­ti­vo

La orien­ta­do­ra fa­mi­liar Da­lia Mu­ñoz ex­pli­ca que en la eta­pa de los tres y cua­tro años es nor­mal que los ni­ños quie­ran ser siem­pre los me­jo­res y ga­nar en to­dos los jue­gos por­que evo­lu­ti­va­men­te se en­cuen­tran en un pe­rio­do ca­rac­te­ri­za­do por su pen­sa­mien­to ego­cén­tri­co, en el que to­do gi­ra al­re­de­dor su­yo. “Por eso en es­ta eta­pa es bueno ir en­se­ñán­do­les que no siem­pre se pue­de ga­nar, sin ser ex­ce­si­va­men­te es­tric­tos. Es im­por­tan­te que apren­dan a acep­tar la frus­tra­ción que su­po­ne una de­rro­ta o no ser el me­jor”.

En­ton­ces, co­mo pa­dres, an­tes de pren­der la luz de alar­ma de­be­mos to­mar en cuen­ta cier­tos as­pec­tos, co­mo el ni­vel de ma­du­rez de un ni­ño para acep­tar sus de­rro­tas y com­pe­tir ade­cua­da­men­te. Hay que ver tam­bién la po­si­ción que ocu­pa en su fa­mi­lia: si es hi­jo úni­co, hi­jo ma­yor, hi­jo del me­dio o hi­jo me­nor por­que es­to de­ter­mi­na­rá mu­chas ve­ces que tien­da a ser el que bus­que des­ta­car­se.

Mir­ta Han­dal, si­có­lo­ga clí­ni­ca del Cen­tro de Orien­ta­ción Fa­mi­liar, con am­plio tra­ba­jo en ni­ños, ha­ce una di­fe­ren­cia­ción y sub­ra­ya que la com­pe­ten­cia cuan­do se ha­ce con uno mis­mo es bue­na. “El pro­ble­ma de vi­vir en una so­cie­dad com­pe­ti­ti­va es que los ni­ños crean que va­len so­lo cuan­do ga­nan. Cuan­do no lo lo­gran su­fren, se frus­tran y pue­den ser in­ca­pa­ces de sa­lir ade­lan­te. Por eso de­ben desa­rro­llar la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, es de­cir, sa-

ber per­der y se­guir ade­lan­te”.

Des­de su ex­pe­rien­cia re­ve­la que a ve­ces son los pa­dres los que ha­cen muy com­pe­ti­ti­vo al ni­ño, pues en ca­sa lo de­jan ga­nar en to­do, per­ju­di­cán­do­lo así por­que lo acos­tum­bran a ga­nar, al pun­to de que tie­ne muy ma­las re­la­cio­nes con sus com­pa­ñe­ros y es­tos lo re­cha­zan.

La si­quia­tra in­fan­to-ju­ve­nil del Cen­tro de Sa­lud Men­tal, Ro­se Mary Sau­ce­do des­ta­ca que la com­pe­ti­ti­vi­dad es po­si­ti­va cuan­do ayu­da a su­pe­rar­se y de­sa­fía a uno mis­mo. “De­ja de ser bue­na cuan­do el ni­ño se vuel­ve ob­se­si­vo y no to­le­ra nin­gu­na frus­tra­ción o que otros le ga­nen, lle­ván­do­le in­clu­so a em­plear el jue­go su­cio para ga­nar a to­da cos­ta. Esa ya es una com­pe­ti­ti­vi­dad mal­sa­na que hay que com­ba­tir”, re­cal­ca.

Ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de la com­pe­ti­ti­vi­dad

No hay có­mo per­der­se, ser com­pe­ti­ti­vos ayu­da a bus­car la ex­ce­len­cia en to­do lo que se ha­ce; a no ob­te­ner re­sul­ta­dos me­dio­cres; a es­pe­rar siem­pre lo me­jor de la vi­da; a con­ver­tir­se en un lí­der y mu­chas ve­ces a al­can­zar el éxi­to en la vi­da y la fe­li­ci­dad. Lo ma­lo es exa­ge­rar y ser muy com­pe­ti­ti­vo y ego­cén­tri­co, al pun­to de con­ver­tir­se en una per­so­na ob­se­si­va y com­pul­si­va. Para Mu­ñoz, el as­pec­to ne­ga­ti­vo se da cuan­do se lle­ga a ser muy egoís­ta e in­di­vi­dua­lis­ta, has­ta con­ver­tir­se en un lí­der ne­ga­ti­vo, so­li­ta­rio e in­fe­liz. “Pue­den al­can­zar el éxi­to en la vi­da, pe­ro no la fe­li­ci­dad, por una fal­ta de equi­li­brio. Sa­cri­fi­can su fa­mi­lia, sus ami­gos y la di­ver­sión para ser los me­jo­res. Por tan­to, pa­gan un pre­cio muy al­to”.

