DESCUBRA LA MA­GIA DE FILIPINAS

PLA­YAS, FOL­CLO­RE Y AVEN­TU­RA SUS MÁS DE 7.000 IS­LAS OFRE­CE SI­TIOS Y EX­PE­RIEN­CIAS INOL­VI­DA­BLES

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

Nun­ca es de­ma­sia­do tar­de pa­ra ofre­cer to­do lo que es bueno”, di­ce un re­frán fi­li­pino. Y es que via­jar a tra­vés de Filipinas es una ex­pe­rien­cia úni­ca, pues ofre­ce un tu­ris­mo muy va­ria­do.

Filipinas es un país in­su­lar si­tua­do al sud­es­te asiá­ti­co, so­bre el océano Pa­cí­fi­co, que tie­ne la pe­cu­lia­ri­dad de es­tar for­ma­do por 7.017 is­las y to­mó su nom­bre en ho­nor a Fe­li­pe II, rey de Es­pa­ña.

La re­gión fue co­lo­nia chi­na, es­pa­ño­la y ame­ri­ca­na, las cua­les in­fluen­cia­ron mu­cho a la ac­tual ri­que­za cul­tu­ral que tie­ne hoy.

Ma­ni­la, su ca­pi­tal

Al lle­gar a Ma­ni­la, ciu­dad ca­pi­tal, se da­rá cuen­ta de que es una de la ciu­da­des más po­pu­lo­sas del

EL TAGALO ES LA LEN­GUA OFI­CIAL Y AC­TUAL­MEN­TE SE HA­BLA CON MODISMOS DE IN­GLÉS Y ES­PA­ÑOL

LA CA­LI­DEZ Y HOS­PI­TA­LI­DAD DE LOS FILIPINOS ES BIEN CO­NO­CI­DA A ES­CA­LA IN­TER­NA­CIO­NAL

mun­do, con mu­cho caos vehi­cu­lar y un cli­ma tro­pi­cal hú­me­do. Lla­ma la aten­ción la mar­ca­da di­fe­ren­cia en­tre sus edi­fi­cios ele­gan­tes, ca­sas lu­jo­sas y mo­der­nas con las cons­truc­cio­nes pre­ca­rias de las per­so­nas con es­ca­sos re­cur­sos que vi­ven con so­lo $us 4 al día. Tam­bién no­ta­rá que la ma­yo­ría de ta­xis que cir­cu­lan por la ciu­dad es­tán de­co­ra­dos con vír­ge­nes, san­tos y citas bí­bli­cas. Ade­más, en to­da la ca­pi­tal en­con­tra­rá guar­dias fuer­te­men­te ar­ma­dos pa­ra se­gu­ri­dad de la po­bla­ción y los tu­ris­tas.

Uno de los en­cla­ves tu­rís­ti­cos de Ma­ni­la es in­tra­mu­ros, po­pu­lar zo­na amu­ra­lla­da y res­tau­ra­da, que cla­ra­men­te com­bi­na la fu­sión de lo clá­si­co y lo mo­derno. Lle­na de tien­das ar­te­sa­na­les y gran­des pa­tios in­te­rio­res, la zo­na ofre­ce un res­pi­ro al caos vehi­cu­lar.

En­tre los des­ti­nos im­per­di­bles es­tá el Cen­tro Cul­tu­ral de Filipinas, don­de se mues­tra la evo­lu­ción cul­tu­ral de Filipinas y las in­fluen­cias ex­ter­nas que fue­ron ab­sor­bi­das por el pa­so del tiem­po. El Mu­seo Me­tro­po­li­tano de Ar­te, el Mu­seo de Pam­ba­ta y el Mu­seo Na­cio­nal son lu­ga­res cla­ve pa­ra en­ten­der a fon­do la he­ren­cia cul­tu­ral de Filipinas.

Al ser Filipinas un país ca­tó­li­co, he­ren­cia de los es­pa­ño­les, so­bre­sa­len sus cen­te­na­rias igle­sias, co­mo la de San Agus­tín, La Igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de la Gra­cia, la Ca­te­dral de Ma­ni­la, en­tre otras.

Pla­yas pa­ra­di­sia­cas

Filipinas ofre­ce tam­bién pla­yas re­cón­di­tas de aguas cris­ta­li­nas, con una abun­dan­te bio­di­ver­si­dad ma­ri­na al­re­de­dor de is­las sel­vá­ti­cas y en un am­bien­te tran­qui­lo don­de el tu­ris­mo to­da­vía no se ha ma­si­fi­ca­do. Es bueno men­cio­nar que Filipinas tie­ne las 50 me­jo­res pla­yas del mun­do, en­tre las que so­bre­sa­len las de El Ni­do en la Is­la de Palawan, con su

Co­lo­ri­do y fies­ta en el Fes­ti­val Mask­ka­ra Es­te fes­ti­val se lle­va a ca­bo en las ca­lles de Ba­co­lod, la lla­ma­da ciu­dad de las son­ri­sas. Hay con­cur­sos de bai­le y de be­lle­za. Tam­bién se rea­li­zan fes­ti­va­les de co­mi­da y con­cier­tos mu­si­ca­les. En es­te fes­ti­val so­bre­sa­len la ori­gi­na­li­dad y vis­to­si­dad de las más­ca­ras de los bai­la­ri­nes y oca­sio­na­les ac­to­res que par­ti­ci­pan ma­si­va­men­te de la fies­ta.

En­tre lo clá­si­co y lo mo­derno En los in­tra­mu­ros de Ma­ni­la, po­pu­lar zo­na amu­ra­lla­da y res­tau­ra­da, se pue­de apre­ciar cla­ra­men­te la com­bi­na­ción de la fu­sión de lo clá­si­co y lo mo­derno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.