¿Y SI MI HI­JO ES­TÁ EN UN

MO­MEN­TO DE CRI­SIS?

El Deber - Extra (Bolivia) - - VIDA & PAREJA - psi­co­lo­giae­du­ca­ti­vay­fa­mi­liar­blog.blogs­pot.com

Lo pri­me­ro es no preo­cu­par­se en ex­ce­so. La to­le­ran­cia a la frus­tra­ción es una ac­ti­tud, y co­mo to­das las ac­ti­tu­des, pue­de en­tre­nar­se.

-Otra me­di­da es ofre­cer al ni­ño bue­nos mo­de­los a se­guir. Los mo­de­los más pró­xi­mos e in­flu­yen­tes son sus pa­dres y si es­tos no to­le­ran la frus­tra­ción, el ni­ño apren­de­rá a no to­le­rar­la. Si en me­dio de una de sus ra­bie­tas no­so­tros te­ne­mos otra, no con­se­gui­re­mos na­da.

-Na­da de evitar un pro­ble­ma para aho­rrar­nos el mal mo­men­to de la ra­bie­ta del ni­ño. Lo úni­co que es­ta­re­mos po­ten­cian­do se­rá la in­to­le­ran­cia que que­re­mos erra­di­car.

Si desa­rro­lla una ra­bie­ta, de­be­re­mos re­ti­rar­le com­ple­ta­men­te la aten­ción has­ta que el ni­ño se cal­me. Cuan­do el ni­ño sea cons­cien­te de que no le pres­ta­mos aten­ción y aun­que tar­de en cal­mar­se, ter­mi­na­rá ha­cién­do­lo, se­rá en­ton­ces cuan­do nos po­dre­mos acer­car a él, con tran­qui­li­dad y bue­nas pa­la­bras, nos aga­cha­re­mos a su al­tu­ra y le ha­re­mos ver que es mu­cho me­jor es­tar tran­qui­lo que es­tar ner­vio­so.

- Es im­por­tan­te en­se­ñar­le tam­bién que, en ca­so de no po­der rea­li­zar una ta­rea en so­li­ta­rio, pue­de pe­dir ayu­da.

- Es mu­cho me­jor reforzar que cas­ti­gar. No cas­ti­gues con­duc­tas que no tie­nen im­por­tan­cia, pe­ro re­fuer­za to­das las bue­nas con­duc­tas que reali­ce el pe­que­ño.

-Hay que ins­tar­lo a con­duc­tas que le re­la­jen en un mo­men­to de cri­sis. Por ejem­plo, can­tar o ju­gar al­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.