Apren­der a dis­fru­tar y a to­le­rar la frus­tra­ción

Si se da el ca­so de que el ni­ño ame­na­za con aban­do­nar una ac­ti­vi­dad para evitar per­der, co­mo en el ca­so de Rebeca, que quie­re re­nun­ciar al co­ro, hay que de­jar­la has­ta que se le pa­se, de lo con­tra­rio es­ta­ría­mos ce­dien­do an­te sus cap­richos. “No hay que per­mi­tir que pien­sen que pue­den con­se­guir lo que quie­ren a to­da cos­ta”, re­cal­ca Han­dal. In­clu­so su­gie­re cam­biar el mo­de­lo edu­ca­ti­vo para que en lu­gar de ser com­pe­ti­ti­vo sea coo­pe­ra­ti­vo; es de­cir, que en vez de pre­miar al me­jor, se in­cen­ti­ve el tra­ba­jo en equi­po, la so­li­da­ri­dad y la co­la­bo­ra­ción.

Y la res­pon­sa­bi­li­dad no es so­lo para el co­le­gio, tam­bién para la ca­sa, por eso Han­dal re­co­mien­da: “Si per­ci­ben ( los hi­jos) que so­lo los que­re­mos cuan­do ga­nan, van a ser com­pe­ti­ti­vos. Por eso de­ben te­ner la se­gu­ri­dad de que son ama­dos por lo que son y por el es­fuer­zo que ha­cen”.

Cuan­do se cría a un hi­jo para ga­nar siem­pre se for­ma un ni­ño muy an­sio­so. Co­mo el ca­so de Se­bas­tián, que aho­ra es­tá en un cur­so con mu­chos com­pa­ñe­ros que se dispu­tan el pri­mer lu­gar y su pa­dre em­peo­ra las co­sas di­cién­do­le que no se pue­de de­jar ga­nar con el pri­mo. “Mu­chas ve­ces los ni­ños no dis­fru­tan de lo que ha­cen por­que car­gan con el pe­so de lo que los pa­dres proyectan so­bre sus hom­bros. No se los de­ja te­ner una in­fan­cia por­que los me­ten a cur­sos para una co­sa y para la otra, por­que de­ben ser el me­jor y es­tar ade­lan­te de to­dos”, de­nun­cia Han­dal.

Por su par­te, Sau­ce­do su­gie­re di­rec­cio­nar to­do a tra­ba­jar para que los hi­jos desa­rro­llen ha­bi­li­da­des so­cia­les co­mo com­par­tir y par­ti­ci­par, por­que no im­por­ta que hoy no ga­nen. Ade­más re­cal­ca que el ejem­plo en ca­sa es de­ci­si­vo: “Si no­so­tros cuan­do no ga­na­mos nos de­ses­pe­ra­mos, nues­tros ni­ños van a co­piar y a reac­cio­nar de la mis­ma for­ma”.

Y agre­ga que desa­rro­llar la to­le­ran­cia al fra­ca­so es fun­da­men­tal. “Si aban­do­nan un pro­yec­to, una ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca o de­por­ti­va para no per­der es por­que tie­nen ba­ja to­le­ran­cia al fra­ca­so, prefieren no ha­cer para no fra­ca­sar. Es en es­te mo­men­to que hay que mos­trar­les que to­dos nos equi­vo­ca­mos y que igual sa­li­mos ade­lan­te y apren­de­mos. Que vean que equi­vo­car­se no es ma­lo, más bien es un ca­mino para apren­der”.

Qué ha­cer para que to­le­ren la frus­tra­ción

An­tes que na­da, la orien­ta­do­ra fa­mi­liar acla­ra que la frus­tra­ción no es ma­la: “To­do lo con­tra­rio, por­que ayu­da al ni­ño a dar­se cuen­ta de que no pa­sa na­da por no al­can­zar las me­tas en el pri­mer in­ten­to. No se ter­mi­na el mun­do. Po­drá vol­ver a in­ten­tar­lo una, dos, tres ve­ces. Las que ha­gan fal­ta”.

