Ro­sa Mon­te­ro. Ver­da­de­ros pa­dres

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO -

A ve­ces, co­mo hoy, sien­to un can­san­cio in­fi­ni­to cuan­do me pon­go a pen­sar en el tema del se­xis­mo. Lle­vo to­da la vi­da te­nien­do que pe­lear­me con­tra los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, los del en­torno y los que yo mis­ma arras­tro, pues­to que to­dos he­mos si­do edu­ca­dos en el ma­chis­mo. Me re­cuer­do con 19 años bus­can­do tra­ba­jo co­mo pe­rio­dis­ta al fi­nal del fran­quis­mo y re­ci­bien­do la des­fa­cha­ta­da res­pues­ta de que no con­tra­ta­ban mu­je­res (por en­ton­ces ha­cer eso no era ile­gal). Has­ta ma­yo de 1970, la mujer ca­sa­da en Es­pa­ña no po­día abrir una cuen­ta en un ban­co, com­prar­se un co­che, sa­car­se el pa­sa­por­te o em­pe­zar a tra­ba­jar sin el per­mi­so del ma­ri­do, que ade­más po­día co­brar el sa­la­rio de su es­po­sa. Es­ta legislación bru­tal nos edu­có a mu­chas es­pa­ño­las en el abo­rre­ci­mien­to del ma­tri­mo­nio.

La si­tua­ción ha me­jo­ra­do mu­cho, des­de lue­go. A ve­ces, du­ran­te la ba­ta­lla de to­dos es­tos años, he sen­ti­do mo­men­tos de exal­ta­ción: dos o tres ge­ne­ra­cio­nes de hom­bres y mu­je­res es­tá­ba­mos aca­ban­do con una dis­cri­mi­na­ción de mi­le­nios. Hay ra­zo­nes para sen­tir­se sa­tis­fe­chos. Pe­ro tam­bién hay mi­les de da­tos para ho­rro­ri­zar­se: el mal­tra­to, la tor­tu­ra, el ase­si­na­to cons­tan­te de las mu­je­res en el mun­do por ra­zo­nes su­pues­ta­men­te re­li­gio­sas o po­lí­ti­cas, pe­ro en el fon­do por pu­ro y abe­rran­te ma­chis­mo. Y la ab­so­lu­ta fal­ta de aten­ción que las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas le pres­tan a es­ta cons­tan­te car­ni­ce­ría. To­da­vía es­toy es­pe­ran­do que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­cre­te al­gún em­bar­go eco­nó­mi­co (co­mo se hi­zo, por ejem­plo, con­tra el apart­heid de Su­dá­fri­ca) para lu­char con­tra la mul­ti­tud de ni­ñas mu­ti­la­das ge­ni­tal­men­te, de mu­je­res es­cla­vi­za­das por el in­te­gris­mo is­lá­mi­co, de jó­ve­nes ase­si­na­das por su­pues­tos de­li­tos de ho­nor.

Pe­ro es que ade­más las co­sas pa­re­cen ir a peor. En me­nos de una se­ma­na he po­di­do ver en la pren­sa no­ti­cias tan re­ve­la­do­ras co­mo la de Trump, apre­su­rán­do­se a fir­mar en sus pri­me­rí­si­mos días de man­da­to un de­cre­to con­tra la fi­nan­cia­ción a gru­pos de apo­yo al abor­to, o la de Ru­sia, que aca­ba de des­pe­na­li­zar la vio­len­cia do­més­ti­ca con el fin de apo­yar la au­to­ri­dad pa­ter­na. Por cier­to que en Ru­sia mue­re ase­si­na­da una mujer ca­da 40 mi­nu­tos y otras 36.000 son gol­pea­das dia­ria­men­te por sus ma­ri­dos. Por no ha­blar de esa mujer em­pa­la­da y vio­la­da en Co­lom- bia, un fe­mi­ni­ci­dio más en­tre mi­les. Sí, a ve­ces ago­ta es­ta pe­lea de­ses­pe­ra­da por la su­per­vi­ven­cia. A ve­ces me sien­to co­mo She­re­za­de, la de Las mil y una no­ches, que tie­ne que en­con­trar la ma­ne­ra de con­ven­cer día tras día al rey para que no la ma­te al ama­ne­cer. ¿ Có­mo apa­ci­guar esa fe­ro­ci­dad de tan­tos hom­bres, có­mo cu­rar­les de su mie­do y su odio a la mujer, de su vio­len­cia? Pues qui­zá cam­bian­do la edu­ca­ción y las cos­tum­bres. Y en con­cre­to hay un cam­bio so­cial que nos es­ta­mos ju­gan­do es­tos días y que pue­de su­po­ner un ver­da­de­ro avan­ce igua­li­ta­rio. Ha­blo de los nue­vos per­mi­sos de pa­ter­ni­dad. Nos di­cen que la pro­pues­ta de Ciu­da­da­nos es un avan­ce: ocho se­ma­nas in­trans­fe­ri­bles y pa­ga­das para hom­bres y mu­je­res, y diez se­ma­nas más de li­bre dis­tri­bu­ción a re­par­tir en­tre am­bos. Pe­ro, co­mo sos­tie­ne la fe­mi­nis­ta Pla­ta­for­ma por Per­mi­sos Igua­les e In­trans­fe­ri­bles para Na­ci­mien­to y Adop­ción (Ppii­na), en reali­dad es una tram­pa. Nu­me­ro­sos da­tos in­ter­na­cio­na­les de­mues­tran que los hom­bres so­lo se to­man aque­llos per­mi­sos de pa­ter­ni­dad que son in­trans­fe­ri­bles y pa­ga­dos: ni si­quie­ra fun­cio­na que les in­cen­ti­ven. O sea, que las mu­je­res se­gui­rían asu­mien­do más del do­ble del tiem­po. So­lo un per­mi­so exac­ta­men­te igual para hom­bres y mu­je­res per­mi­ti­ría que el em­pleo fe­me­nino no se re­sin­tie­ra por la ma­ter­ni­dad; que las mu­je­res no fue­ran vis­tas ( por el en­torno y por ellas mis­mas) co­mo las inevi­ta­bles y úni­cas cui­da­do­ras fa­mi­lia­res; que los hom­bres apren­die­ran a ha­cer­se car­go de sus hi­jos en so­le­dad, co­sa que con­tri­bu­ye a dis­mi­nuir la vio­len­cia fa­mi­liar, se­gún va­rios es­tu­dios. Es una me­di­da po­si­ble, es­tá a nues­tro al­can­ce y cam­bia­ría la reali­dad de for­ma no­ta­ble. Sí, a ve­ces te aco­me­te un can­san­cio in­fi­ni­to. Pe­ro tam­bién sien­tes es­pe­ran­za, co­mo aho­ra. Con un pe­que­ño pa­so, hom­bres y mu­je­res po­de­mos ser más li­bres, más com­ple­tos y más fe­li­ces. Por­que el rey de Las mil y una no­ches que de­go­lla­ba to­das las ma­dru­ga­das a sus aman­tes era un po­bre en­fer­mo de­ses­pe­ra­do y so­lo

So­lo un per­mi­so exac­ta­men­te igual para hom­bres y mu­je­res en el mo­men­to de te­ner hi­jos nos ha­ría más li­bres, más com­ple­tos y más fe­li­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.