Es más, la frus­tra­ción en­se­ña. En­se­ña a su­pe­rar­se y a es­for­zar­se más por lo que uno quie­re. Y Mu­ñoz po­ne un ejem­plo, “¿Que­das­te de úl­ti­mo en la ca­rre­ra? Sé có­mo te sien­tes, pe­ro no te preo­cu­pes, por­que en la si­guien­te, o en la si­guien­te de la si­guien­te, ya no se­rás el úl­ti­mo”.

Lo peor que se pue­de ha­cer en un mo­men­to de frus­tra­ción es re­ga­ñar­le, ha­cien­do que se sien­ta in­com­pren­di­do e, in­clu­so, hu­mi­lla­do. No hay que de­jar nun­ca que los hi­jos aga­chen la ca­be­za y se sien­tan hun­di­dos.

“No po­de­mos evitar la frus­tra­ción. Es al­go in­he­ren­te al ser hu­mano. Y si co­mo pa­dres ha­ce­mos de to­do con tal de que no fra­ca­sen, cuan­do crez­can no sa­brán so­bre­po­ner­se a la frus­tra­ción o al fra­ca­so”, con­clu­ye.

Han­dal, por su par­te, re­mar­ca que equi­vo­car­se es un ca­mino para apren­der, por lo tan­to no es ma­lo, “Hay que en­se­ñar­les a ver el fra­ca­so de una for­ma di­fe­ren­te y ex­pli­car­le que cuan­do apren­dan, ya no se van a equi­vo­car”.

Y Sau­ce­do re­co­no­ce que la so­cie­dad pre­sio­na mu­cho en el tema de la com­pe­ti­ti­vi­dad, por eso co­mo pa­dres de­be­mos de­jar de pre­sio­nar­los para que sean el nú­me­ro uno o el ar­tis­ta de la fa­mi­lia. Pri­me­ro que na­da de­ben dis­fru­tar de lo que es­tán ha­cien­do y no ro­bar­les su in­fan­cia.

Po­ner en prác­ti­ca la com­pe­ti­ti­vi­dad po­si­ti­va

La com­pe­ti­ti­vi­dad po­si­ti­va con­sis­te en no com­pa­rar­se con otros, sino con uno mis­mo y me­jo­rar nues­tras ha­bi­li­da­des. Hoy sa­ca­mos 70 en el exa­men, ma­ña­na pue­de ser 100. Tam­bién hay que re­co­no­cer que hay ca­pa­ci­da­des que no po­de­mos ha­cer muy bien, pe­ro hay otras que sí. “To­dos te­ne­mos que fun­cio­nar co­mo los de­dos de una mano, no to­dos so­mos igua­les y ha­ce­mos to­do igual, pe­ro ca­da uno de­be cum­plir su fun­ción”, ha­ce no­tar Sau­ce­do.

Han­dal con­clu­ye di­cien­do que con los otros pue­de ha­ber una com­pe­ten­cia, pe­ro en el sen­ti­do de apren­der al­go y no para ga­nar por­que cree­mos que so­lo ser­vi­mos si ga­na­mos. “Es­to pue­de dar pie para ha­cer tram­pa y cual­quier co­sa po­co éti­ca por ga­nar por­que el fin jus­ti­fi­ca los me­dios. Me die­ron el pre­mio, no im­por­ta có­mo lo con­se­guí”.

La re­fle­xión fi­nal de la orien­ta­do­ra fa­mi­liar es que co­mo pa­dres so­mos los prin­ci­pa­les edu­ca­do­res. Si un hi­jo mues­tra poca to­le­ran­cia a la frus­tra­ción hay que ha­cer al­go al res­pec­to. Es­tá bien que nues­tros hi­jos sean me­jo­res, pe­ro no ne­ce­si­tan ser los úni­cos me­jo­res. Coope­ra­ción es me­jor que com­pe­ti­ción

A los hi­jos se los de­be que­rer por lo que son y por có­mo se es­fuer­zan y no por­que ga­nan

Em­pu­jar a los hi­jos a ser siem­pre el pri­me­ro es ha­cer­les un da­ño y es ro­bar­les su ni­ñez. Pa­dres frus­tra­dos

Me­jor es­tra­te­gia Equi­vo­car­se es el me­jor ca­mino para apren­der. No se tra­ta de fra­ca­so, sino de la cons­truc­ción del co­no­ci­mien­to. Lo que se hi­zo mal hoy ma­ña­na pue­de me­jo­rar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.